martes. 09.08.2022
ENTREVISTA 'EMPRESA Y FUTURO'

Inma de Benito: "Permitan a las empresas trabajar, no restrinjan sus cuentas de resultados y la recaudación se va a incrementar”

La directora de Turismo de CEOE lamenta el trato recibido por las empresas turísticas y pone sus ojos en los fondos Next Generation para la recuperación de Baleares

El próximo de 2 noviembre vuelve el evento 'Empresa y futuro' organizado por Economiademallorca. En esta ocasión la protagonista será la directora de Turismo, Cultura y Deporte de la CEOE, Inma de Benito, conocida en Mallorca entre otros aspectos profesionales por su relevante papel durante años al frente de la Federación Hotelera de la Isla. Con ella analizamos el momento económico actual haciendo especial referencia en el sector turístico.

- ¿Cuan profunda ha sido la factura que ha pasado la pandemia en el sector turístico?

-El sector turístico ha sido el gran damnificado por la crisis. Según los datos del Instituto de Estudios Económicos de CEOE el impacto sobre el sector ha superado los 100.000 millones de euros en pérdidas. La pandemia se convirtió en una crisis de movilidad en tanto en cuanto las restricciones fueron dirigidas a ese ámbito. El cierre de las fronteras y la prohibición de movimientos llevo a las empresas turísticas españolas a pasar un largo periodo – más de un año- con ingresos cero.

 

No hay antecedentes de una crisis como esta que llego a contar con más de 1.5 millones de trabajadores suspendidos de su trabajo. La tendencia hacia la recuperación es positiva, pero calculamos que no será hasta el segundo semestre del 2023 o 2024 – difícil predecir ahora mismo- cuando se recuperen los niveles de actividad del año 2019. 

 

-Desde la CEOE. ¿Cómo analiza las medidas de apoyo que se ha dado al sector turístico y a las empresas para seguir adelante en esta crisis? ¿Las ha visto adecuadas o se han quedado cortas?

-Las medidas de apoyo cuando venimos de unos ingresos 0 y, costes variables reducidos, pero un nivel de costes fijos similares a los niveles de máxima producción podemos decir que a pesar de cuantía y amplitud son insuficientes. Ni las tasas ni los impuestos fueron reducidos o eliminados en un periodo de no actividad. Por tanto, pensamos que las empresas turísticas podían haberse tratado mejor.

 

Las ayudas directas – compensaciones a los ingresos 0 por la pandemia- han llegado tarde y, con unas limitaciones, que han hecho imposible que los empresarios puedan acceder a ellas. Las ayudas del SEPI y de COFIDES están tardando demasiado. A pesar de que el turismo se ha colocado donde le corresponde en cuanto a sector estratégico, no sólo a nivel económico, sino también social, - nunca se había hablado tanto del sector turístico- las empresas turísticas deberían haber tenido un trato preferente que no ha llegado.

 

"Las empresas turísticas deberían haber tenido un trato preferente que no ha llegado"

 

Tenemos que decir que los ERTEs, las políticas de mantenimiento del empleo y, la política de vacunación ha sido clave, para que en el 2021 haya empezado la recuperación del sector. Estas políticas han sido desarrolladas adecuadamente por el gobierno de España, somos ejemplo a nivel internacional, y hay que reconocerlo. Del resto hay cosas que todavía podemos enmendar.

 

Todavía estamos a tiempo de reconsiderar algunos criterios impuestos en las ayudas directas y acelerar el cribaje de los fondos de la SEPI y COFIDES para que las empresas reciban los fondos cuanto antes. La salud de las empresas es fundamental para afrontar los nuevos retos. Dediquemos todos los esfuerzos que podamos a recuperar esa salud que es sinónimo de ayudar a recuperar su solvencia.

 

- ¿Cree usted que los prometidos fondos Next Generation llegarán al sector turístico y servirán realmente de palanca?

-Será un fracaso colectivo si no es así. Tenemos que conseguir entre todos los integrantes de la mesa de diálogo social que los fondos lleguen a todas las empresas con independencia de su tamaño y su localización. En estos momentos, tenemos retos de oferta y de demanda encima de la mesa para poderlos afrontar los fondos son imprescindibles.

 

Se ha de preservar y fortalecer el tejido empresarial, se ha de mantener, retener e impulsar el talento, en definitiva, se ha de ampliar de forma decidida el término sostenibilidad a su ámbito social y económico además del medio ambiental. Solo con una gobernanza útil, pública y privada, que parte del consenso de todo el sector, y de un nuevo esquema de trabajo país de medición de objetivos cuantitativos y cualitativos podremos llegar a ello.

 

Pero tan importante o más que las inversiones son las reformas estructurales que exige Europa para poder tener acceso a los fondos. Ahí, el sector turístico está muy preocupado por la reforma de la reforma laboral, si la pandemia nos ha dejado algún aprendizaje es que el sector carece de la flexibilidad adecuada en materia laboral para poder cabida a una actividad estacional, no sólo según meses o temporadas, sino también semanal y diariamente.

 

"El sector turístico está muy preocupado por la reforma de la reforma laboral"

 

Se ha tenido en algunos casos que hacer “encaje de bolillos” para poder dar respuesta a las necesidades del sector en una situación de excepcionalidad. El sector necesita además políticas de empleo para la incorporación de talento joven al sector, para ello hay que revalorizar el sector y, hay que generar puestos de trabajo de valor añadido para los jóvenes, con aspiraciones y expectativas muy distintas a los colectivos que hasta ahora trabajaban en el sector. Las empresas no tienen capacidad para poder dar cabida a todos esos requerimientos de los trabajadores sin una normativa laboral que se lo permita.

 

La reforma de las pensiones, otra medida que puede convertirse en un punto débil para las empresas en un sector maduro como es el sector turístico. Y, por último, de las más de 66 reformas exigidas, la reforma fiscal. Seguimos, si me permite, “sin hacer la cuenta entera”. Mayor presión fiscal a las empresas implica mayor economía informal – la sumergida de toda la vida- y menor actividad global. Disminuye el poder adquisitivo y obliga a las empresas a restringir sus recursos para poder hacer frente a todos los retos del mercado. Solicitamos siempre lo mismo, “Permitan a las empresas trabajar, no las ahoguen no restrinjan sus cuentas de resultados y les aseguramos que la recaudación se va a incrementar”. Los números, los resultados, de países regiones que lo han hecho, están ahí, no experimentos fórmulas que perjudican seriamente a todos, a trabajadores, empresas, y consumidores.

 

-Antes de la pandemia ya se hablaba de la necesidad de un cambio de modelo turístico general pero más en Baleares. ¿Cuál cree que sería el camino idóneo y como analiza la actuación de las empresas en este sentido?

-Le comentaba antes que tenemos retos de oferta y de demanda. De los que más se habla es de los de oferta, concretamente del apoyo que necesitan las empresas para cumplir con los objetivos vinculados a la doble transición, a la digitalización y a la descarbonización de la actividad, pero hay muchos otros.

 

El “nuevo” modelo, además de pasar por la digitalización y la descarbonización y, por tanto, el desarrollo de la actividad de la forma más accesible, eficiente y, con el mínimo impacto sobre el medio ambiente, también deben incluir otros.  El valor tangible e intangible del producto debe incrementarse para captar a un cliente más rentable, no sólo desde el punto de vista económico – mayor poder adquisitivo- sino también desde el punto de vista social – incorporando valor al empleo- y económico – retribución alícuota de todos los factores de producción-.

 

Eso significa contar con talento adecuado en los procesos de producción. Significa el trabajo en red, no sólo de la cadena de valor del sector turístico sino del resto de cadenas de valor, la trazabilidad de la cadena de producción debe ser sostenible a todos los niveles. La sostenibilidad del modelo no se va a conseguir si no hay un impulso en todas las áreas económicas.

 

El sector turístico es un sector transversal, muy transversal, sus actividades están vinculadas o por el lado de la oferta o por el de la demanda con otros muchos sectores – proveedores y consumidores públicos y privados- el modelo turístico país de España, de sus comunidades autónomas, y de sus provincias o destinos, debe ser diseñado con una visión 360. Lo que hace ya años denominamos políticas turísticas de segunda generación. No son de oferta, no son de demanda, son políticas integrales, económicas, sociales y medio ambientales que traspasan el ámbito de la cadena turística de valor esencial y, que implican la integración del turismo en todos los ámbitos económicos.

 

Es uno de los grandes aprendizajes de la pandemia, se dejaron de vender coches, se paralizaron las ventas del retail, se bajó el consumo de bienes primarios,  .. el impacto de que no se produjera la llegada de miles, de millones de visitantes altero las cadenas de producción.

 

-¿Hablando más concretamente de Baleares, cree que la recuperación va a ser tan rápida como se está augurando o costará más?

-Baleares es un alumno aventajado. Lo que inicialmente fue una debilidad, la participación del turismo nacional en el mix de nacionalidades que visitan las islas, finalmente se ha convertido en algo positivo. El 80% de las llegadas internacionales han ido a Baleares en el 2021. Hay que trabajar, esta todo por hacer, hasta ahora hemos seguido la inercia del pasado, no hemos entrado en la evolución del modelo turístico a la era del mercado postcovid.

 

"La asignación en los fondos next generation tiene que hacer de Baleares el referente internacional de turismo que siempre ha sido"

 

La asignación específica para Baleares en los fondos next generation tiene que hacer de Baleares el referente internacional de turismo que siempre ha sido. Eso sí, esas reformas estructurales necesarias, también deben ser impulsadas a nivel autonómico. Se necesita un marco normativo que facilite seguridad jurídica, que impulse el empleo, que añada por tanto valor social que revalorice el sector también desde el punto de vista económico, social medio ambiental y cultural, la identidad de las islas trasciende a nivel internacional gracias al turismo.

 

Esa circunstancia debe ser aprovechada para ejercer el liderazgo en el desarrollo de esas “políticas turísticas de segunda generación” e impulsar otros sectores como la agricultura, la educación, la tecnología, o la industria alrededor de la actividad turística. Eso si, no debemos nunca olvidar que el núcleo central de la economía es el sector turístico.

 

-¿Como se están comportando y hacia donde evolucionaran los mercados emisores hacia las islas?

-Los mercados emisores están dejando atrás, en estos momentos, las restricciones a viajar, pero todavía tenemos algunos elementos de incertidumbre. El primero la pandemia, una evolución estamos empezando a percibir un avance epidemiológico más desfavorable. 

 

La amplia circulación del virus en algunas regiones del globo en las que el proceso de inmunización de  la  población  está  menos  avanzado  podría,  por  ejemplo,  favorecer  la aparición  de  variantes  con  mayor  capacidad  infecciosa  o  que  hayan  podido  desarrollar  un cierto  grado  de  resistencia  a  las  vacunas.  Esto podría conllevar la reintroducción de medidas de contención que  entorpecieran  la  recuperación. Para Baleares es crucial lo que actualmente esta pasando en Reino Unido y Alemania. Es un momento de preocupación máxima que podría hacernos retroceder.

 

No resulta sencillo anticipar los patrones de comportamiento  del  turismo  internacional  tras  la  pandemia. Podemos hablar de lo que sabemos a fecha de hoy, el número de asientos programados desde Alemania hasta baleares en el periodo de octubre a diciembre es de unos 700 mil asientos. Sabemos que un 50% de la población que tiene planificado viajar lo hará hacía España y que ahí Baleares está muy bien posicionada.

 

"Un 50% de la población que tiene planificado viajar lo hará hacía España y que ahí Baleares está muy bien posicionada"

 

El nivel de incertidumbre de la economía británica con la falta de suministros y los efectos del Brexit es enorme. Estamos a las puertas de la WTM los datos con que contamos son todavía muy volátiles acabamos de empezar a ver el retorno del turista británico pero bajo la amenaza del virus una vez más. No le puedo hablar de evolución. Insisten todos los expertos en que no será hasta el 2023 cuando podamos recuperar niveles del 2019. La capacidad se va recuperando al mismo ritmo que se eliminan las restricciones y crecen las incertidumbres económicas. Aún no conocemos al turista postcovid. Es el otro gran reto que se nos presenta en estos momentos.

 

"Aún no conocemos al turista postcovid"

 

-Si pudiera pedir alguna medida concreta de apoyo a las empresas por parte de las autoridades cual sería?

-Flexibilidad y confianza. Flexibilidad para operar que va ligada a Confianza en los empresarios, las empresas son los únicos agentes de generación de riqueza, deben poder operar atendiendo a las restricciones del mercado, el estado, el gobierno y el resto de los entes de la administración deben facilitar su labor, no frenarla. Para eso la colaboración debe pasar de publica privada a privada pública y el desarrollo de las mesas de dialogo social es más importante que nunca. Tenemos que trabajar para que la gobernanza sea útil y eficiente como apuntaba anteriormente.

Inma de Benito: "Permitan a las empresas trabajar, no restrinjan sus cuentas de...
Comentarios