miércoles. 17.08.2022
DATOS

La inflación disparó la facturación de las pymes un 20% el primer trimestre

Se incrementan de forma notable los costes laborales y los costes de servicios para desarrollar la actividad

La facturación de las pymes españolas aumentó un 19,8% en el primer trimestre en comparación con el mismo periodo de 2021, un fuerte repunte que, advierte la patronal Cepyme, se debió en buena parte a la inflación, que fue responsable de la mitad de este crecimiento.

 

Según el "Indicador de Cepyme sobre la situación de las pymes" publicado este lunes, las pequeñas y medianas empresas españolas atraviesan la situación "más difícil" desde 2014 porque, aunque suben las ventas, lo hacen a un ritmo menor que los costes.

 

De acuerdo con los datos del informe, los costes de las pymes subieron un 23,1% en el primer trimestre de 2022 y en las empresas pequeñas -menos de 50 empleados- el avance escaló al 26,2%.

 

Los costes laborales de las pequeñas y medianas empresas crecieron en el primer trimestre de 2022 un 5,7%, siendo este incremento mayor en las pequeñas empresas (6,3%) que en las medianas (4,1%).

 

El informe destaca que la media del salario ordinario bruto de las pequeñas en el primer trimestre de este año fue de 1.505 euros, mientras que en las medianas fue de 1.875 euros.

 

Cepyme achaca la subida de los costes laborales al "fortísimo incremento" del salario mínimo interprofesional (SMI), la "inflación" en los convenios colectivos y "la dificultad para ocupar determinados puestos".

Por otro lado, el informe apunta también el incremento de costes en servicios -el coste del transporte ha subido un 19,5%- e insumos, es decir, los bienes necesarios para realizar la actividad empresarial.

 

Dentro de los insumos destaca el crecimiento del coste en energía, que escala al 114,2 % respecto al primer trimestre de 2021, mientras que el crecimiento de los bienes intermedios y los bienes de equipo fue más moderado, un 22,2 % y un 4,6 %, respectivamente.



SOLVENCIA Y COMPETITIVIDAD DE LAS PYMES

Con datos de 2021, la ratio de endeudamiento respecto al patrimonio neto creció 10 puntos porcentuales a lo largo de ese año, situándose en el 96%, ya que aumentó la necesidad de las pymes de acudir al crédito para sobrellevar las complicaciones financieras derivadas de la pandemia.

 

Por su parte, la rentabilidad neta sobre el activo se situó en el 3 % al cierre del año pasado y el informe estima que la cifra caerá en 2022 por el encarecimiento de los costes.



INDICADOR CEPYME

Además, Cepyme ha elaborado un indicador que valora la situación de las pymes mediante una nota entre uno y diez y que a cierre del año pasado fue un 5,2 de media, una calificación "apenas aceptable", según el estudio.

El indicador discrimina entre pequeñas empresas, para las que la nota fue un 5, y medianas, cuya calificación fue un 5,4.

Esa media se obtiene por el cociente de las notas de 15 variables, divididas en cinco categorías: actividad, costes, crédito, solvencia y competitividad.

El indicador toma los últimos ocho trimestres y define un rango de valores para cada variable, asignando una puntuación de 10 al mejor resultado posible (por ejemplo, el mayor crecimiento de ventas) y una de 1 al peor (por ejemplo, el mayor incremento de los costes), para después calcular la calificación de cada trimestre de manera proporcional.

A cierre de 2021, la puntuación de la actividad de las pymes (incluyendo las ventas) fue un 4,5; la de los costes, un 3,1; la de crédito bancario, un 5,6; la de solvencia, un 7,7 -Cepyme achaca el buen resultado a la moratoria concursal-; y la de competitividad, un 5,2.

La inflación disparó la facturación de las pymes un 20% el primer trimestre
Comentarios