domingo. 14.07.2024

La presidenta del Govern, Francina Armengol, acompañada del conseller de Movilidad y Vivienda, Josep Marí; la presidenta del Consell Insular de Mallorca, Catalina Cladera, y el alcalde de Palma, José Hila, ha entregado este jueves las llaves de 19 viviendas de protección pública destinadas a alquiler social.

Es una promoción situada en la calle de Salvador Espriu, 37, construida en suelo cedido por el Ayuntamiento de Palma que tiene viviendas, según la presidenta del Govern, «excepcionales desde el punto de vista arquitectónico y excelentes desde el punto de vista de la economía circular y la eficiencia energética».

Francina Armengol ha explicado que «nunca se habían invertido tantos recursos en vivienda pública como en los últimos ocho años» y ha asegurado que esto se debe al compromiso del Govern porque «el derecho a la vivienda se reconoce a la Constitución como un derecho rector, pero no como un derecho fundamental todavía y desde las administraciones públicas tenemos que luchar para hacerlo posible y efectivo».

Finalmente, la presidenta ha agradecido al Consell Insular de Mallorca haber financiado parte de esta promoción y ha hecho un llamamiento a los ayuntamientos para que planifiquen vivienda pública, cedan suelo y, además, construyan viviendas, puesto que la vivienda es una «competencia compartida de incumbencia para toda la sociedad».

Promoción pionera en el uso de algodón y posidonia como aislantes

Se trata de una promoción de diecinueve viviendas, dos de las cuales están adaptadas. Ocho de estas viviendas son de tres dormitorios, diez viviendas son de dos dormitorios y una vivienda es de un dormitorio, por un presupuesto de 3.431.075,73 € (IVA excluido). Esta es una de las promociones incluidas en el acuerdo con el Consell Insular de Mallorca para contribuir a la construcción de 410 viviendas de promoción pública en 14 municipios de la isla, entre ellos Palma, por el cual la institución insular ha aportado 6 millones de euros.

En esta promoción se han utilizado técnicas pioneras de la arquitectura sostenible, como los aislamientos hechos con hoja muerta de posidonia seca y de 10 cm de algodón reciclado en los muros. Además, se monitorizará con sensores de temperatura y humedad este nuevo sistema de construcción para obtener datos y aplicarlo a futuras promociones.

El edificio es de clase energética A y la demanda prevista de energía anual es de 9,74 kW/⁠m².

En cuanto a los adjudicatarios de estas viviendas, son nueve familias monoparentales, cuatro parejas con hijos, una madre con un hijo y una persona mayor a cargo, un hombre y una madre y un hombre a solas. A todos ellos se les ha hecho una adecuación de la renta individualizada, y en ningún caso lo que destinan al alquiler de la vivienda y a los gastos que se derivan supera el 30 % de sus ingresos.

Incremento del parque público

El Govern incorporará 1.286 viviendas de protección pública al parque de vivienda pública al finalizar esta legislatura. Esto significa un incremento del 73,2% respecto a 2015. De este modo, el IBAVI gestionará 3.042 viviendas de protección oficial en régimen de alquiler en las Islas Baleares.

De estas 1.286, 357 están en Palma, de las cuales ya se han entregado 44 y 215 están en construcción. Hay que tener en cuenta, también, las 28 adquiridas por el derecho de tanteo y retracto y las 70 que están en presupuesto o en firma de convenio.

Armengol pide a los ayuntamientos que se impliquen en la construcción de vivienda pública