miércoles. 17.08.2022

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha zanjado el conflicto sobre el liderazgo de la reforma laboral con una nueva estructura de las negociaciones que liderará el Ministerio de Trabajo, pero que sumará a directores generales de la Vicepresidencia económica y del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.



Tras varios días de conflicto, Sánchez se reunirá el próximo 2 de noviembre con las vicepresidentas Nadia Calviño y Yolanda Díaz, junto a los representantes de los ministerios de Hacienda, Seguridad Social y Educación, para fijar la posición del Ejecutivo sobre la reforma laboral "en los términos del acuerdo del Gobierno de coalición".



Tanto Calviño como Díaz se han alegrado de que se haya despejado el conflicto en torno a la "metodología" de la negociación y han mostrado su disposición a avanzar en el acuerdo.



El acuerdo entre PSOE y Podemos recoge, entre otros aspectos, la derogación de la prioridad aplicativa de los convenios de empresa sobre los sectoriales, cambios en la subcontratación o una simplificación de los modelos de contrato en aras de reducir la dualidad del mercado laboral y atajar la temporalidad.



Una agenda a la que se ha añadido, tras la pandemia, el denominado mecanismo de sostenibilidad en el empleo, un nuevo modelo de expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) que sirva de alternativa al despido en crisis.



Son los temas en los que llevan meses trabajando patronal, sindicatos y el Ministerio de Trabajo y que ahora también están incardinados en las reformas comprometidas con Bruselas en el marco del plan de recuperación, transformación y resiliencia.



Sumar a la patronal al acuerdo es la clave que parece haber desencadenado la irrupción de Calviño en unas negociaciones que quieren cerrarse antes de final de año y que Díaz lideraba desde el comienzo de la legislatura.



A partir de ahora el Ejecutivo ha informado de que las reuniones de la mesa de diálogo social para la reforma laboral se seguirán celebrando los miércoles por la mañana con una delegación del Gobierno encabezada por el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, a la que se suman ahora "dos directores generales de la Vicepresidencia económica y del Ministerio de Seguridad Social".



Además de esta mesa, más numerosa, todos los martes a las 17:00 horas se celebrará una reunión para fijar la posición del Gobierno previa a la reunión de los miércoles, a la que asistirán los secretarios de Estado de Empleo, el secretario de Estado de Economía y el secretario de Estado de Seguridad Social y Pensiones.



Esos mismos responsables ministeriales se reunirán también los miércoles por la tarde para analizar el desarrollo de la mesa y coordinar el trabajo de preparación de la siguiente reunión de diálogo social.



PATRONAL Y SINDICATOS MANTIENEN POSTURAS AL MARGEN DEL CONFLICTO



Mientras, a lo largo del día patronal y sindicatos han mantenido sus posturas sobre la reforma laboral.



Tanto el presidente de la patronal CEOE, Antonio Garamendi, como los secretarios generales de UGT y CCOO, Pepe Álvarez y Unai Sordo, han evitado entrar en el conflicto interno del Gobierno y han defendido sus posturas mientras se celebraba, como cada miércoles, una nueva reunión de la mesa en Trabajo con el formato habitual y en la que se ha continuado con el debate de las propuestas.



Garamendi, que ha participado en el foro NEF Online acompañado por el líder del PP, Pablo Casado, ha pedido debatir de los cambios que necesita el mercado laboral en la mesa de negociación de manera discreta y dejando la "radicalidad" para poder avanzar en acuerdos "razonables".



"El Gobierno entiendo que es uno y los ministros trabajan para un señor que es el presidente del Gobierno. Todo lo que sea mejorar las cosas estamos dispuestos a hablar, no voy a entrar en el juego", ha afirmado el presidente de la CEOE sin referirse directamente a la polémica abierta y dejando claro que aunque la patronal "no tiene derecho a veto" sí libertad para "decir no".



Y desde los sindicatos han insistido en que el Gobierno debe derogar la reforma con o sin acuerdo. El secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha pedido que mantenga la propuesta de reforma laboral que hay encima de la mesa y que apruebe la norma, aunque no se logre con consenso también de la patronal.



Y el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha insistido también en la necesidad de derogar la reforma laboral del PP, más allá del conflicto interno entre PSOE y Unidas Podemos: "Si el Gobierno tiene diferencias, que las arreglen". EFECOM

Sánchez sienta a Economía y Seguridad Social en la mesa de la reforma laboral
Comentarios