domingo. 14.04.2024

El conseller de Agricultura, Pesca y Medio Natural, Joan Simonet, ha defendido que el objetivo principal de las políticas agrarias del Govern es mejorar la rentabilidad de las explotaciones, que es "lo mejor que podría hacerse para promover el relevo generacional".
 

Ha informado de que los pagos de las ayudas de la PAC están en el 82%, con lo que Baleares es la quinta comunidad que más adelantados lleva los pagos a los payeses, y ha anunciado que la semana que viene se abonarán alrededor de otros 2 millones de euros.
 

Simonet ha defendido las medidas de agilización de trámites puestas en marcha por el Goven, entre otras, en respuesta a una interpelación del grupo parlamentario Vox sobre las políticas agrarias del ejecutivo, cuya portavoz, Idoia Ribas, ha reclamado al conseller medidas para frenar "la espiral de autodestrucción del sector primario en Europa".
 

"El lema 'no farmers, no food, no future' (no granjeros, no comida, no futuro) resume a la perfección la necesidad de salvar al sector primario", ha dicho Ribas sobre las "legítimas reivindicaciones del campo" y ha advertido de que las explotaciones son inviables con las medidas cada vez más restrictivas en Europa.
 

"El campo muere y tenemos el deber de reaccionar y estar del lado de los agricultores, desde el gobierno autonómico y como ciudadanos", ha afirmado. Ha criticado que se impide producir y se importan masivamente productos de otros países que sí emplean productos fitosanitarios aquí prohibidos.
 

Ribas ha recalcado que, en Baleares, los agricultores no llegan a generar el 1 % del PIB pero gestionan el 90 % del territorio.
 

El conseller de Agricultura ha defendido las medidas del Govern para promover el producto local, con una redefinición legislativa de este concepto acordado con el sector, y por medio de la vigilancia del fraude con "una batería de inspecciones". Ha subrayado además "la gran batalla de la insularidad, para poder competir en igualdad con los productores del continente".
 

Se ha referido al Pacto Verde, sobre el que ha dicho que el sector agrario no acaba de ver los beneficios de la digitalización, y que "puede ser una buena idea pero no se está ejecutando de forma adecuada y no se puede hacer si los 10 millones de payeses europeos no están de acuerdo".
 

En cuanto a la PAC, ha explicado que tras las protestas agrarias, el Parlamento Europeo ha redactado un nuevo reglamento y "se está dando prisa" porque falta poco tiempo para las elecciones europeas. Ha dicho que la nueva PAC implica la llegada de más fondos a Baleares pero con medidas que dificultan su distribución: "El dinero está pero no podemos hacerlo llegar a los payeses", ha advertido.
 

Simonet espera que gran parte de las solicitudes planteadas por Baleares por medio del ministerio sean tenidas en cuenta, como la petición de que todo el territorio de las islas sea declarado árido o que las ayudas que lleguen aumenten en 350.000 euros.
 

En cuanto a las 'cláusulas espejo' que piden los payeses -que las normas que se aplican en la UE se apliquen también fuera-, Simonet las ha equiparado a las reivindicaciones sobre la insularidad porque lo que buscan es "que los payeses de Europa puedan jugar con las mismas reglas del juego que los de países terceros".

Simonet defiende la necesidad de mejorar la rentabilidad de las explotaciones agrarias