miércoles. 05.10.2022
EMPRESARIOS CON VALOR - ASIMA

Margarita Salom: "Una de las claves para mantener la empresa a flote es la proximidad con los clientes"

La empresaria de Salom y Lladó asegura que "no puede haber una distancia tan grande entre gobernantes y gobernados"
undefined

Margarita Salom decidió que quería dedicarse al negocio de la papelería porque le encantaba a diferencia de sus hermanas. Cuando le dijo a su padre que no quería estudiar, y a él le respondió que tenía que ponerse a trabajar. El padre le dejó claro que no quería que trabajase en la empresa y le indicó que buscase trabajo fuera y consiguió un trabajo por cuenta ajena. Al ver su padre que no conseguía que continuara los estudios le dijo que podía trabajar en la empresa familiar.

De esto hace más de cuarenta años. Cuando se hizo cargo del negocio, no lo tuvo fácil. Recuerda que hace cuarenta años “no era fácil ser empresario y tampoco eran muchas las mujeres empresarias”.

Margarita Salom destaca que la empresa ha superado dificultades que parecían insuperables y ha tenido una gran capacidad de adaptación. Siempre conservando y fidelizando a sus clientes, como una de las claves de la permanencia de la empresa.

Una empresa que gracias a la estructura familiar pudo salir a flote de la última crisis económica, la más intensa de los últimos tiempos. Salom y Lladó empezó su recorrido en 1947. El padre comenzó cambiando tebeos a la salida de misa en la localidad de Binissalem. Más adelante abrió una pequeña tienda, vendía papel de estraza y objetos de papelería. El negocio creció de forma paulatina. En el inicio estaba en una cochera. Más adelante alquiló una casa. En los años setenta adquirió una vieja nave industrial que reformó construyendo una vivienda que aún es la casa familiar. En 1977 compraron la nave actual en el polígono de Palma.

Margarita empezó a trabajar en estas fechas. Recuerda que uno de los primeros trabajos fue el registro de facturas. “Una tarea que no me gustaba nada porque me aburría mucho”, afirma. Las facturas se hacían con una “facturadora”, una máquina que te calculaba la cantidad total e imprimía la factura. Era un procedimiento mecánico, pero muy eficaz. Ni decir cabe que en aquellos años la ofimática se realizaba sin ordenadores.

Margarita transmite energía, entusiasmo y emotividad. Sigue recordando y afirma que “aquí he hecho de todo desde barrer hasta repartir”. Y está contenta de haberlo hecho porque así cuando encarga un trabajo piensa que si ella ha sido capaz de hacerlo la persona a quien le toca la tarea también lo sabrá hacer. La mecánica del negocio era comprar papel y objetos de papelería y venderlos. Tenían su propia marca de papel. Cortaban las resmas en diferentes tamaños para adaptarlas a las necesidades de los clientes. Este trabajo tiene una doble vertiente. La parte de la gerencia y la comercial.

“Hace cuarenta años no era fácil ser empresario y tampoco eran muchas las mujeres empresarias”

Le gusta mucho más la parte comercial. Tratar con los clientes, visitar ferias profesionales del sector. Asimismo, le gusta también la parte de contabilidad, pero los aspectos de la gerencia del negocio le agradan menos.

De forma progresiva el negocio fue asentándose en todos los productos. Papel, sobres, cuadernos, folios, libros de contabilidad, bolígrafos. Así como el material de oficina. Es una entusiasta de su trabajo, hasta el punto de que en algún fin de semana echa de menos el despacho. “No tengo muchas aficiones -destaca- aunque son intensas”.  Le entusiasma cocinar para la familia y los amigos.

Entrar en el almacén de Salom y Lladó para una persona de edad mediana es como hacer un viaje a la infancia. El negocio ha tenido que ampliar la clientela. “En principio, nuestros primeros clientes eran las papelerías. Con el tiempo hubo que orientar el modelo hacia el sector de empresas”.

Aunque ha podido conservar uno de los mejores clientes, como los centros escolares, que han mantenido mucha fidelidad a lo largo de los años. Una de las claves para mantener la empresa a flote es la proximidad con los clientes. Siempre pregunta para qué quieren comprar un producto determinado. De esta forma, puede darles una orientación y un consejo porque puede haber otro producto más conforme con las necesidades del cliente, más rentable.

Respecto al futuro, pone de relieve que estará al frente de la empresa hasta que pueda. La compañía tiene carácter familiar y destaca que en momentos de dificultad su madre y sus hermanas “han puesto todo su patrimonio a disposición de la empresa llegando a arriesgar su dinero”. Gracias a este apoyo logró sobrevivir a la crisis del 98 no sin pasar unos momentos duros, en especial cuando tuvo que hacer una reducción de plantilla.

Recuerda, muy emocionada, este momento en que personas muy apreciadas tuvieron que salir de la empresa. Pensar que a personas que lo dieron todo en su trabajo no “podía ofrecerles nada más que un despido, aunque fuese con unas buenas condiciones económicas, me resultó muy duro”. Tuvo una gran alegría cuando supo que los trabajadores despedidos encontraron trabajo y superaron este momento difícil en sus vidas.

"Hay que aprender a gestionar el negocio de otra manera, captando nuevos clientes, ajustando márgenes, probando en nuevos mercados"

Dejando atrás este momento crítico, hay que seguir adelante. La enseñanza de la crisis de la Covid-19 ha sido, dice, “que hay que aprender a gestionar el negocio de otra manera, captando nuevos clientes, ajustando márgenes, probando en nuevos mercados”.

En su opinión, “esta crisis ha sido la peor y añade que la crisis de los años ochenta casi no fue nada comparado con esta última”. La vida puede dar giros bruscos y fatales. Ahora ha llegado de forma inesperada una pandemia mundial que ha hecho caer de golpe la economía.

Al respecto destaca que “en estos momentos de situación grave en muchos aspectos no puede haber una distancia tan grande entre gobernantes y gobernados. Es el peor momento para tener una crisis de la representación política. El gobierno tiene que volcarse en conseguir que todos tengan lo que necesitan. Soy muy partidaria de las ayudas sociales. Ayudas que vayan a parar a los que realmente lo necesitan y no a todos los que lo solicitan. Los gobernantes han de poner en marcha medidas a favor de las personas que lo necesiten”.

Asegura que potenciar y proteger a los productos locales es una de las salidas para la crisis. Y ésta no debe ser una cuestión pasajera. Debe consolidarse. Estos días se pueden ver en las redes sociales empresas que quieren poner en valor su producto. Y "hay que seguir apostando por estos valores autóctonos”.

"Hay que seguir apostando por los valores autóctonos”.

En la actualidad sólo se mantienen las clásicas papelerías en algunos pueblos y los negocios han tenido que adaptarse para sobrevivir. A pesar de estas circunstancias, no se imagina un mundo sin papel. Tal vez las generaciones venideras se acostumbren a no necesitar papeles, pero todavía queda margen porque son muchas las personas que utilizan papel para trabajar, informarse y también en el ocio, leyendo libros en papel.

Al papel le queda, en su opinión, mucho recorrido. Cuando empezaron a generalizarse los ordenadores hubo personas que pensaron en la desaparición del papel. Pero lo cierto es que no se había “consumido nunca tanto papel como ahora”. Pone como ejemplo la mecánica del negocio propio. No han desaparecido los papeles, entre otra cosa, porque son más prácticos a la hora de trabajar y tienen su utilidad especial. Además, siempre habrá personas que necesitarán papeles para muchas cosas.

Es cierto que en los colegios se utiliza cada vez más la tableta o el ordenador. No obstante, se sigue utilizando el cuaderno de toda la vida, cartillas para aprender a leer o libros pedagógicos a base de dibujar y colorear, porque desarrollan las aptitudes de aprendizaje y la imaginación.

Margarita Salom destaca que centros escolares que pretendían que los alumnos sólo empleasen la tablet y “al final han decidido mantener los dos sistemas porque se desarrollan mejor las potencialidades del alumno”. 

Añade que los profesores se han dado cuenta de que algunos alumnos fallaban en la escritura y han vuelo a utilizar los cuadernos de caligrafía. Recuerda que los cuadernos Rubio para enseñanza de la escritura se han ido adaptando.  Nunca desaparecerán algunos objetos como el bolígrafo Bic que “tienen una gran cantidad de seguidores muy fieles. En la reación calidad-precio el Bic es imbatible”.

En cambio, hay empresas como Inoxcrom, una marca española que ha tenido que cerrar. Hace unos años se introducen en el mercado los productos chinos de papelería y bolígrafos. A esta situación hizo frente un grupo de empresas que se asoció para comprar material a China. Entre ellas Salom y Lladó. Iban a Taipei y Hongkong a comprar el material.

Señala que intentaron no tener que depender de los importadores que trabajaban con unos márgenes muy ajustados. Más adelante ya no valía la pena ir a China porque era viajes de quince días y salía más rentable comprar a través de los importadores. Sí hubo una época en que recurrir a los productos chinos era rentable y dejar de fabricar e importar era la salida que encontraron muchas empresas.  

Margarita Salom: "Una de las claves para mantener la empresa a flote es la proximidad...
Comentarios