miércoles. 12.06.2024

El sector inmobiliario español concentró una inversión directa de 4.500 millones de euros en el primer semestre del año, y el 64% correspondió a operaciones en el segmento residencial y a proyectos de reposicionamiento de la oferta hotelera, las dos áreas que han sostenido el grueso de la actividad.

De cara a la segunda mitad del año, y tras la cifra récord de 17.000 millones de euros registrada en 2022, la consultora inmobiliaria Savills prevé que el volumen de inversión vuelva a niveles de los últimos cinco años, cerca de 12.000 millones, una vez quede claro el fin de la subida de los tipos de interés y el coste de la financiación.

Según datos de la firma, hasta junio los fondos de inversión protagonizaron más de la mitad de la inversión total (el 57%) frente al 65% del pasado año, mientras los inversores privados elevaron su participación desde un 5,5% en 2022 a un 20% en el primer semestre del año.

El sector residencial -Living- alcanzó los 1.600 millones hasta junio, con los fondos participando en cerca del 62% del volumen transaccionado y con un creciente interés por modelos de vivienda flexibles.

Hoteles concentró más de 1.300 millones y el 64% del volumen invertido provino de fondos de inversión.

Por su parte, las oficinas alcanzaron los 723 millones, siendo un 53% inversión privada, mientras que en locales comerciales, supermercados y alguna mediana se sumaron más de 345 millones, con el 70% de capital de origen privado.

En cuanto al origen de la inversión durante estos seis meses, el 44% fue nacional y el 56% internacional.

En residencial destacó la inversión de origen europeo y norteamericano, mientras en hoteles fue mayoritario el capital procedente de Oriente Medio y de Francia. En oficinas y retail, el 75% y el 70%, respectivamente, fue de origen nacional.

El sector inmobiliario concentró una inversión directa de 4.500 M€ en el primer semestre