sábado. 20.07.2024

Que la trufa blanca se convierta cada año en la “joya gourmet” más demandada tiene su explicación en ser un ingrediente escaso y de limitada disponibilidad.

Su exclusividad reside en su recolección y es que ésta suele desarrollarse una vez al año, durante los meses que van de octubre a diciembre, por lo que se convierte en un producto más bien escaso y una de las delicias más selectas del panorama gastronómico internacional.

La trufa blanca nace de manera silvestre, a diferencia de la trufa negra. Al ser un tubérculo que no puede ser cultivado, su recogida es un auténtico proceso artesanal y se desarrolla principalmente en el Piamonte italiano.

En Mallorca y “bajo la batuta” del chef austríaco, Simon Petutschnig, tanto Fera Palma , como su hermana pequeña (y recién nacida) Yara Portals demuestran su pasión por este ingrediente, ya que presentan una selección de platos en los que la trufa es la protagonista.

En el caso de Fera, Petutschnig y equipo han elaborado 2 menús, uno de mediodía y otro de noche donde se percibe el aroma, la traza y el sabor de este ingrediente.

Yara, en cambio, incorpora sin cerrar menús, la trufa blanca en platos como el steak tartar, los dim sum o los yakisoba, entre otros. Cualquiera de las dos opciones estará presente en ambos restaurantes hasta fin de temporada.

Los restaurantes Fera Palma y Yara Portals presentan 'un noviembre de trufa blanca'