lunes. 30.01.2023
ENCUENTRO

La comunicación de los valores fundacionales marca el éxito o el fracaso de la empresa familiar

Según el informe “Los valores y la comunicación en la empresa familiar”, elaborado por ATREVIA y la Cátedra de Empresa Familiar del IESE
/img/periodico/img_15605.jpg

 

Atrevia ha presentado el informe “Los valores y la comunicación en la empresa familiar”, elaborado por la Cátedra de Empresa Familiar del IESE y Atrevia, en Palma. El estudio revela que una fuerte cultura propia y la visión a largo plazo son dos grandes ventajas competitivas de la empresa familiar y la razón de su supervivencia.

 

El estudio “Los valores y la comunicación en la empresa familiar” analiza cómo sortean las dificultades empresas familiares de España, Portugal y Latinoamérica. Entre sus conclusiones destaca que hoy, además de las tradicionales diferencias generacionales que afectan siempre a una empresa familiar, existen una serie de barreras contemporáneas como la dispersión geográfica de las familias, el crecimiento de las empresas y la falta de tiempo. Se trata de condicionantes que hay que afrontar invirtiendo tiempo y atención a los miembros más jóvenes de las familias propietarias.

 

Las empresas familiares consultadas están encontrando fórmulas eficaces para superar estas barreras a través de protocolos de actuación (71% de las empresas tienen uno redactado) u órganos de gobierno que vinculan la familia con el negocio: Consejos de Familia (56,3% lo tienen implementado), Oficina Familiar (30%) o Asamblea Familiar (38,8%).

 

En la presentación del informe, que tuvo lugar anoche en Palma, se ha contado con la participación de Rafael Guardans, director del Área de Empresa Familiar de Atrevia y la de Rafael Salas, Presidente de la Asociación Balear de la Empresa Familiar.


Rafael Guardans ha resaltado que el estudio Atrevia-IESE sobre un relevante número de empresas familiares de España y América Latina pone de manifiesto la importancia de unos valores claramente definidos en la Empresa familiar. En este sentido, ha afirmado que “a algunas empresas familiares les cuesta hacerse idea del impacto beneficioso que puede tener la comunicación intrafamiliar diseñada y gestionada con profesionalidad”. Guardans ha hecho notar, asimismo, que la respuesta oportuna al reto de la comunicación puede ser clave no solo para evitar conflictos, sino para fortalecer la familia, pues “es mucho lo que está en juego en esa decisión estratégica”.

 

Por su parte, Rafael Salas ha apuntado la importancia de la comunicación en la empresa familiar para la supervivencia de la misma en el tiempo como tal Empresa Familiar.

 

Para el desarrollo del estudio “Los valores y la comunicación en la empresa familiar”, se ha contado con la participación de 30 directivos de empresas familiares españolas como Grupo GAES, Grupo Pascual, Grupo Osborne, Freixenet, Codorniú Raventós, Damm, Grupo GFM, Grupo CELSA, Grupo Juste, Dispur y Luís Simöes.

 

Asimismo, empresas latinoamericanas de la talla de Ibáñez, Lo Campino, Grupo Montecristo, Organización Carvajal, Luksic, Grupo San Miguel, Grupo Kuljis, Grupo Chemo, Maahsa, Graña y Montero, Alquería o Grupo Jari han participado en el estudio. Además, esta muestra se ha completado con la implicación de las corporaciones mexicanas TUK, Acosta Verde, Banco Base, Corporación EG, Proeza, Interprotección Agente de Seguros y Fianzas o Grupo Kaluz.

 

Además, se ha realizado un análisis cuantitativo, con datos recogidos a partir de las respuestas de cerca de 3.000 destinatarios, miembros de empresas familiares españolas, portuguesas y latinoamericanas. La encuesta también ha estado disponible en la web In Family Business del IESE.

 

Transmisión de valores y comunicación

El informe “Los valores y la comunicación en la empresa familiar” extrae conclusiones a la hora de analizar el papel de la comunicación en el ámbito de la empresa vinculada a la familia. Entre ellos, datos como que el 90% de los encuestados señala que los valores familiares se reflejan en los valores corporativos y son una pieza esencial (87%) a la hora de tomar decisiones y establecer estrategias. En este sentido, la comunicación planificada estratégicamente y ligada a los objetivos empresariales es fundamental para mantener viva la relación entre identidad y valores. Así, el 80% de los empresarios admite que una comunicación formal contribuye de forma positiva a la evolución y crecimiento del negocio.

 

Sin embargo, el estudio pone de manifiesto que este tipo de organizaciones no aprovecha el potencial de la comunicación para favorecer su negocio, imagen y reputación: pese a que el 81% de los directivos considera que se trata de una herramienta que ayuda a transmitir los valores de la empresa familiar, el 76% no dispone de un protocolo específico para gestionar la comunicación con los medios ni con otros grupos de interés. De esta forma, entre los retos a los que se enfrenta la empresa familiar se encuentra la definición de planes estratégicos y protocolos que permitan que la comunicación fluya a través de canales bidireccionales.

 

El estudio desprende que los valores en la familia son un aspecto diferenciador que influye positivamente en la reputación de la compañía frente a la competencia, repercutiendo además en el compromiso de los empleados. En este sentido, el ejemplo es imprescindible. La comunicación se convierte así en una herramienta esencial para hacer llegar este ejemplo no sólo a los miembros de la familia, sino a todos y cada uno de los empleados y al conjunto de la sociedad.

 

Finalmente, cabe destacar que en el 60% de los casos, la incorporación de familiares al negocio está establecida mediante un protocolo formalizado.

 

La comunicación de los valores fundacionales marca el éxito o el fracaso de la empresa...
Comentarios