jueves. 25.07.2024

Baleares fue la comunidad autónoma en la que más subió en julio el precio medio de la vivienda usada, un 17,24% con respecto al mismo mes del año pasado, según el portal inmobiliario pisos.com.
 

El precio medio de la vivienda de segunda mano en España fue en julio de 2.071 euros por metro cuadrado, un 0,69 % más que en junio, y un 7,17% superior a un año antes, cuando se situó en 1.932 euros por metro cuadrado, según el portal inmobiliario pisos.com.

Según el informe mensual de precios de venta de pisos.com, la comunidad autónoma con el precio más alto en julio fue Baleares, con 4.126 euros/metro cuadrado, seguida de Madrid, con 3.479 euros/metro cuadrado, y País Vasco, con 2.988 euros/metro cuadrado.
 

Por el contrario, la región donde la vivienda usada fue más barata en julio fue Extremadura, con 817 euros/metro cuadrado; Castilla-La Mancha, con 876 euros/metro cuadrado, y Castilla y León, con 1.198 euros/metro cuadrado.
 

Baleares fue la comunidad autónoma donde más subió el precio con respecto a julio de 2022, al repuntar un 17,64%, seguida de Canarias, con un 12,65%, y la Comunidad Valenciana, con un 11,80%.
 

Por provincias, Baleares se situó a la cabeza con el citado porcentaje; después Málaga, con un incremento del 16,59%, y Santa Cruz de Tenerife, con un 14,23%.

La provincia donde más se abarató la vivienda de segunda mano fue Orense, con un 2,84%, seguida de Álava, con un 2,13%, y Cáceres, con un 1,93%.

Baleares fue en julio la provincia donde la vivienda usada tuvo un precio más alto, con 4.126 euros/metro cuadrado, con Madrid a continuación, con 3.479 euros/metro cuadrado, y Guipúzcoa, con 3.393 euros/metro cuadrado.
 

Ciudad Real fue en julio la provincia con la vivienda de segunda mano más barata, con una media de 639 euros por metro cuadrado, después Jaén, con 703 euros/metro cuadrado, y Cáceres (773 euros/metro cuadrado).
 

La capital de provincia donde más se encareció fue Palma, con un repunte del 19,35% respecto a julio del año pasado, seguida de Málaga, con una subida del 18,78 %, y Pontevedra, con un 18,64%.



El director de Estudios de pisos.com, Ferran Font, ha explicado que el encarecimiento de los préstamos para la adquisición de vivienda no marca tanto la decisión final de comprar una vivienda como el precio.
 

Font ha destacado el papel de las compras al contado y ha dicho que el ahorro sigue mirando hacia el residencial por la seguridad que ofrece a largo plazo.
 

No obstante, ha señalado que en las principales capitales de provincia el precio sigue siendo alto con respecto a los ingresos medios de los ciudadanos y ha añadido que la falta de oferta, sobre todo en obra nueva, no facilita el cierre de operaciones.
 

Ha manifestado que a ello se añade la "incertidumbre" generada por el resultado electoral, un frente que dice "deber ser resuelto cuanto antes para dar estabilidad al sector".

El precio de la vivienda usada en Baleares se dispara un 17,2 en un año