lunes. 22.07.2024

El 59% de la oferta actual de pisos de dos habitaciones en alquiler en España tiene un precio que supera el umbral de lo razonable. Esto significa que es no accesible para una familia con ingresos medios que no destine más del 30% de los mismos al pago: debería pagar un máximo de 767 euros mensuales, mientras que el precio mediano de un piso de 2 habitaciones se situaba en mayo de 2022 en 830 euros mensuales.

Según los datos ofrecidos por el portal Idealista, los hogares españoles están compuestos por 2,4 personas de media, por lo que un piso de 2 dormitorios sería la mínima unidad en la que debería instalarse una familia. En este caso, los pisos que cumplen con esta característica tienen un precio actual de mercado de 1.230 euros de Palma.

Idealista/data ha utilizado los datos de ingresos por hogar publicados por el INE de cada capital de provincia y con esa cifra ha calculado cuál sería el máximo precio del alquiler que podrían pagar en cada una de ellas (lo que denominamos el alquiler razonable). En el caso de Palma esta cifra se situaria en una media de 913 euros mensuales.

Aun así, el reparto de estos alquileres razonables no es homogéneo y la escasez de los mismos es especialmente llamativa en los grandes mercados, con Málaga a la cabeza. En la capital de la Costa del Sol solo un 14% de los pisos de 2 habitaciones son económicamente aptos para una familia con ingresos medios de la ciudad: el precio razonable de un alquiler se sitúa en 755 euros mensuales, mientras que el precio de mercado de un piso de 2 dormitorios en la ciudad alcanza los 905 euros.

A continuación se sitúa Palma, también con el 14% de los pisos con precios por debajo del límite razonable, y Barcelona, con el 20% del parque apto para los alquileres razonables. El cuarto puesto es para la ciudad de Alicante, donde los ingresos medios darían para alquilar el 32% de las viviendas, y después encontramos a Madrid con el 33%. Con porcentajes por debajo del 50% están las ciudades de Valencia (34%), Bilbao (38%), San Sebastián (40%), Las Palmas de Gran Canaria (43%), Cádiz (45%), Salamanca (47%) y Sevilla (48%).

En el lado opuesto se sitúa la ciudad de Teruel, donde el 100% de los pisos de dos habitaciones serían accesibles para una familia de ingresos medios. Le siguen las ciudades de Zamora. Ávila y Ciudad Real (99% en los 3 casos), y Palencia, Jaén, Cáceres y Ourense con el 97% de su parque.

El consenso financiero aconseja que una familia no destine más del 30% de sus ingresos al pago de una vivienda (al alquiler en este caso), pero los ingresos no son homogéneos en todas las capitales españolas, por lo que el límite de este alquiler razonable varía entre unas y otras.

La ciudad que tiene los alquileres razonables más elevados es San Sebastián, donde se alcanzan los 1.092 euros mensuales de presupuesto razonable. Le siguen Madrid (1.075 euros/mes), Barcelona (1.011 euros/mes), Girona (980 euros/mes), Toledo (946 euros/mes), Bilbao (929 euros/mes), Palma (913 euros) y Pamplona (906 euros/mes).

En el lado opuesto, donde los alquileres razonables son más bajos, se encuentran Zamora (723 euros/mes), Huelva (729 euros/mes), Salamanca (742 euros/mes) y Alicante (744 euros/mes).

 

En cuanto a las diferencias entre el precio razonable y el precio de mercado, Barcelona se dispara frente al resto, ya que el alquiler de mercado es 446 euros más caro que el razonable. A continuación se encuentran las diferencias de Palma (317 euros más caros), Madrid (201 euros), Málaga (150 euros), Valencia (144 euros), San Sebastián (108 euros), Alicante (106 euros), Sevilla (44 euros) y Las Palmas de Gran Canaria (17 euros). En todas las demás capitales, el precio mediano de un piso de 2 habitaciones es inferior al alquiler razonable.

En Ciudad Real el alquiler de mercado es 396 euros más barato que el razonable, seguida de Teruel (349 euros más económico), Toledo (301 euros más barato), Palencia (285 euros) y Soria (276 euros).

Las ciudades en las que las diferencias entre el precio razonable y el de mercado son más elevadas son las que también exigen un mayor esfuerzo a las familias que viven de alquiler. Barcelona lidera la tasa de esfuerzo para alquilar una vivienda de 2 dormitorios: las familiasbarcelonesas deben destinar el 40% de sus ingresos al pago del alquiler, una tasa que supera en mucho el 30% fijado por los expertos. Por encima de ese esfuerzo se sitúan también las ciudades de Palma (37%), Málaga (33%), Madrid (33%), Valencia (33%), Alicante (32%) y San Sebastián (31%). En otras grandes ciudades el esfuerzo necesario se acerca al límite, pero aún no lo ha rebasado: Sevilla (29%), Las Palmas de Gran Canaria (28%), Bilbao (28%) y Santa Cruz de Tenerife (27%). Por el contrario, la menor tasa de esfuerzo se da en Ciudad Real (15%), Teruel (16%), Palencia (17%) y Ourense (18%).

Los alquileres de vivienda en Palma, cada vez más inaccesibles a las familias