domingo. 14.08.2022
INTEGRACIÓN

El 72% de los baleares nunca ha tenido un compañero de trabajo con discapacidad

La discapacidad continúa infrarrepresentada en el ámbito social y empresarial

A las puertas de la tercera década del siglo XXI, parece obligado esperar una evolución, sustancial y cualitativa, en todos los retos sociales, particularmente en los que atañen a la igualdad de oportunidades entre todas las personas.

En esta coyuntura, la Fundación Adecco ha encuestado a 800 trabajadores, entre 18 y 66 años, de los cuales 62 son de Baleares con el objetivo de evaluar el grado de inclusión y de normalización de la discapacidad en la sociedad contemporánea, identificando factores que perpetúan la discriminación y lastran el avance hacia una sociedad libre de barreras.

 

Con esas respuestas, la entidad ha elaborado el informe “Discapacidad y Relaciones Sociales” donde refleja que el 72% de los trabajadores de las islas nunca ha tenido un compañero de trabajo con discapacidad.

 

Este porcentaje, similar al nacional, del 75%, da cuenta de la escasa penetración de las personas con discapacidad en las empresas: un 63% de los contratos en las Islas Baleares se suscriben en Centros Especiales de Empleo (CEE), entornos especialmente constituidos para personas con discapacidad, bajo la modalidad de empleo protegido.

 

Además, la participación de los baleares con discapacidad en el mercado laboral sigue siendo escasa: su tasa de actividad es del 41% o, lo que es lo mismo, el 59% de los que tienen edad laboral no tiene trabajo ni lo busca.

 

La aún existencia de prejuicios, desconocimiento y discriminación en la sociedad es otra de las grandes causas que frenan el acceso de la discapacidad a las empresas: en el plano personal, un 43% de los encuestados por la Fundación Adecco admite sentir cierto grado de incomodidad al relacionarse con personas con discapacidad, por temor a importunar o a no saber reaccionar de forma correcta.

 

Según Francisco Mesonero, DG de la Fundación Adecco: “la discapacidad continúa infrarrepresentada en las empresas y ello frena su normalización en la sociedad; de hecho, la inclusión social nunca será plena sin inclusión laboral.  Por el contrario, la mayor convivencia entre personas con y sin discapacidad en las empresas contribuiría de forma decisiva a la erradicación de prejuicios y estereotipos, muy arraigados en el imaginario social.  El voluntariado corporativo constituye un valioso recurso para acercar la discapacidad a las empresas, en la medida en que genera empatía, compañerismo e intercambio de valores entre los trabajadores y las personas con discapacidad”.

 

Existe un desconocimiento generalizado sobre el concepto discapacidad: la mayoría de los encuestados únicamente la asocia con las condiciones más visibles y evidentes, desconociendo que ciertas patologías, orgánicas o psicológicas, también pueden ser discapacitantes.

El 72% de los baleares nunca ha tenido un compañero de trabajo con discapacidad
Comentarios