domingo. 21.07.2024

La Comisión de Construcción y Empresas Auxiliares de CAEB, representando al sector en su más amplio sentido, ha presentado esta mañana la campaña ‘SOS Vivienda’ para denunciar una vez más, en este caso gráficamente a través de un vídeo, el problema más grave que afecta no sólo a los ciudadanos de Baleares, sino también a todos aquellos que quieren venir a trabajar a las Islas, y que se enfrentan al encarecimiento del precio de venta y alquiler de los inmuebles tras una política de vivienda errática en los últimos años.

El presidente de la Comisión de Construcción de CAEB, Óscar Carreras, el presidente de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Baleares (PROINBA), Luis Martín, y el presidente de la Asociación Balear Nacional e Internacional (ABINI), Hans Lenz, portavoces del sector en Baleares han vuelto a dar la voz de alarma ante una situación que ya puede ser calificada en las Islas Baleares de emergencia social. Faltan urgentemente 20.000 miles de viviendas a precio asequible y la política urbanística que se ha llevado a cabo durante los últimos años no ha hecho más que empeorar esta situación.

Por ello, y de manera simbólica, la Comisión de Construcción y Empresas Auxiliares de CAEB ha elaborado un vídeo donde se pone de manifiesto la problemática actual, lo que han hecho los gobernantes de Baleares hasta la fecha y las soluciones que desde el sector señalan como única posibilidad para solucionar “la situación de extrema gravedad que vivimos”, en palabras de Carreras. Se trata de una llamada de auxilio, “un llamamiento a todos los partidos políticos para que tomen conciencia y actúen con la misma contundencia que merece la situación”.

 

 

Además de los tres representantes de la Comisión de Construcción de CAEB -Associació de Constructors de Balears, Asociación de Promotores Inmobiliarios de Baleares (PROINBA) y Asociación Balear Nacional e Internacional (ABINI)- ya mencionados, esta campaña ha recibido el respaldo de todas aquellas asociaciones que de alguna manera están vinculadas a la construcción. En concreto, se han sumado a esta iniciativa la Asociación de Fabricantes y Empresas Auxiliares de la Construcción de Baleares, la Federació de Fusta de les Illes Balears, la Asociación de Maestros Pintores de Baleares, la Asociación de Industriales del Vidrio Plano de Mallorca, la Asociación de Yeseros-Escayolistas de Baleares, la Associació d’Indústries Fabricants de Materials de Construcció de Baleare (CONSTRUÏM), la Asociación de Instaladores Empresarios de Baleares (ASINEM), la Federación Hotelera de Mallorca (FEHM) y la Asociación de Almacenistas de Materiales de la Construcción (integrada en AFEDECO).

La Comisión de Construcción de CAEB denuncia a través del vídeo presentado hoy que en Baleares ya no es posible encontrar viviendas a un precio asequible y que, para hacer vivienda a un precio por debajo de los 215.000€, se necesita suelo económico. Sin embargo, en los últimos años no ha hecho más que subir, en muchos casos hasta triplicarse, porque falta suelo por la maraña legislativa que hemos soportado durante los últimos 20 años en el ámbito urbanístico. A todo ello hay que sumarle que en Baleares no se ha parado de subir los impuestos relacionados con la vivienda.

En definitiva, desde 2015, la vivienda en Baleares se ha disparado un 72%. Ya hay 4.600 familias a la espera de una vivienda social y faltan 40.000 viviendas de alquiler social para llegar a la media europea. En vivienda libre, el precio de la vivienda usada ya supera los 3.209 € / € m2 (68% por encima de la media nacional) y la nueva los 3.477 € / m2 (62% por encima de la media nacional), la cifra más alta de todo el estado español, según el Colegio de Registradores.  Esto supone que un balear medio tiene que dedicar un 51,7% de su renta media a pagar la hipoteca, cuando la media de España es el 30,7%. Comprar una casa en Baleares requiere ya de 17,6 años de salario, 10 años más que la media nacional y nuevamente la cifra más alta de España.

Actuaciones

A parte de haber fallado completamente la previsión ante el aumento de población más fuerte de todo el país, muchas de las políticas de vivienda aplicadas en los últimos años han fallado a la hora de conseguir los objetivos anunciados. En el proceso de expropiación de las 700 viviendas vacías de grandes tenedores tan solo 16 se han incorporado de forma temporal al parque público de alquiler social. Los grandes decretos urbanísticos como el 9/2020 han eliminado 20.000 viviendas con el pretexto medioambiental, pero han encarecido el suelo a los niveles más altos de España, generando un enorme impacto negativo en la sostenibilidad económica y social de las Islas Baleares. Las 1.300 viviendas sociales construidas o proyectadas en ocho años no cubren la falta de 40.000 viviendas en alquiler social necesarias para llegar a la media europea y tampoco son suficientes para las 4.600 personas a la espera de la vivienda social.

Según el sector, tampoco convence a los expertos los anuncios pre-electorales de vivienda que debe aportar la SAREB, ya que su número está limitado a 120 en nuestra comunidad autónoma y éstas además se deben comprar. También preocupa enormemente los efectos sobre la oferta de vivienda en alquiler y los nulos incentivos al build to rent que va a generar la nueva Ley de Vivienda.

Respuesta social

Casi el 90% de los ciudadanos Baleares se muestra insatisfecho con la gestión del Govern para facilitar acceso a vivienda a precio asequible (CIS diciembre 2022). Las empresas han perdido capacidad de atracción de talento y competitividad por la falta de soluciones habitacionales y toda una generación corre un alto riesgo de quedar excluida de tener una vivienda propia en las Islas Baleares si no se actúa urgentemente con la profundidad y contundencia necesaria.

Soluciones

Una vez más, desde la Comisión de Construcción de CAEB se propone una serie de medidas que empiezan con un gran pacto social a 20 años para que los vaivenes políticos no pongan en peligro la hoja de ruta marcada, buscar modelos de vivienda adaptados a la sociedad actual.

Otra de las propuestas es crecer en altura y densidad para no consumir más territorio, una medida que además busca igualar alturas en zonas urbanas, aprovechamiento de suelos urbanos obsoletos cambiando su uso a vivienda residencial y dotaciones, la cesión de suelo público a promotores privados para construir vivienda social a precio asequible, que se reduzcan los tiempos de espera para la obtención de licencias de obra.

Pero sobre todo hace falta velocidad para generar la vivienda social y asequible para residentes en las Islas Baleares. La Comisión de Construcción de CAEB señala que será necesario aprobar un decreto de Emergencia Habitacional que acelere todos los plazos administrativos y aumente la edificabilidad, dotando al poco suelo libre de una mayor eficiencia.

El sector de la construcción lanza un SOS por la falta de vivienda asequible para los...