domingo. 23.06.2024

Los bancos centrales tienen la misión de controlar la inflación en aras del crecimiento económico a largo plazo y de la seguridad del sistema financiero en su conjunto. Actúan dentro de los parámetros establecidos del "Marco de Política Monetaria" para influir en los mercados financieros siempre que lo consideran esencial. Los operadores de divisas que esperan beneficiarse de las posteriores fluctuaciones monetarias siguen de cerca y se anticipan a la adopción de esta política.

¿Qué es un banco central?

Los países de todo el mundo dependen de sus bancos centrales, que son entidades autónomas que supervisan el sector bancario comercial, determinan el tipo de interés de referencia y fomentan el comercio de divisas.

Además, los bancos centrales actúan como prestamistas de última instancia. El banco central puede proporcionar financiación de emergencia si un gobierno con un bajo coeficiente deuda/PIB no puede obtener fondos mediante una subasta de bonos.

 

Responsabilidades de los bancos centrales

Los bancos centrales desempeñan un papel crucial al servicio de los intereses del público a través de diversas responsabilidades esenciales. Aunque las tareas específicas pueden variar de un país a otro, las principales suelen ser las siguientes:

1) Garantizar la estabilidad de precios: los bancos centrales son los encargados de salvaguardar el valor de la moneda de su país. Para lograrlo, se esfuerzan por mantener un nivel moderado de inflación en la economía.

2) Salvaguardar la estabilidad del sistema financiero: los bancos centrales someten a los bancos comerciales a rigurosas pruebas de resistencia para mitigar los riesgos sistémicos del sector financiero.

3) Fomentar un crecimiento económico equilibrado y sostenible: en general, los países pueden seguir dos vías principales para estimular sus economías: la política fiscal (gasto público) y la política monetaria (intervenciones de los bancos centrales).

4) Regular y supervisar las instituciones financieras: los bancos centrales vigilan y regulan los bancos comerciales en interés del público, asegurándose de que sus operaciones se ajustan a las normas establecidas.

5) Abordar el desempleo: además de dar prioridad a la estabilidad de precios y al crecimiento sostenible, los bancos centrales también pueden tratar de minimizar el desempleo, como ejemplifican los objetivos de la Reserva Federal.

¿Cómo influyen los bancos centrales en el precio de las divisas?

Los bancos centrales tienen la capacidad de influir en los precios de las divisas mediante la manipulación de los tipos de interés, ya sea aumentándolos o disminuyéndolos. Esta acción refleja la demanda de dinero y la cantidad de divisas que pretenden hacer circular. Por ello, los operadores de divisas observan atentamente los anuncios de los bancos centrales para adaptar en consecuencia sus estrategias de negociación.

El tipo del banco central, comúnmente conocido como tipo de descuento o tipo de los fondos federales, lo determina el comité de política monetaria para estimular o frenar la actividad económica. Esto puede parecer contradictorio, pero el objetivo es evitar un recalentamiento de la economía que pudiera dar lugar a inflación, por lo que se pretende mantener un nivel moderado de inflación.

Los bancos centrales pueden comprar y vender valores en el mercado abierto para ajustar la oferta monetaria. Esta actividad puede provocar fluctuaciones en los tipos de interés, influyendo posteriormente en los precios de las divisas. Además, los bancos centrales emplean la flexibilización cuantitativa (QE) como otra medida para regular los precios de las divisas. La flexibilización cuantitativa consiste en inyectar liquidez en el sistema financiero, lo que puede devaluar una moneda debido al aumento de la oferta monetaria que provoca inflación.

Tipos de interés

Los bancos centrales son responsables de fijar el tipo de interés general y todos los demás tipos de interés que pagan los particulares, incluidos los de las hipotecas, los préstamos para automóviles y las tarjetas de crédito. El tipo de interés fijado por el banco central sirve de referencia para otros tipos.

Los bancos comerciales pueden pedir dinero prestado al banco central a un tipo de interés fijado por éste. Esta actividad de préstamo es crucial para que los bancos comerciales sigan la práctica bancaria actual de Banca con Reserva Fraccionaria. En este sistema, las instituciones financieras captan depósitos y conceden préstamos, lo que les obliga a mantener una cierta cantidad de dinero a mano para satisfacer las necesidades diarias de retirada de los clientes. Mientras tanto, el porcentaje restante del capital de los depositantes se presta a empresas e inversores. El banco gana dinero porque cobra a los prestatarios un tipo de interés por los préstamos mayor que el que paga a los depositantes.

Las reservas son la parte de los depósitos que las instituciones financieras deben mantener a mano, y los bancos centrales fijan estos requisitos. Si un banco no puede mantener este nivel de capital, puede solicitar un préstamo al banco central a un tipo de interés que éste fija anualmente.

Política monetaria y tipos de cambio

El régimen cambiario de un país afecta profundamente a su política monetaria. Los países con un tipo de cambio fijo ven limitada su capacidad de aplicar su política monetaria, ya que el valor de su moneda está vinculado a los tipos de interés internacionales. Un régimen cambiario totalmente flexible favorece un sistema eficaz de objetivos de inflación.

Los bancos centrales utilizan la política monetaria para mantener la inflación baja y constante, a pesar de la volatilidad económica. Muchos bancos centrales de economías desarrolladas han establecido objetivos de inflación. Un número creciente de países emergentes también utilizan objetivos de inflación.

Los bancos centrales gestionan la política monetaria, que altera la oferta de dinero mediante la compra y venta de activos en el mercado abierto. La modificación de los tipos de interés a corto plazo mediante operaciones de mercado abierto puede afectar a los tipos de interés a largo plazo y a la actividad económica. Se dice que la política monetaria es "expansiva" cuando los bancos centrales reducen los tipos de interés. Subir los tipos de interés es señal de una política monetaria restrictiva.

Impacto en el mercado de divisas

Los participantes en el mercado de divisas suelen analizar los comentarios del banco central en busca de pistas sobre si subirá o bajará los tipos de interés.

Quienes prevean un enfoque moderado por parte del banco central intentarán vender la divisa. Por el contrario, quienes prevean un ciclo alcista de los tipos de interés realizarán operaciones largas a favor de esa divisa.

Los operadores pueden beneficiarse de los cambios en el diferencial de tipos de interés entre las divisas de dos países realizando operaciones de carry trade. El objetivo de un operador de carry trade es ganar intereses a un día cambiando una divisa con un rendimiento más alto por otra con un rendimiento más bajo.

Los operadores analizan atentamente la comunicación de los bancos centrales, incluida la orientación futura, para anticiparse a las variaciones de los tipos de interés y tomar decisiones de negociación con conocimiento de causa. Además, los diferenciales de tipos de interés de los bancos centrales ofrecen oportunidades para las operaciones de carry trade. A medida que los bancos centrales adaptan sus estrategias, los operadores deben mantenerse alerta para aprovechar las oportunidades y gestionar los riesgos en este panorama en constante evolución.

El papel de la política de los bancos centrales en el mercado de divisas