sábado. 20.04.2024
Hasta 1975, las mujeres no podían abrir una cuenta bancaria sin el permiso de su marido. Cuarenta y ocho años han pasado desde entonces y, aunque algunas cosas han cambiado, la independencia financiera en las mujeres sigue siendo una búsqueda aguerrida.

 

Sin ir más lejos, mientras que el salario anual más frecuente en mujeres en 2020 era 13.531,70 euros anuales, el de los hombres ascendía a 18.491,70; según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Esta diferencia se debe, principalmente, a que las mujeres siguen dedicando más tiempo que los hombres a tareas domésticas no remuneradas. Según el mismo instituto, el 43,3% de las mujeres dedican más de dos horas al día a cocinar y realizar tareas del hogar. El 42,5% de los hombres dedica solo una hora diaria.

“La independencia financiera nos da libertad a la hora de construir nuestro proyecto de vida, nos permite tomar decisiones propias sin estar sujetas a la aprobación de un tercero que sea de alguna manera el proveedor del dinero. Por eso es tan importante conseguirla. Y aunque sabemos que queda un largo camino por recorrer, durante los últimos años hemos hecho algunos avances”, aseveran desde el comparador financiero HelpMyCash.com. Pero ¿cuáles? Las expertas del comparador salieron a las calles y entrevistaron a decenas de mujeres para averiguarlo.

Más mujeres trabajadoras

“Entre todas las mujeres que hemos entrevistado, la percepción es que hoy hay más mujeres trabajadoras que hace diez o quince años”, afirman desde el comparador. Las estadísticas confirman esta tendencia. En 2009, la tasa de empleo en mujeres en España de entre 20 y 64 años era de 56,8% según el INE; mientras que en 2021 ascendió a 62,4%. La de los hombres ha evolucionado desde el 71% al 73% durante el mismo periodo.

Y hay más. “Si hoy le preguntas a una mujer si se siente más o menos independiente financieramente hablando que otras mujeres de su familia, como su madre o su abuela, la mayoría responde que más; a lo sumo es igual de independiente. En pocos casos se ha visto involución en este punto, lo que nos muestra que algo hemos avanzado”, afirman las especialistas. 

Sin embargo, frente a la pregunta de si creen que ganan lo suficiente para ser independientes, la mayoría duda. “Las respuestas más habituales son que su salario es suficiente porque comparten gastos con su pareja, de lo contrario, necesitarían ganar más”, explican desde HelpMyCash.com.

Mujeres de la Gen Z más informadas sobre finanzas

Las mujeres entrevistadas que nacieron entre 1997 y 2012 tienen más control sobre su dinero. Muchas de ellas administran sus finanzas creando presupuestos mensuales, ahorran y hasta invierten en acciones, fondos indexados o planes de pensiones, entre otros productos financieros. Y frente a la pregunta de cómo han aprendido a hacerlo, muchas responden que de sus padres y otras afirman haberlo aprendido en redes sociales. Y es que la Gen Z es la primera generación de nativos digitales, por lo que muchos de sus conocimientos provienen de Instagram o TikTok.

“Las redes sociales son una gran herramienta de aprendizaje y empoderamiento en materia de finanzas, pero no todos los consejos de Instagram o TikTok son buenos. Es muy importante buscar cuentas de confianza”, afirman las especialistas de HelpMyCash. Y motivan a buscar información en tantas fuentes como sea posible antes de tomar decisiones financieras importantes, como hacer una inversión o contratar un crédito.

En los últimos 50 años, las mujeres pasaron de no poder abrir una cuenta bancaria sin la autorización de su marido a gestionar su dinero de forma independiente. Incluso, han empezado a incursionar en lo que antes era un mundo de hombres: la inversión. ¿Serán las nuevas generaciones un poco más independientes, financieramente hablando?

De no poder abrir una cuenta a luchar por la igualdad salarial: así han evolucionado...
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad