miércoles. 07.12.2022
EMPRESARIOS CON VALOR - ASIMA

Riera: "Las nuevas tecnologías han estimulado la necesidad de tener respuesta inmediatas"

El CEO y fundador de Angel 24 recuerda que “Deliveroo y Glovo, son la versión 3.0 de nuestro inicial negocio de mensajería”

Cuando creas una empresa tienes que tener en cuenta la importancia de la capacidad de adaptación. Has de estar dispuesto a cambiar. Esta idea la tuvo muy presente Bartolomé Riera, presidente de Angel 24, cuando empezó con una empresa de mensajería y más adelante de localización de personas a través del “busca” un localizador que daba aviso para después ponerse en contacto con la persona interesada en localizarte. A continuación reproducimos un extracto de la entrevista publicada por Asima en su libro 'Empresarios con valor'

 

En la época sin teléfonos móviles fue un sistema muy utilizado antes de la generalización del móvil. La empresa hoy en día ha cambiado mucho, orientándose hacia el sector de servicios empresariales.

 

Muchas veces es la propia empresa la que decide ir por un camino, hay que ser observador y saber cuál es la decisión adecuada”, asegura Bartolomé Riera que añade que “el cambio es constante en una empresa”.

 

Hoy en día ofrece servicios de almacenamiento de datos, digitalización de documentos y logística de transporte, entre otros.  Antes de decidir montar la empresa de mensajería, junto a su esposa María Rosa Amengual, Bartolomé Riera parecía destinado al mundo del deporte.

 

Con una idea “diría que casi romántica” decidieron emprender una aventura empresarial al principio sin “saber muy bien lo que íbamos a hacer”. Aunque con el afán de construir algo propio, con la decisión y el entusiasmo que conlleva una aventura juvenil. Este proyecto era “adentrarnos en una “terra incógnita”, pero con la ilusión de levantar una empresa nuestra y sabiendo que lo más difícil era tomar la decisión y empezar”.

 

“Lo que empezó casi siendo un juego ha sido mi forma de vida y ahora estamos consolidados en el sector de servicios empresariales”

 

A lo largo de estos años, han afrontado retos que parecían imposibles, como reinventarse una vez que el negocio del busca daba señales de agotamiento por la revolución de la irrupción de las nuevas tecnologías. La experiencia enseña que lo importante en la vida es “acertar con el futuro, analizar bien por dónde pueden ir las tendencias, cómo van configurándose oportunidades nuevas y ver la oportunidad”, resalta.

 

La empresa la fundaron Bartolomé Riera y María Rosa Amengual en 1978 con el nombre de Ángel Nocturno. El invento del “busca” funcionó muy bien durante dieciocho años y permitió la consolidación de la empresa. Recuerda que empezaron con un servicio de mensajería. Era una idea, una aventura de gente joven, que pensaron que no había un servicio de mensajería para domicilios particulares.

 

En aquellos años no había más que una farmacia de guardia para toda la ciudad de Palma. La idea era dar este servicio nocturno a personas que pudiesen necesitar alguna cosa, una medicina o ir a buscar algo olvidado. Después ofrecieron la posibilidad de enviar un documento de una empresa a Madrid o Barcelona era un avance porque como instrumento de comunicación sólo existía el “telex”.

 

Este es el momento en el que la mensajería empieza a despuntar, cuando tiene un valor empresarial. Bartolomé Riera trabajaba en un laboratorio farmacéutico y llegados a este punto tuvo que tomar una decisión. “Cuando el trabajo empezó a tomar volumen, tuve que decidir entre el laboratorio farmacéutico o la empresa y decidí seguir con la empresa. Lo que empezó casi siendo un juego ha sido mi forma de vida y ahora estamos consolidados en el sector de servicios empresariales”.

 

Tal vez por nostalgia Bartolomé Riera no ha querido abandonar los orígenes del negocio y mantiene un servicio de mensajería responsable y centro especial de empleo. En el que trabajan cincuenta personas y hacen el reparto con vehículos eléctricos. “Es un servicio de mensajería responsable”, subraya.

 

En la actualidad este centro se ha convertido en una fundación sin ánimo de lucro. Muchas veces le han preguntado qué opina de los nuevos servicios como Deliveroo. Destaca que Angel 24 fue una de las primeras empresas que repartió a domicilios, aunque la principal diferencia es que en aquel tiempo no existían las plataformas digitales. Los repartidores solían ser estudiantes.

 

 “Deliveroo y Glovo, son la versión 3.0 de nuestro inicial negocio de mensajería”. Ahora hay muchas más casas de comidas y el cliente ya está informado de las opciones que hay. “Nosotros cuando empezamos teníamos que leer a los clientes el menú, papas fritas, hamburguesas, lo que fuera, llamar al restaurante para pasar el pedido, recogerlo y entregarlo. Todo esto a base de llamadas en cabinas telefónicas, con el bolsillo lleno de monedas, y seis de cada diez cabinas averiadas. No tiene punto de comparación”.

 

"Hay que regular desde el punto de vista laboral este trabajo con las plataformas digitales e integrarlas en el mundo del trabajo. Nosotros cuando teníamos estos servicios de mensajería creamos nuestro propio convenio laboral”.

 

El mundo de la mensajería ha ido evolucionando. En Palma había servicios de “recaderos” y empresas dedicadas al envío de paquetes y maletas. Algunas desaparecieron por no adaptarse a las nuevas necesidades. Hacia los años ochenta crearon el servició que se hizo más popular. La localización de personas mediante el “busca”. El sistema de localización de personas fue un éxito rotundo.

 

El empresario pone de manifiesto que el sistema fue una novedad en España. Recuerda que en Francia se estaba montando un servicio parecido. Se dieron cuenta que Telefónica estaba trabajando también en una forma de localización. Dieron todos los pasos necesarios para montar el sistema, levantando antenas.

 

Angel 24 tiene un plan de mejora porque, aunque el proyecto no sea del todo original, siempre se pueden incorporar aspectos novedosos, Con respecto al pequeño “aparatejo” que recibía el aviso, recuerda que los compraron en Inglaterra y tenían unas baterías especiales que no se comercializaban en España. Esta inversión en poco tiempo compensó los gastos. Tuvieron la suerte de que los médicos utilizaron el busca.

 

Con este sistema de “busca personas” los profesionales que tenían que estar localizados contaban con una cierta autonomía. Podían salir de su casa. Lo único es que tenían que estar cerca de un teléfono. Entre los médicos la implantación fue muy rápida. “Teniendo la ventaja que, por mi trabajo anterior en el laboratorio, tenía muchos conocidos médicos”. Así que en poco tiempo amortizaron la inversión.

 

“La gente me preguntaba cuándo podrían hablar por el busca. En principio había un problema técnico de cobertura. El segundo inconveniente era que la compañía Teléfonica -el único operador que había en España- tenía la exclusiva de las comunicaciones bidireccionales. Nos dieron la licencia porque se trataba de una comunicación unidireccional”.

 

El invento del “busca” funcionó muy bien durante dieciocho años y permitió la consolidación de la empresa. Los tiempos cambian y los negocios igual. Han de adaptarse a la marea dominante. El hecho es que con la generalización del uso del móvil hubo que hacer un replanteamiento del modelo empresarial. “A finales de los años noventa decidimos desmantelar nuestra infraestructura porque el teléfono nos estaba comiendo el terreno”, afirma Bartolomé Riera.

 

"El invento del “busca” funcionó muy bien durante dieciocho años y permitió la consolidación de la empresa"

 

La empresa emprendía un nuevo rumbo. Intentaron entrar en el mundo de la telefonía, pero era mucha la inversión que requería. “Abandonamos el servicio de busca con la satisfacción de haber sido de los primeros en llevar a cabo esta iniciativa”. Decidieron dar un nuevo enfoque al negocio.

 

Esta nueva orientación fue posible porque “siempre hemos hecho una inversión en mejora tecnológica.” Subraya la capacidad que ha de tener la empresa para contar con las “últimas novedades en tecnología”, esto permite ir probando “diferentes iniciativas”.

 

En un proyecto empresarial, como en muchas otras cosas se avanza con el método “ensayo, error”, hasta que hay una iniciativa acertada porque nadie más la ha llevado a cabo o bien tiene aún un mercado potencial. En ocasiones se adopta un proyecto y se le impulsa, hasta ver si es viable o no. Angel 24 tiene un plan de mejora porque “aunque el proyecto no sea del todo original, siempre se pueden incorporar aspectos novedosos”.

 

El siguiente paso era detectar qué requerían las empresas, cuál era alguna de las carencias y decidieron ofrecer un servicio de archivista. Detectaron esta necesidad. Conformaron un equipo de expertos en el tema. Las empresas tenían la necesidad de este servicio. Muchas empresas tenían los archivos en un sótano, en muy malas condiciones. Los documentos podían ser pasto de las ratas, deteriorarse el papel por los ácaros.

 

“Tenemos un especialista en el ambiente del papel para asegurar su conservación”, señala. De forma inesperada ahora hay que afrontar un reto muy grande como es la crisis del coronavirus. “Después de 40 años hemos pasado por diferentes etapas unas más dificultosas y otras más felices. En la actualidad vivimos una situación singular que nos va a enseñar muchas cosas nuevas. Nos obligará a inventarnos con lo que muy posiblemente saldremos reforzados. Pienso que en este momento no hay que perder el ánimo. Nadie tiene buen rumbo si no sabe a dónde va. Es muy importante fijar bien los objetivos”.

 

En el continuo avance en nuevas tecnologías destaca que tienen un departamento dedicado al “big data” e investigación. Entre los trabajadores hay “millennials y también un espacio para los “silvers”, personas de cincuenta a setenta años. En este aspecto indica que la característica de los millennials es que quieren las cosas muy rápido. Las nuevas tecnologías han estimulado la necesidad de tener respuestas inmediatas.

 

“Aún me acuerdo de cuando las noticias duraban un día, de un accidente se hablaba tres semanas”. Ahora todo se difunde al instante y las noticias duran minutos. Es una sensación vertiginosa. Los trabajadores millennials tienen un concepto de vida en el que dan mucha importancia al tiempo libre para ellos y quieren que el trabajo y el horario estén muy claros, porque desean más tiempo dedicado al ocio y otras opciones vitales.

 

Añade que “tenemos una plantilla muy joven” que no buscan un trabajo para toda la vida, sino que hacen un planteamiento sobre su proyecto profesional en conjunto. Están muy preparados”. Pasando a otros aspectos del modelo de negocio, pone de relieve que uno de los servicios que presta la empresa es el “outsourcing”, la externalización del trabajo.

 

En este aspecto hay que tener en cuenta que las empresas necesitan hacer bancos de datos. Confeccionarlos y actualizarlos es una de las cosas que demandan todo tipo de empresas, hoteleras, bancos y administración entre otros. Otra cara del negocio es la digitalización de documentos, gestión de llamadas telefónicas (call center). Recuerda cuando trajeron el primer ordenador a la empresa que funcionaba con cintas perforadas. El armatoste requería unas condiciones medioambientales determinadas y había que tener mucho cuidado con las cintas magnéticas que podían borrarse con cierta facilidad.

 

Con los primeros ordenadores ganaron en capacidad, aunque a los pocos meses tenían la memoria llena. Hoy en día no hay ningún problema con esto. En el zaguán de la empresa conserva en una vitrina buscas, teléfonos antiguos, los primeros ordenadores. También guardan un télex y discos magnéticos de PC.

 

Más de cuarenta años dedicados a esta empresa, en un sector en permanente cambio, requieren tesón, capacidad de adaptación e imaginación.

 

Riera: "Las nuevas tecnologías han estimulado la necesidad de tener respuesta inmediatas"
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad