lunes. 22.07.2024

La filial española del Banco Santander obtuvo entre enero y septiembre un beneficio neto de 1.854 millones de euros, un 68 % más que en el mismo periodo de 2022, gracias al incremento de los ingresos propiciado por la subida de los tipos de interés y a la mayor actividad con los clientes.
 

De esta forma, España volvió a superar los 1.426 millones de euros aportados a las cuentas globales por Brasil, hasta ahora considerado el gran motor de los resultados, que se han visto perjudicados por la inflación y los costes, pese a la buena evolución del negocio.
 

En España, los ingresos crecieron un 29%, hasta 7.791 millones de euros, impulsados principalmente por el incremento del margen de intereses, consecuencia de los mayores tipos de interés.
 

Los ingresos por comisiones cayeron, sin embargo, casi un 6 % interanual, hasta los 2.047 millones, debido al cambio de mix de productos, con mayor demanda de los de renta fija. Esto, unido al incremento del 6% de los costes, afectados por la alta inflación, se tradujo en un margen neto de 4.664 millones, casi un 50% más.
 

Las dotaciones por insolvencias cayeron un 4% y se situaron en 1.180 millones de euros, gracias, explica el grupo, "a la gestión activa del riesgo, tanto en banca comercial como mayorista".
 

En actividad, la entidad siguió creciendo en la financiación a corto plazo y en hipotecas sobre viviendas respecto al trimestre anterior, aunque la financiación a largo plazo se ralentizó, principalmente, por los préstamos al promotor y para consumo, impactados por la subida de los tipos de interés y la inflación.

Los préstamos y anticipos a la clientela disminuyeron el 10,2%, hasta 231.179 millones de euros, "en línea con el mercado", afectados principalmente por una menor demanda y por la amortización anticipada de los créditos hipotecarios.
 

La morosidad de la cartera crediticia mejoró en España en 0,62 puntos y quedó en el 3,06%, con una cobertura para insolvencias del 51,2 %, casi dos puntos por encima de la de un año antes.
 

Los depósitos de los clientes bajaron un 0,5% interanual, hasta los 231.179 millones, una cifra que no incluye las cesiones temporales de activos, explica el banco.
 

La entidad siguió ajustando su red de oficinas en España, que redujo un 1,7% hasta las 1.881 sucursales, en tanto que la plantilla creció un 0,5 % y se situó en 26.819 empleados, que atienden a casi 15 millones de clientes. 

El beneficio del Banco Santander en España se dispara un 68% este año