domingo. 19.05.2024

Marga Prohens, candidata del Partido Popular al Govern balear defiende una gra bajada de impuestos para la cual cree que hay margen económico y además quiere que el impuesto turístico se destine solo a proyectos relacionados con el medio ambiente. En esta entrevista concedida a Economiademallorca sostiene que no se puede crecer sin límites y que el éxito turístico tiene que gestionarse.

- ¿Cuál será la primera decisión en materia económica si gana las elecciones del próximo 28 de mayo?

- El principal problema que ahora sufren las familias y las empresas es sin duda el encarecimiento de los precios, esta inflación que está ahogando a todo el mundo, y por ello mi compromiso es aprobar en los primeros cien días una reforma fiscal para bajar impuestos al 80 por ciento de los contribuyentes, principalmente rentas medias y bajas, rebajando el IRPF, eliminando el impuesto a la compra de primera vivienda a los menores de 30 y rebajándolo al 50% a los menores de 35, familias numerosas, monoparentales y con discapacidad; y eliminar el Impuesto de Sucesiones entre padres e hijos, abuelos y nietos y entre cónyuges, y rebajarlo a la mitad entre hermanos y tíos y sobrinos.
 

- ¿Qué cambiará en el panorama económico de Baleares si su partido llega al poder? 

- Los ciudadanos en estas elecciones pueden elegir entre dos modelos. El modelo de la izquierda, el modelo del socialismo, este modelo que vemos del continuo intervencionismo, de imposición y prohibicionismo, este modelo de decirle a todo el mundo lo que tiene que hacer, empezando por las empresas, pero también a todos los ciudadanos, este modelo que exprime a impuestos a las clases medias y bajas para apostar por una economía de bonos y subvenciones, este modelo que antepone la propaganda a la gestión.

Y frente a él, el modelo del Partido Popular, este modelo que va de gestión y de dar libertad al ciudadano y al pequeño empresario, un modelo que pone al individuo en el centro de las políticas, que cambia las prohibiciones por incentivos, que habla de equilibrio, que piensa que la sostenibilidad debe ser ambiental, pero también social y económica, y que cree en el potencial de esta sociedad, de sus ciudadanos, de sus autónomos, de sus pymes y de sus empresas.
 

- ¿Cómo ayudará a la economía del empresario las medidas que piensan implantar?

- Lo primero de todo. Una menor fiscalidad. Después, simplificación administrativa, quitar trámites y burocracia. No puede ser que la administración sea un problema para los ciudadanos, para los autónomos, para las pymes y para los inversores. Hemos aprendido de Andalucía, donde los últimos cuatro años, el presidente de la Junta, Juanma Moreno, ha aprobado cada año una ley ómnibus, una ley de simplificación administrativa, para quitar trabas, y dónde ha puesto en marcha una unidad acceleradora de inversiones para proyectos de interés estratégico. También me he comprometido en una Ley de Libre Mercado similar a la de Madrid, una ley de simplificación para aquel que quiera poner en marcha una empresa.
 

- ¿Cuál es su opinión sobre el estado actual de la economía de las Islas Baleares?

- La pandemia ha acabado y el turismo se ha reactivado aquí y en todo el mundo, y después de ser quienes más caímos durante, ahora lógicamente cuando todo se reactiva somos quienes más crecemos. Sin embargo, cuando los ciudadanos viven la mayor inflación en 40 años, con un incremento de precios de un 6% en un año, un aumento del precio de la cesta de la compra de un 15%, con las hipotecas al alza, con los precios de alquiler un 60% más caros que hace ocho años, con la luz y la gasolina más cara, cuando las familias viven más ahogadas que nunca y somos de los pocos países y de las pocas comunidades donde no se ha bajado los impuestos, es difícil hablar de una situación económica favorable.
 

- ¿Cuáles son sus planes para fomentar la inversión y el desarrollo económico en la región?

- Como decía antes, hemos aprendido de Andalucía, así que también me he comprometido con poner en marcha un Accelerador de inversiones en nuestras islas, que ha sido un éxito en Andalucía. Un departamento que seleccione aquellos proyectos estratégicos, transformadores, de gran valor añadido y que le asigne un project manager a cargo de la administración que sea el encargado de mover ese proyecto de conselleria en conselleria para superar todos los trámites desde que entra hasta que sale.

En Andalucía se ha traducido en 72 iniciativas que impulsan un total de 123 proyectos y que, en conjunto, suponen una inversión de 11.000 millones y la generación de 42.000 empleos. A parte, vamos a levantar la moratoria turística y vamos a recuperar el espíritu de la disposición adicional cuarta de la ley turística de 2012, pero ampliándola no sólo a alojamiento, sino también a la oferta complementaria, para impulsar la inversión en mejorar la calidad de toda la oferta turística.
 

- ¿Qué medidas tomará para reducir el desempleo y mejorar las condiciones laborales en Baleares?

- Por un lado, si atraemos inversión, quitándo trabas, siendo un polo de atracción, si apostamos por sectores punteros como la innovación, las energías renovables o el sector náutico, podremos avanzar hacia una mayor diversificación de nuestra economía y garantizar la generación de nuevas oportunidades, con empleos que exijan trabajadores cualificados. Por otro, como decía, tenemos que bajar los impuestos. El sector privado ha hecho su parte haciendo importantes esfuerzos para mejoras salariales en sectores como hostelería y comercio. Sin embargo, la inflación de come esas subidas. Si queremos compensar a los trabajadores, hay que bajarles impuestos.

"Quiero que el turismo siga siendo el ascensor social que fue por nuestros padres y abuelos"

- ¿Cómo planea equilibrar el turismo sostenible con el desarrollo económico de Baleares?

- Quiero que el turismo siga siendo el ascensor social que fue por nuestros padres y abuelos. Por eso levantaremos la moratoria. Lo hemos dicho claro. Y todo esto no quiere decir que el Partido Popular crea que se tenga que crecer sin límites. Somos conscientes de que no se puede crecer sin límites y que el éxito turístico tiene que gestionarse para garantizar el bienestar de los residentes.

Porque somos un territorio limitado y frágil, y por tanto tienen que existir límites; porque como cualquier sector, como cualquier industria, existen unas externalidades negativas que tienen que ser gestionadas; porque la falta de gestión el que acaba provocando es situaciones de congestión y sensación de saturación.

Hay que introducir las nuevas tecnologías y del big data para dar información a turistas y residentes sobre los flujos humanos y evitar situaciones de congestión, debemos  tener un transporte público adecuado a las necesidades, y lo mismo ocurre con las infraestructuras hidráulicas. Creo que un turismo sostenible econòmica, social y medioambientalmente.

- ¿Cómo aborda el problema de la vivienda asequible y la especulación inmobiliaria?

- Hace falta un cambio radical en las políticas de Vivienda que no pase por más intervencionismo y más imposiciones, sino por dar incentivos fiscales y seguridad a los propietarios para sacar las 80.000 viviendas vacías que hay y colaborar con la iniciativa privada. Por eso propongo un proprama de alquiler seguro de intermediación entre propietarios e inquilinos que dé garantías de cobro y de recuperación del piso en buen estado a cambio de un alquiler a un precio accesible; un programa de build to rent, de cesión de suelo público urbanizable a promotores a cambio de promociones de alquiler a precio tasado; un paquete de incentivos fiscales como una nueva deducción por arrendadores, ampliar la de arrentadarios y eliminar el impuesto a la compra de primera vivienda por los menores de 30 y lo reduciríamos en la mitad por menores de 35, familias numerosas, monoparentales y con discapacidad; y  simplificación administrativa para proyectos de reforma y rehabilitación, así como crecer en altura, permitir la reconversión de locales en viviendas o dividir viviendas grandes que no responden a las necesidades actuales en más de una vivienda.
 

- ¿Qué medidas tomaría para apoyar a las pequeñas y medianas empresas (PYMEs) en las Islas Baleares?

- Dentro de nuestras competencias proponemos medidas para aligerar la presión sobre los autónomos y para apoyar a los emprendedores. Por eso hemos presentado un paquete de medidas para autónomos: cuota cero mediante la bonificación del cien por cien de la cuota los dos primeros años de actividad y rebaja del 50% al tercer año si todavía no tienen beneficios, una nueva deducción al IRPF al autoempleo de hasta 2.000 euros, y equiparar los autónomos a familias numerosas o monoparentales a la hora de beneficiarse de deducciones por conciliación en el IRPF: tanto en gastos de cuidado de niños como de cuidado de personas mayores, residencias, ayuda domiciliarias o centros de día.

"Proponemos medidas para aligerar la presión sobre los autónomos y para apoyar a los emprendedores"

- ¿Cómo abordará la desigualdad económica y la pobreza?

-Tiene que haber una política social robusta frente a las desigualdades. Todas las personas con dificultades para su desarrollo personal y para acceder a sus necesidades más básicas, deben tener el apoyo de las administraciones, para acompañarlas, para garantizarles una vida digna y las mismas oportunidades.

En una sociedad en la que en los últimos años se han incrementado las desigualdades, el papel de las políticas sociales debe centrarse en la atención y la protección de aquellos colectivos vulnerables, como niños y adolescentes, mayores, dependientes, personas con discapacidad, o personas en riesgo de exclusión social. Con este objetivo, adaptaremos los Servicios Sociales a las necesidades actuales haciéndolos más ágiles y flexibles, facilitando los trámites administrativos para poder atender las necesidades de los ciudadanos mediante una atención más personalizada y garantizando la atención presencial para combatir la brecha digital.
 

- ¿Cómo piensa proteger y fomentar la producción local y la agricultura sostenible?

- Antes de que una generación de hombres y mujeres, convirtieran el turismo en nuestra principal industria, la payesía y la ganadería, eran el medio de vida de miles de familias de estas islas, así que hablamos de nuestras raíces. Y hablo con conocimiento de causa como nieta de payeses. Dicho esto, no quiero tratar a los payeses como una pieza de museo ni como un sector al que se tenga que mantener assistidamente. Nuestro modelo quiere tratar al sector primario, a la payesía y a la ganadería, poniendo encima de la mesa todo su valor y todo su potencial, creyendo en las posibilidades de su rentabilidad.  Por ello, para garantizar su rentabilidad, proponemos recuperar el espíritu de la ley agraria de 2014 para permitir el impulso de la actividad agrarias mediante actividades complementarias.

"No quiero tratar a los payeses como una pieza de museo ni como un sector al que se tenga que mantener assistidamente"

- ¿Cuál es su opinión sobre los impuestos turísticos y cómo cree que beneficia o afecta a la economía?

- El impuesto turístico es un impuesto que ya está consolidado, que nadie ya pone en cuestión y que está en la mayoría de países de nuestro entorno y que como hemos visto no resta competitividad ni perjudica a la oferta. Ahora bien, lo que sí está en cuestión es a qué se dedica. Nosotros lo que decimos es que el impuesto turístico debe ir a medio ambiente, especialmente a ciclo del agua ahora que ya se han puesto las alarmas por la sequía, y a la modernización de destinos turísticos, pero en ningún caso a conciertos o patinetes.

"El impuesto turístico debe ir a medio ambiente"

- ¿Qué medidas tomaría para garantizar la sostenibilidad financiera de los servicios públicos en las Islas Baleares?

- El Govern está recaudando en estos momentos gracias a la inflación cerca de 1.000 millones de euros más que el año pasado. Con esos récords en recaudación, hay margen para bajar impuestos, fortalecer las políticas sociales, reducir déficit, amortizar deuda y tener las cuentas autónomicas saneadas.

Prohens: "Me he comprometido en una Ley de Libre Mercado similar a la de Madrid"