jueves. 18.07.2024

El mundo de la financiación empresarial sigue pasando por la banca tradicional en sus múltiples vertientes pero hoy dia las compañías y autónomos y también los particulares empiezan a tener opciones alternativas para conseguir dinero prestado.

Un buen ejemplo de ello es el llamado crowdlending. Esta palabra inglesa designa una nueva forma de inversión P2P (peer to peer o persona a persona) que surgió a partir de las primeras iniciativas de crowdfunding en la década de los 90 del siglo pasado.

Como hemos comentado no es una fórmula muy conocida pero va creciendo cada vez más y ofrece importantes oportunidades en cuanto a financiación empresarial pero también de rentabilidad, seguridad y diversificación a las personas que quieran invertir.

Para simplificar el funcionamiento del crowdlending podemos decir que se basa en inversores privados que realizan préstamos a pequeñas y medianas empresas y particulares a través de una plataforma generalmente digital. Un buen ejemplo de estas plataformas digitales sería P2P Empire.

En estos casos, los prestatarios ganan ya que buscan financiación privada y los prestamistas también por que realizan dicha aportación a cambio de un interés fijo que recibirán junto al retorno del capital que han aportado.

Los diferentes inversores eligen los proyectos en los que quieren aportar dinero a cambio de una rentabilidad. Este dinero se destinará a las personas que buscan financiación podrán obtener el dinero aportado por los inversores pagando un interés.

Gracias a la aplicación de las nuevas tecnologías permite realizar todas estas actividades de manera completamente online y sin necesidad de un banco como intermediario. Su función es poner en contacto a inversores y prestatarios y a realizar un análisis del riesgo de cada proyecto.

¿Cuales son las principales características de los préstamos P2P pactados a través de crowdlending?

Los préstamos P2P tienen unas características y funcionamiento prácticamente idénticos a los préstamos personales bancarios de toda la vida. Eso sí, cuentan con algunas características propias.

Para empezar se tiene que contar con una comisión de gestión que puede variar mucho. Este será el beneficio de la plataforma con la que se contrate el préstamo

El coste atribuible a los intereses también puede variar en función del destino del préstamo, la cantidad y el perfil del cliente. Generalmente oscila entre el 5% y el 12% TAE. Los plazos suelen ir desde 1 a 10 años. En cuanto a cantidades también es un tema muy elástico pero por lo general se puede obtener desde 1.000 a 50.000 euros o algo más incluso

Una de las grandes ventajas de tramitar este tipo de créditos es que todo el papeleo es on line y suele ser bastante rápido ya que las diferentes plataformas suelen tener el proceso muy optimizado.

Otro aspecto ventajoso y que no es menor es que este tipo de plataformas de préstamos no exige la contratación de ningún tipo de producto vinculado como si puede suceder con los bancos tradicionales.

Que tiene de diferente el  Crowdlending y Crowdfunding

El llamado Crowfunding es una palabra que nos suena mucho más desde hace tiempo pero, a su vez, mucha gente confunde ambos términos. Y es que las dos representan formas de encontrar financiacion para impulsar proyectos pero presentan diferentias notables.

Así, en el crowdlending el riesgo es menor, pues los pagos se establecen para ser otorgados en un plazo de tiempo acordado. En el crowdfunding el riesgo es mucho más alto, dado que solo se recupera el dinero si el proyecto logra conseguir éxito (que, por lo general, corresponde a un período aproximado de 5 años).

El crowdlending ofrece beneficios que están condicionados al tipo de interés. El crowdfunding, en cambio, condiciona el beneficio al éxito del proyecto.

Por otro lado las garantías en el crowdlending están determinadas por las condiciones que acordaron ambas partes desde el principio. En el crowdfunding el inversor no tiene muchas garantías y debe guiarse por la intuición y la información que le brinde el proyecto.

Si hablamos de controlar el funcionamiento del proyecto el crowdlending es mucho mejor, dado que cada mes hay un encuentro dijato entre ambas partes regulado con el pago de la cuota correspondiente. Por su parte, en el crowdfunding la relación entre ambos dependerá de la voluntad de los gestores y de que estos quieran compartir información al inversor sobre el progreso del proyecto.

Finalmente, y no es un detalle menor en el crowdlending el empresario debe demostrar que su empresa es solvente para devolver el dinero de la financiación. En el crowdfunding, en cambio, es el emprendedor quien debe conquistar con su proyecto y convencer al inversor de que este tiene el suficiente potencial para alcanzar el éxito y que, como resultado, este obtendrá beneficios del mismo.

¿Qué impuestos hay que pagar si se recurre crowdlending en España?

Las ganancias obtenidas (intereses generados por nuestro dinero) mediante la inversión en préstamos o crowdlending tributan como Rendimientos del Capital Mobiliario tal y como especifica la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas en su artículo 25 (IRPF). Por lo tanto, tributan del mismo modo que los intereses generados por un depósito bancario o los dividendos de las acciones. 

¿Hay que declarar las ganancias que hayamos tenido en cada plataforma de crowdlending por separado?

Las ganancias que se generen invirtiendo en crowdlenting no se tienen que declarar directamente. Se tiene que sumar todos los rendimientos de capital mobiliario obtenido en el ejercicio fiscal que vayas a declarar, esto incluye la suma de todas las ganancias obtenidas en todas las plataformas de crowdlending en las que inviertas, intereses cobrados por depósitos bancarios, dividendos de acciones, etc.

Por otro lado hay que tener claro que si se invierte en plataformas de crowdlending españolas, estas realizarán una retencion del porcentaje de los intereses que se cobran de un 19%. En cambio no existirá retención alguna si se invierte en plataformas extranjeras. En este caso la responsabilidad de declarar  las ganancias obtenidas ante Hacienda recae sobre el inversor.

Así pues, si  se invierte en plataformas que no realizan retenciones todo el dinero esta trabajando para el inversor todo el ejercicio fiscal, hasta que se pagan los impuestos correspondientes al presentar la declaración de la renta.

Hay que tener en cuenta también que también se tendrán que pagar impuestos en el caso de reinvertir en la plataforma los beneficios generados. La Agencia Tributaria los considera beneficios realizados, por lo tanto, están sujetos a imposición, así que se tienen que declarar y pagar por ellos los impuestos correspondientes.

¿Que es y como funciona el crowdlending?