miércoles. 29.05.2024

 

La Universidad de las Islas Baleares ha impulsado la puesta en funcionamiento de una red de sensores para detectar la presencia de Triatoma infestans, el insecto que transmite el parásito causante de la enfermedad de Chagas, en la zona del Chaco, en Paraguay. Esta iniciativa ha sido galardonada recientemente con el premio del MIT Technology Review para innovadores menores de 35 años de Paraguay y Bolivia 2016. El galardón ha recaído en el investigador Federico Gaona, de la Universidad Nacional de Asunción, uno de los investigadores con los que ha colaborado la UIB en el marco del proyecto de cooperación universitaria al desarrollo que ha hecho posible esta red de sensores.

 

Un equipo de investigadores de la UIB liderado inicialmente por el doctor Bartolomé Serra, catedrático de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial de la UIB, inició una colaboración en 2008 con la Universidad Nacional de Asunción en el marco de las convocatorias anuales de ayudas para proyectos de cooperación universitaria al desarrollo de la Oficina de cooperación al desarrollo y Solidaridad de la UIB.

 

El proyecto inicial tenía como objetivo fortalecer la Facultad Politécnica de esta universidad impartiendo diferentes seminarios sobre sistemas informáticos y de comunicaciones, y sobre la evaluación y la gestión del comportamiento de las redes inalámbricas en el marco de su programa de posgrado de Informática. Los primeros resultados de este proyecto se dejó entrever cuando la Universidad Nacional de Asunción fue seleccionada como sede de la Conferencia Latinoamericana de Informática (CLEI 2010).

 

A raíz de la colaboración entre las dos universidades, y fruto de una demanda de la Facultad Politécnica de la Universidad paraguaya, en 2008 se puso en marcha un trabajo conjunto de investigación aplicada con el objetivo de diseñar y desarrollar un sistema automatizado para detectar la presencia del insecto transmisor del parásito que causa la enfermedad de Chagas.

 

En la actualidad, el proyecto ya empieza a ser una realidad sobre el terreno. Se ha establecido una red de sensores en diferentes comunidades rurales de la zona del Chaco, que se está monitorizando y enviando señales en Asunción, ubicada a más de 800 kilómetros de donde se encuentra la base de datos.

 

Gracias al proyecto impulsado por los investigadores de la UIB se fortalece el control del parásito y el vector que lo transmite, que es una de las estrategias más efectivas para frenar esta enfermedad. La enfermedad de Chagas afecta a entre seis y siete millones de personas en todo el mundo, la mayoría de ellos en América Latina, según datos de la Organización Mundial de la Salud. La causa de la enfermedad es un parásito llamado Trypanosoma Cruzi, que se transmite mediante la picadura de insectos como el Triatoma infestans. La enfermedad sólo se puede curar si se administra el tratamiento adecuado en los primeros momentos de la infección. En caso contrario, la enfermedad se convierte en crónica, y los afectados pueden sufrir alteraciones cardíacas, digestivas y neurológicas graves a medida que el parásito se aloja en el corazón, el esófago y el colon y en daña los tejidos.

Premio a la innovación para un proyecto de cooperación universitaria de la UIB
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad