domingo. 21.07.2024

A raiz de la publicación en Economiademallorca de la radiografía económica del municipio hemos analizado con el alcalde, Virgilio Moreno, cual es el presente y el futuro económico de la ciudad.

-Hace unos días Economiademallorca publicó su radiografía económica del municipio. ¿Qué es lo que destacaría de la situación económica local?

-Somos la sexta economía municipal que aporta al conjunto de Baleares y sobre todo somos la primera economía balear de un municipio sin costa. Esto quiere decir que no somos eminentemente turísticos y que nuestra actividad no depende básicamente de este sector.

En Inca nos dirigimos hacia un sector servicios muy especializado en el sector sociosanitario que ya ha desbancado en importancia al sector comercial. Esto supone una transformación muy importante para la ciudad. Es un cambio importante del sector productivo y que además tiene un efecto multiplicador a nivel comarcal.

La apertura del hospital de San Joan De Deu fue clave en la consolidación de este sector productivo en la ciudad. A esto hay que sumar la nueva gestión dela Residencia Miquel Mir o el efecto histórico del hospital comarcal. Todo ello ahora se ve reforzado con inversiones privadas,

Además, las noticias que no llegan es que diferentes empresas potentes del sector sociosanitario están buscando posibles ubicaciones en Inca para invertir en sus servicios.

-¿Podría ser éste el futuro económico de la ciudad?

-Sin duda, es uno de los ejes principales de diversificación y del cambio de modelo económico que se está produciendo en la ciudad.

Nuestra historia económica estuvo ligada a la industria del calzado y después de su retroceso pasamos a ser una ciudad de servicios. Ahora, dentro del sector servicios, estamos buscando nuestro nicho de mercado que podría ser éste perfectamente pero no el único.

Le pongo como ejemplo que la demanda de suelo en el nuevo polígono industrial ya no van encaradas a los negocios de toda la vida, sino que hay demanda de empresas dirigidas a la innovación o a temas de logística.

-Ahora que habla de polígono. Hace décadas que tiene que desarrollarse ¿Cuándo se visualizará?

-Será muy pronto. Una vez que aterrizamos en el gobierno en 2015 planteamos a los propietarios un cambio de modelo de gestión de pasar de cooperación a compensación. De un modelo público a un modelo privado. Lo conseguimos.

Con la pandemia se paró todo pero ahora se ha vuelto a activar. Jugamos con el hecho de que en Mallorca hay una gran necesidad de metros industriales y que tengan buenas comunicaciones y una buena ubicación.

El polígono es un proyecto urbanísticamente maduro. Ya tenemos plan parcial y el plan de urbanización y apenas queda un trámite por superar en Medio Ambiente. El gran objetivo para la próxima legislatura es que polígono esté en marcha.

"El gran objetivo para la próxima legislatura es que polígono esté en marcha"

 

-En la radiografía económica resalta el enorme peso que ha adquirido la actividad inmobiliaria. Es lo que mueve más dinero, pero no crea puestos de trabajo. ¿Cómo analiza este hecho?

-Esto ya sucedió en Inca en 2003 con el boom inmobiliario que vivimos. Aparecieron muchas inmobiliarias. En aquel momento este fenómeno se produjo sobre todo a partir de la construcción de vivienda nueva. Ahora mismo no hay tanto movimiento como entonces, pero si que hemos detectado una gran cantidad de compraventas de fincas urbanas de segunda mano.

Además, en suelo rústico también se está produciendo este fenómeno. Se ha notado que en las zonas de costa se han revalorizado mucho los precios y se está produciendo un desplazamiento de la demanda hacia el centro de la isla.

Somos conscientes de que hay una gran necesidad de vivienda y desde el Ayuntamiento hemos hecho con el IBAVI promociones nuevas cediendo solares públicos. 

Además, hemos incrementado las ayudas a rehabilitación de fachadas, favoreciendo especialmente las del casco antiguo. Ahora estamos haciendo una gran apuesta por el centro con un plan integral de reforma del cual, en breve tendremos adjudicado la redacción. Vamos a crear  áreas de reconversión urbana, una figura que nos servirá regenerar el centro histórico, especialmente la zona de Sant Francesc consiguiendo subvenciones públicas para ayudar a los propietarios privados a recuperar viviendas. Ya tenemos otorgadado un primer paquete de 300.000 euros de subvenciones.

-En Inca quedan aún muchas antiguas fábricas de calzado dentro del casco urbano. ¿Pueden tener un futuro económico?

-Tenemos un estudio hecho de las fábricas donde se podrían instalar nuevos negocios básicamente de innovación y transformación.

Fabrica Ramis pue el pionero que mostró que se puede dar una segunda vida a estas fábricas. Después han venido otros ejemplos como Can Pieras, con la fundación Es Garrover, Georges que se ha vendido recientemente a Quely para ampliar sus servicios. Además, en la antigua fábrica de Flavia una multinacional de los gimnasios está montando un negocio. Otro ejemplo bueno de reconversión es Can Beltran.

Todas ellas son inversiones privadas a las que procuramos dar el máximo de facilidades para que puedan desarrollarse. Estas empresas deciden venir a nuestra ciudad por la ubicación estratégica y las buenas comunicaciones tanto por transporte privado como público gracias al tren.

El precio del suelo también influye, pero los precios que se pagaban hace dos años ya no son los mismos que ahora. Están subiendo por que también crece la demanda.

Se dice que las ciudades medias somos el futuro porque tenemos todos los servicios para atraer iniciativas empresariales diferentes y responsables con el entorno y no tenemos grandes aglomeraciones, lo que nos da mayor calidad de vida.

"El comercio tradicional se tiene que ir adaptando a las nuevas demandas"

 

-Que piensa que el sector del comercio, tan tradicional en Inca, se vea superado por otros como el de la actividad inmobiliaria? ¿Qué se puede hacer para apoyarlo?

-El comercio tradicional se tiene que ir adaptando a las nuevas demandas. El mercado se va regulando solo a partir de la ley de la oferta y la demanda, como pasa en otros sectores.

Es evidente que actualmente hay determinados ejes que se han convertido en auténticos escaparates y donde se están instalando numerosos negocios comerciales, de restauración o sanitarios. Se trata sobre todo de la zona de Jaime I y Jaime II.

En cuanto al comercio del interior de la ciudad, sigue su evolución natural. Desde el Ayuntamiento dando apoyo a este sector porque es una de nuestras señas de identidad y no podemos obviar que como capital comercial de la comarca satisfacemos las necesidades de los municipios de alrededor, también el ámbito comercial.

El comercio lo ha pasado mal en estos años, pero hemos procurado estar a su lado  con medidas fiscales o de apoyo como los bonos comerciales de los cuales hemos lanzado ahora otra campaña. Además, trabajamos con las entidades empresariales locales en campañas de dinamización y visualización.

Moreno: "Empresas potentes del sector sociosanitario están buscando posibles...