domingo. 14.07.2024

Las cadenas hoteleras tienen ya vendido un 52% de su cartera para el verano, dos puntos más que el año pasado y 17 puntos por encima de 2019, con buenas cifras tanto en el mercado nacional como en el internacional, en el que, no obstante, se nota una cierta ralentización de los emisores británico y alemán.

El presidente de la Confederación Española de Hoteles (CEHAT), Jorge Marichal, ha explicado este jueves en rueda de prensa que, pese a las tensiones inflacionistas, las perspectivas para el verano son muy positivas, de manera que la ocupación podría ser superior al 80% con que cerraron el año pasado y los ingresos subirán un 26% sobre 2019.

Pese a ese aumento, ha resaltado que los precios de los hoteles han aumentado una media del 9,7% desde el verano de 2019 mientras que la inflación lo ha hecho un 14,3%, con lo que las cadenas han debido absorber en sus cuentas de resultados la diferencia.

En la presentación del 'Smart Observatory' turístico relativo al verano 2023, elaborado por la consultora PWC, Marichal ha explicado que el turismo crece a una tasa media del 17%, que en el mercado nacional es del 10% y del 25% en el internacional, cuya recuperación ha sido más vigorosa porque se vio más afectado por la pandemia.

La debilidad de las economías de Reino Unido y Alemania -los dos principales emisores de turistas a España- se está notando en las reservas, afectadas también por la menor conectividad aérea respecto a los tiempos precovid (en torno al 90%), aunque los responsables del estudio confían en que la fortaleza de la libra británica ayude a la recuperación de ese mercado.

Aun así, el panorama es ahora algo más alentador que hace unos meses porque los países europeos reducen el riesgo de entrada en recesión, los mercados de divisas se estabilizan y mejoran las cifras de empleo, ha dicho el socio de Turismo de PWC, José Fernández Terán.

Para el turismo español actúa a favor el menor nivel de inflación respecto a los socios europeos (este jueves se ha conocido el dato adelantado de junio, cuando el IPC bajó en España al 1,9%) si bien los elevados crecimientos de precios en los meses pasados han reducido algo la estancia media de los viajeros.

El socio de Turismo de PWC, Cayetano Soler, ha explicado que el incremento de los precios de los hoteles se debe no sólo al alza de los costes de los suministros sino también a la subida de categoría de la planta hotelera en España.

Marichal cree que "no debe haber grandes incrementos" en los precios de los hoteles, que vienen subiendo de manera continuada desde junio de 2021, según las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE).

La postpandemia ha traído también una normalización de las cancelaciones, que se habían disparado entonces y ahora vuelven a los niveles habituales.

Las subida de los ingresos hoteleros en un 26% (medido en términos de ingreso por habitación disponible o RevPAR) se traduce en un aumento desde los 107 euros de media de 2019 a los 126 euros de ahora. 

Los hoteles tienen ya vendida más de la mitad de su cartera para verano