martes. 23.07.2024

Ya se puede hablar plenamente de vuelco político en Baleares. Los electores otorgan la confianza máxima al Partido Popular. La fuerza liderada por Marga Prohens da un salto enorme llegando a los 25 diputados en la Cámara Balear y confirmandose como fuerza más votada con un crecimiento de 9 escaños y con una ámplia diferencia sobre el PSIB de Francina Armengol que pierde un escaño y se queda con 18.

Los resultados de Prohens se ven reforzados además por el inesperado triunfo en Formentera de Sa Unió y que computará para articular una mayoría popular.

El otro gran ganador de la noche es Vox que pasa de 3 a 8 escaños lo que le da la llave para dar la presidencia al PP y que podría implicar su entrada en el Gobierno autonómico. Y es que estas dos fuerzas suman de sobra para gobernar.

Mes per Mallorca salva la cara manteniendo sus cuatro diputados y Més per Menorca también conserva sus 2 diputados. Mientras,  Podemos se desfonda pasando de 6 diputados a solo uno con lo que no podrá ni conformar grupo parlamentario propio

A ello se le tiene que añadir el fracaso sin paliativos de Ciudadanos y de El Pi. Ambos partidos se quedan fuera del Parlament Balear.

Con esta nueva configuración del arco parlamentario Marga Prohens tiene todas las papeletas para ser investida presidenta del Govern ya que no hay alternativa numérica de izquierdas. Solo falta saber que tipo de pacto cerrarán Vox y PP y si este supondrá un gobierno popular en solitario o la incorporación de los de Jorge Campos en responsabilidades de gestión en las instituciones.

Se confirma el vuelco político de Baleares hacia la derecha