lunes. 22.07.2024


E-distribución, la filial de redes de Endesa, destinará 1,9 millones de euros para digitalizar en las Islas Baleares 10.629 centros de transformación, 4.709 kilómetros de líneas aéreas de mediana tensión y 49 subestaciones.

La filial de redes de Endesa, E-distribución, ha desplegado 50 equipos en Cataluña, Andalucía, Aragón, Canarias, Islas Baleares y Extremadura, las zonas donde gestiona la red de distribución, para completar el proyecto Network Digital Twin (Bessó Digital de la Red) que permitirá digitalizar 144.000 centros de distribución, 90.0000 kilómetros de líneas aéreas del alta y mediana tensión, y 1.311 subestaciones en tres años gracias a una inversión de 40 millones de euros.
 

Este año está previsto completar la digitalización de cerca de un tercio de los componentes que integrarán el gemelo digital de la filial de redes de Endesa, que el año pasado distribuyó el 43% de toda la electricidad que llegó a los consumidores finales en España. Solo el 2023 se invertirán 14,2 millones de euros en este proyecto, que supone un paso más en el diseño de las redes del futuro.
 

Para Endesa, que cuenta con una red de líneas con una extensión equivalente a hacer ocho veces la vuelta en la Tierra repartidas por un territorio con una extensión total de más de 195.000 km², contar con una réplica virtual que facilite el mantenimiento preventivo, la operación en remoto y el inventario de los miles de componentes que componen la red supone un adelanto fundamental.
 

Y las ventajas se traducen también en mejoras para los consumidores. Un gemelo digital que permita detectar donde se puede producir un fallo en la red para prevenirlo o simular la manera más eficiente de recuperar el suministro ante un acontecimiento meteorológico extremo ayuda a reducir los tiempos de reposición y mejorar la calidad del servicio que recibe el cliente. Una red más eficiente favorece el proceso de transición energética, la integración de renovables o el desarrollo de la movilidad eléctrica.
 

La posibilidad de trabajar a distancia reduce también los tiempos de planificación en las tareas de mantenimiento y mejora de la red y tiene además una ventaja adicional: al evitar muchos de los desplazamientos de los trabajadores a las instalaciones se reduce la huella de carbono.

Los contadores inteligentes fueron el primer paso en el proceso de digitalización de la red, y día a día se añaden nuevos elementos como los telemandos, que permiten hacer maniobras de recuperación del suministro en remoto o los sensores, que nos dan información en tiempo real del estado de las infraestructuras eléctricas. El gemelo digital supone un paso más en este proceso que transforma las redes de distribución.

Cámaras, helicópteros y redes Yate

Para crear este gemelo digital, las líneas aéreas de alta y mediana tensión se digitalizan desde helicópteros y desde tierra se hace el mismo con máquinas más complejas como los transformadores de potencia.
 

Estos componentes se representan virtualmente y se conectan con sensores. La información se transmite mediante redes de datos Yate de forma que se puede simular y operar en remoto el modelo digital como si se trabajara con los activos reales, estudiar comportamientos futuros, planificar trabajos y mejorar la resiliencia de la red sin impacto en los clientes.
 

La digitalización de los diferentes componentes de la red permite a los trabajadores consultar de manera remota la nube de puntos de cada una de las digitalizaciones, en las cuales se pueden realizar mediciones milimétricas y visualizar fotos 360°, facilitando cualquier trabajo sin estar presencialmente en la instalación. Además, las fotografías de detalle de las placas de características de los elementos inventariados, así como los hashtags con su código de barras ayudan identificar cada componente durante toda su vida, independientemente de si se mueve de ubicación, lo cual supone una gran ayuda en la gestión del inventario.
 

El desarrollo de la red de distribución, la facilitadora de la transición energética, puesto que permitirá integrar un porcentaje creciente de generación renovable, la movilidad eléctrica o el autoconsumo, es una prioridad en la estrategia de Endesa y esto se refleja también en las cifras de inversión.

En el plan estratégico de la compañía para el periodo 2023-2025 se prevé una inversión en redes de 2.600 millones de euros. Tres cuartas partes de ;esta cantidad se destinarán a la digitalización de la red y a aumentar la calidad y resiliencia y el resto, a facilitar el incremento previsto de las instalaciones de generación distribuida.

Endesa, destinará 1,9M€ para digitalizar en Baleares 10.629 centros de transformación,...