domingo. 14.07.2024

CaixaBank ha puesto en marcha una iniciativa para potenciar la sostenibilidad de su parque de tarjetas, el mayor de España, mediante la ampliación del periodo de validez de las tarjetas físicas, de cinco a siete años, y el refuerzo de los circuitos de reciclaje de las tarjetas caducadas.

Por un lado, la extensión a siete años de la vida útil de las tarjetas permite reducir el consumo de plástico en el proceso de fabricación de los soportes físicos. Siete años es, con la tecnología actual, el plazo estimado de funcionamiento de los componentes electrónicos de las tarjetas (chip y antena contactless) en perfectas condiciones. Además de ventajas medioambientales, esta medida aporta también mayor comodidad a los clientes, que tienen que estar menos pendiente de la renovación de sus tarjetas. Más del 80% de las nuevas tarjetas de CaixaBank ya se están emitiendo con plazo de validez de siete años.

Por otro lado, CaixaBank ha culminado la extensión a toda su red de oficinas de la tecnología y los procesos necesarios para asegurar la recepción y adecuado tratamiento de las tarjetas caducadas. Desde el año 2022 CaixaBank ha reciclado material correspondiente a más de 8 millones de tarjetas que han entregado los clientes a las oficinas.

Paralelamente, la compañía se ha fijado como objetivo estratégico potenciar el uso de las tarjetas digitales a través del pago móvil con el objetivo de reducir la fabricación de tarjetas físicas y, en consecuencia, tener un menor impacto ambiental. Actualmente, un 25% de las compras ya se realizan a través del pago móvil. La entidad tiene el reto de doblar esta cifra en los próximos 3 años.

Esta iniciativa se suma a la sustitución del plástico por materiales reciclados en sus tarjetas, iniciada en 2021. Actualmente, la práctica totalidad de las nuevas tarjetas de CaixaBank se emiten usando plástico reciclado o con material biodegradable. Un total de 20,86 millones de tarjetas de CaixaBank fabricadas con materiales ecológicos ya están en circulación en España.

En este sentido, cabe destacar el proyecto de imagin de utilizar plásticos retirados del mar para una serie de tarjetas conmemorativas del Día Mundial de los Océanos. Aunque todas las tarjetas ‘MyCard imagin’ de nueva emisión están fabricadas con materiales 100% sostenibles, el origen de los componentes en el caso de las ‘MyCard imagin’ de esta serie, en un 60%, son plásticos extraídos del mar por organizaciones medioambientales especializadas en esta causa y el 40% restante del plástico es reciclado.

La sostenibilidad es uno de los pilares en los que se apoya el Grupo CaixaBank para alcanzar sus resultados, con tres ambiciones: liderar el impacto social positivo y favorecer la inclusión financiera, impulsar la transición sostenible de las empresas y la sociedad y promover una cultura responsable siendo referentes en gobernanza. CaixaBank tiene como objetivo movilizar 64.000 millones de euros en finanzas sostenible entre 2022 y 2024.

En los objetivos de movilización en finanzas sostenibles, además de facilitar capital para financiar iniciativas de transición energética, también se incluyen finalidades con impacto social, como microcréditos para estudiantes, autónomos, microempresas o familias y nuevas empresas que creen empleo. La entidad también tiene el compromiso de alcanzar 413.300 beneficiarios de MicroBank, el banco social del Grupo CaixaBank, y ser valorado con las máximas calificaciones por los analistas ASG referentes.

CaixaBank amplía a siete años la validez de todas sus tarjetas para reducir el consumo...