domingo. 05.02.2023
EMPRESARIOS CON VALOR - ASIMA

Andreu Arbona: "Mallorca, como cualquier parte del mundo, ha de aspirar a tener alguna industria"

El veterano empresario defiende que el personal y los clientes son el mayor capital de una empresa y la base de la supervivencia y superación

Andreu Jaume Arbona Pizà es el fundador de la empresa Nord Arbona Pizà y durante toda su carrera ha demostrado ser un visionario emprendedor dentro del sector de la distribución comercial. A sus ochenta y cuatro años, su memoria no le traiciona y recuerda con brillo en los ojos todas las etapas de su vida, una biografia que repasamos en este extracto de la entrevista del libro 'Empresarios con Valor' publicada por Asima

 

“Mi abuelo tenía una fábrica de tejidos en Sóller, Can Sivella. Cuando estalló la Guerra Civil, llamaron a mi padre para trabajar en la dirección de la fábrica Ses Sedes de Can Ponsa, porque el dueño Don José Ponsa quedó retenido en su barco, el Bon Temps, en el puerto de Maó y no podía salir como consecuencia de la guerra.

 

Cuando llegó el momento de escoger una carrera universitaria, Andreu confiesa que: “Aunque parecía estar destinado a estudiar filosofía”, teniendo en cuenta que tendría que estudiar en Mallorca, decidió estudiar Derecho porque le parecía la alternativa más útil. “Estando de vacaciones en Sóller con mi abuela, mi padre me mandó una bicicleta, una maleta y una carta indicándome mi nuevo cometido: vender el contenido de la maleta entre los comerciantes de Sóller”, recuerda sonriendo.

 

Este fue el inicio de nuestro protagonista en la actividad de comercial, ayudando a su padre en la venta de tejidos en el negocio familiar. Más allá de marcar de forma notable su dirección profesional, Miquel Arbona Oliver acompañó a su hijo pequeño en su faceta más humana, como buen esperantista.

 

Su faceta comercial dio un cambio de sentido al cambiar de casa tras casarse y coincidir en el mismo rellano de la escalera con Martín González, en aquel tiempo director de la empresa de Miquel Frau, y que después fundó Humiclima, principal instaladora de aire acondicionado de las islas, quien le introdujo en el mundo de la calefacción y la climatización.

 

Algunas de las primeras representaciones de este sector llegaron de la mano de su amigo Martín. Así, Andreu se adentró en este mundo en el que empezó a hacerse un nombre y a ampliar su cartera de firmas representadas. No olvidemos que había estudiado Derecho, por lo que compaginaba la actividad comercial con la abogacía. De aquella época recuerda que compartía un despacho en la Calle Velázquez con Joan Artigues Tous, con quien había estudiado.

 

Andreu cuenta que eran vecinos de José María Lafuente, profesor de la Escuela de Comercio y abogado “prestigioso” con el que tenían buen trato. Si bien es cierto que su carrera como abogado realmente fue muy corta: “Durante este tiempo no lo debí hacer muy mal porque no perdí ningún caso”, dice con una sonrisa. A pesar de su éxito como abogado, al final se decantó por el camino empresarial de forma definitiva.

 

Andreu cree que esta decisión probablemente se debió a que tras sus actividades como comercial había conseguido una “buena cartera de representaciones” que le darían fuerza en su nueva ocupación. Para entrar en el mundo empresarial, recuerda que se instaló a finales de los años sesenta en un local de la calle Tiziano, en Palma, que era de su suegro. Se instaló como Andrés J. Arbona Pizà, autónomo, con el nombre comercial Nord Arbona Pizà, nombre con el que actualmente siguen siendo conocidos. Uno de los primeros productos que vendió en sus inicios eran calderas y quemadores.

 

“Nosotros no nos hemos distinguido por tener una gran cantidad de productos, sino por apostar por la especialización”

 

“En aquel tiempo los principales clientes de las calderas eran los hoteles, que substituían las calderas de carbón por las de fuel”, explica. Como buen mallorquín vio en la industria del turismo una de las principales fuentes de ingresos para sus clientes instaladores y decidió buscar productos para proveer a este sector.

 

Fruto del servicio de asistencia técnica SAT de las calderas que vendía, ingresó en INFOCAL, Asociación de Instaladores de Fontanería, Calefacción y Afines de Baleares, patronal del sector de la instalación, poco después entró a formar parte de la junta directiva de la que fue miembro durante muchos años y que, a sus 84 años, es el presidente.

 

Después de las calderas, llegaron los sistemas de calefacción, para dar paso a los aires acondicionados. Andreu recuerda cómo poco a poco iba siendo conocido en el sector y pudo ir incorporando grandes marcas bajo su empresa, tales como Daikin, Panasonic o MENERGA.

 

Actualmente, Nord Arbona Pizà además vende equipos de supervisión y control de instalaciones hoteleras, sistemas de control de viviendas, domótica y material eléctrico en general. 

 

Andreu nos cuenta como: “En un principio se pretendió que todos los que compraran terrenos instalarían una industria, porque las fábricas que estaban en Palma necesitaban unas mejores instalaciones”. Explica que esa es la razón por la que se “quedó fuera” y que él llegó al polígono más tarde, ya que “no pretendía fabricar nada”. Con el paso de los años cambiaron la política y “permitieron que se instalase todo aquel que quería poner un negocio”.

 

De hecho, afirma, “ahora hay muy poca actividad industrial y lo que hay son muchos comercios, empresas que venden lo que fabrican otros”. “Nos centramos en ser más fuertes y especialistas en algunas gamas de productos”  A medida que fue creciendo, Arbona amplió el negocio al mundo de la distribución y se distinguió por apostar por productos más específicos.

 

En aquella época, a mediados de los años ochenta se unió al grupo de compras Termoclub formado por un grupo de empresas similares ubicadas en distintas regiones de la geografía española y con intereses de compra comunes.

 

Andreu Arbona se percató de que para “comprar mejor” era fundamental hablar con almacenes de la Península que tuvieran necesidades similares a las suyas para aunar fuerzas con todos sus miembros y tener así mayor peso a la hora de negociar con los fabricantes.

 

Esta gran idea permitió a Andreu tener aliados por toda España y comprar a mejores precios. “Nosotros no nos hemos distinguido por tener una gran cantidad de productos, sino por apostar por la especialización”, sentencia.

 

Durante los últimos treinta años, se ha esforzado para integrar una cadena de servicios completa para acompañar al comprador desde el diseño del proyecto, guiarlo en la instalación y ofrecerle servicios posventa. La eficiencia energética ha sido desde hace muchos años el objetivo de su especialización.

 

Con el fin de aumentar el nivel de conocimiento técnico de los profesionales del sector de la climatización tanto de los ingenieros consultores como del mundo de la instalación, se creó a imagen y semejanza de la ASHRAE americana, ABTECIR la Asociación balear de Tècnics amb Energia de la cual Andreu fue socio fundador y presidente durante varios años.

 

El mayor de los hijos de Andreu Arbona, Miquel Arbona, se une a su padre desde el año 83, después de que éste le propusiera estudiar una carrera de utilidad y provecho en el sector en el que estaba implicado, Ingeniería Técnica Industrial Electrónica.

 

Con la llegada de su hijo, que ahora lleva las riendas del negocio, se consolida la empresa Nord Arbona Pizà en el polígono Son Castelló, que sigue comercializando productos innovadores siempre bajo la perspectiva de buscar la máxima eficiencia y la sostenibilidad.

 

Andreu se permite hacer desde la experiencia una reflexión con respecto al futuro de la isla: “Mallorca, como cualquier parte del mundo, ha de aspirar a tener alguna industria, hay que plantear la posibilidad de un futuro industrial para la isla”.

 

“Lo que más nos pesa ahora es la incertidumbre con respecto a la duración de la crisis"

 

También ofrece una reflexión sobre la crisis derivada de la pandemia de la Covid-19. “La experiencia vivida me lleva a pensar que esta situación de crisis por el coronavirus se superará. He vivido momentos en los que la situación era muy mala. La posguerra española fue dura, con una casi nula actividad económica. Yo era muy joven, pero tengo un recuerdo de estas condiciones de vida muy difíciles en algunos momentos. Con esfuerzo y constancia se superará esta crisis, sin duda muy grave. Siempre se encuentra un camino, aunque en un primer momento parezca imposible”, afirma.

 

Para Andreu Arbona el personal y los clientes son el mayor capital de una empresa y la base de nuestra supervivencia y superación. “La reinvención, intentando traer cada día temas nuevos, soluciones innovadoras que sigan aportando valor y despierten el interés de nuestros clientes fieles y de los que todavía no lo son, será esencial para la recuperación”, concluye.

 

Con la revolución de las nuevas tecnologías y la creación de Internet, en tono reflexivo Andreu comenta que surgen nuevos competidores, ahora en la red, y nuestra subsistencia solo se entiende “ofreciendo mejores servicios”. Afirma muy convencido que “una persona puede encontrar un producto por Internet algo más barato” aunque “no tendrá nuestro servicio de control de calidad del producto y asesoramiento para su correcta implantación”.

 

Andreu Arbona, a pesar de haber pasado el relevo a sus hijos, sigue yendo todos los días a las oficinas del polígono y todavía forma parte de manera activa de la empresa que con tanta dedicación, esfuerzo y tiempo ha logrado construir.

Andreu Arbona: "Mallorca, como cualquier parte del mundo, ha de aspirar a tener alguna...
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad