lunes. 15.04.2024

La Comisión Europea abrió  un procedimiento de infracción contra la red social X porque sospecha que no está combatiendo el contenido ilegal y la desinformación y que incita a los usuarios a suscribirse a su versión de pago a través de la verificación azul.
 

Bruselas cree que también está incumpliendo los nuevos requisitos de transparencia que exige la ley de servicios digitales y que no está adoptando medidas efectivas para mitigar los "riesgos" en los procesos electorales, según dijo la institución en un comunicado.

Es la primera investigación que la Comisión Europea abre contra una gran plataforma desde que la normativa entró en vigor el año pasado.
 

Bruselas decidió abrir el procedimiento de infracción después de haber analizado la respuesta que le proporcionó X cuando le pidió información sobre las medidas que estaba llevando a cabo para eliminar el contenido terrorista que según la Comisión estaba promoviendo después del ataque de Hamás a Israel.
 

La ley de servicios digitales obliga a las grandes plataformas a evaluar anualmente el riesgo que pueden causar a la sociedad, teniendo en cuenta aspectos como el contenido que recomiendan a sus usuarios, la publicidad que les muestran o la manipulación intencionada que puedan promover cuentas no verificadas.
 

Una vez detectado, tienen que eliminar rápidamente el contenido ilegal y la propagación de información falsa y avisar en la mayor brevedad posible de su eliminación a las personas que han publicado el contenido, dándoles la posibilidad de apelar.

Uno de los principales objetivos de la normativa es obligar a las plataformas a ser más transparentes en el diseño de los algoritmos que determinan el contenido que ven los usuarios, de tal manera que se evite su manipulación.

En este sentido, las empresas deben proporcionar información a las autoridades y a investigadores independientes sobre el diseño de los algoritmos o crear un repositorio anual con los anuncios que han mostrado en las plataformas.

La ley de servicios digitales no establece ningún límite temporal para concluir la investigación, que según la Comisión no prejuzga el resultado de la misma.

No obstante, Bruselas podrá adoptar medidas cautelares contra X si lo considera necesario

Europa pone el cerco a la red social X (antes Twitter)