lunes. 22.07.2024

El presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri, ha afirmado este martes que uno de los principales retos del sector financiero es la reputación. Pese a la mejora de los últimos años, “tenemos mucho camino por recorrer” y, como sector, “tenemos que seguir esforzándonos en comunicar mejor nuestra realidad y nuestra utilidad a la sociedad”.

“El futuro de un sector, de una empresa o de un proyecto, su supervivencia, su sostenibilidad en el tiempo depende de que la sociedad lo encuentre útil y de que la sociedad quiera que exista”, ha asegurado durante su intervención en el ‘XL Seminario APIE Santander’, bajo el título ‘La economía de la democracia. De la transición y la entrada en la UE hasta la crisis de la pandemia’.

Goirigolzarri se ha referido además de a la reputación, a otros dos desafíos a los que tiene que hacer frente el sector financiero: el cambio de hábitos de los clientes unido a la evolución de la tecnología, y la mejora de la rentabilidad.

Sobre el primero, ha señalado que “los clientes siguen modificando sus hábitos a la hora de relacionarse con su banco, siguen acelerando su digitalización, y nosotros debemos dar una respuesta”. En cuanto al reto de la rentabilidad, ha explicado que es cierto que la recuperación del terreno positivo de los tipos de interés ha tenido como consecuencia una mejora de la rentabilidad del sector, aunque sigue estando por debajo del coste de capital del sector, y las cotizaciones de los bancos continúan estando por debajo del valor en libros.

El presidente de CaixaBank ha aprovechado su intervención para dejar claro que existen enormes diferencias entre la situación de la banca regional americana, con entidades que han presentado dificultades en los últimos meses, y el sistema bancario europeo y, en concreto, el español. Diferencias, ha dicho, en términos de modelo de negocio de las entidades y de regulación y supervisión.

En todo caso, ha comentado la necesidad de contar en Europa con un sector financiero, no sólo muy solvente y con una gran liquidez, sino con entidades de mayor masa crítica, “que puedan competir con los grandes bancos americanos o asiáticos, y de este modo tener la capacidad de financiación suficiente para apoyar el crecimiento europeo”.

Sobre el contexto europeo, ha expresado también que “la Unión Bancaria permanece incompleta y la Unión del Mercado de Capitales es incipiente”. En concreto, ha abogado por “culminar” el Fondo de Garantía de Depósitos común.

Según Goirigolzarri, “la inexistencia de una unión bancaria y un mercado único de capitales tiene impacto a todos los niveles: deja sin cerrar un problema importante para los países europeos, como es el riesgo de fragmentación, con su consiguiente efecto en las primas de riesgo; y la falta de una unión real es un obstáculo para la consolidación bancaria, ya que no permite aprovechar economías y sinergias a nivel europeo”.

Goirigolzarri destaca el reto de mejorar la reputación de la banca