sábado. 01.10.2022

La patronal de la distribución Aecoc ha asegurado este martes que la cadena de valor del gran consumo lleva "mucho tiempo" conteniendo los costes en alimentación para no repercutir su aumento en los consumidores.
 

Así ha reaccionado la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (Aecoc), en una valoración, tras la propuesta de la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, de que consumidores y distribuidores pacten una "cesta de la compra básica" con precios máximos establecidos.
 

"La cadena de valor del gran consumo lleva mucho tiempo haciendo un gran ejercicio de contención para no repercutir al consumidor el gran incremento de costes que está sufriendo en un contexto marcadamente inflacionista", ha afirmado Aecoc, integrada por 30.000 socios entre los que figuran Mercadona, Coca-Cola o El Corte Inglés.
 

La patronal ha instado a aplicar rebajas en el impuesto sobre el valor añadido (IVA) de los alimentos y "a no introducir más medidas impositivas que sumen costes a las empresas y resten competitividad al sector".
 

Ha destacado que España es uno de los países europeos donde menos se han incrementado los precios de los alimentos en 2022, concretamente el 7,9% en los cinco primeros meses del año, entre otros motivos por los ajustes y la reducción de márgenes llevados a cabo por el sector.
 

"Ningún país europeo ha podido evitar una notable subida del precio de los alimentos en un escenario de gran complejidad geopolítica y económica", ha asegurado Aecoc, que ha explicado que el incremento de esos precios es consecuencia directa del aumento de otros costes esenciales como los energéticos, de materias primas y de transporte, que se producen "a pesar de los esfuerzos del sector".
 

A su juicio, a diferencia de otros países, la baja concentración del sector en España y la competencia existente entre operadores y marcas dota al consumidor de una "gran capacidad de elección, lo que evita el riesgo de especulación y juega en favor de la contención de precios".

Aecoc ha precisado que España es el país europeo donde los cinco supermercados más grandes del país suman una menor cuota de mercado (48,6 % del total), en contraste con el caso opuesto de los Países Bajos, donde acumulan una cuota del 79,4%.

La patronal asegura que está conteniendo los costes en alimentación
Comentarios