lunes. 15.08.2022
AUDITORES

Los censores de cuentas piden en Palma auditorías obligatorias para los ayuntamientos

El Museo de Es Baluard de Palma ha acogido la celebración del Día del Auditor de Baleares, un encuentro anual al que han asistido un centenar de profesionales del ramo
/img/periodico/img_6845.jpg

 

El presidente del Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España (ICJCE), Mario Alonso, ha pedido un cambio de la normativa que establezca la obligatoriedad de las auditorías externas de las cuentas de los ayuntamientos para que la gestión pública sea "más transparente y eficiente".

 

El Museo de Es Baluard de Palma ha acogido hoy la celebración del Día del Auditor de Baleares, un encuentro anual al que han asistido un centenar de profesionales del ramo, que han analizado la nueva Ley de Auditoría, ha informado la agrupación territorial de Baleares de la ICJCE.

 

"Hemos remitido una carta a los principales partidos políticos para que promuevan los cambios necesarios en la normativa de Auditoría Pública y lo lleven en sus programas electorales para las próximas elecciones generales", ha reclamado Alonso.

 

Ha recordado que la mayoría de las entidades locales, sobre todo los ayuntamientos de mayor dimensión, no rinden sus cuentas con una auditoría externa.

 

El Ayuntamiento de Palma, que cuenta con un presupuesto de unos 380 millones de euros, no se audita externamente cada año porque la Ley no se lo exige, ha señalado, y ha añadido que el caso más llamativo es el del Ayuntamiento de la capital de España, que cuenta con un presupuesto de más de 4.000 millones y nunca se ha auditado externamente.

 

Por su parte, el presidente de la Agrupación 13ª del ICJCE, Julio Capilla, ha señalado que "no tiene mucho sentido que los partidos políticos hablen de transparencia cada vez más y que luego la administración local no se audite".

 

"Es mínimo el número de ayuntamientos que audita sus números", ha insistido Capilla, que ha pedido además que en la contratación pública de la auditoría no se rija por criterios económicos sino por la calidad del servicio.

 

Capilla ha destacado que la agrupación tiene por objetivo: "Mantener un alto nivel de oferta en formación para todos los auditores que les permita seguir prestando servicios de calidad, ser reconocidos en la sociedad balear como la institución que representa los intereses de los profesionales cuya actividad es garante de la transparencia y credibilidad de la información financiera".

 

Potenciar la colaboración con el sector público, con el sector privado y con otros profesionales y ser reconocidos por la sociedad son otros de sus objetivos.

 

La conferencia también ha contado con la intervención del profesor y escritor Leopoldo Abadía que ha ofrecido la ponencia "La hora de los sensatos".

Los censores de cuentas piden en Palma auditorías obligatorias para los ayuntamientos
Comentarios