lunes. 26.09.2022

Los profesionales de la psicología llevan acompañándonos durante décadas y, desde hace mucho, siempre se han visto como el recurso que está ahí en caso de complicados problemas a nivel emocional o de salud mental. Sin embargo, la realidad es que sus posibilidades van mucho más allá tanto a nivel familiar como de pareja. No solo son personas que pueden ayudar a dos personas que están pasando por una mala racha en su relación, o a dos padres que no saben cómo llevar el timón de una familia.

 

Pueden hacernos sentir bien, o incluso darnos ciertas claves para controlar con mayor eficacia situaciones complejas. Pueden hacer mucho sobre todo a la hora de cuidar la unión de la familia. ¿Cómo? Eso es precisamente el punto que queremos abordar.

 

Por qué es aconsejable recurrir a psicólogos en una familia

Desde hace mucho tiempo, la idea de acudir a este tipo de especialistas se ha estigmatizado considerablemente, se ha interpretado como la existencia de un grave problema en la mente de una persona, de cualquier tipo de trastorno que hace que sea necesaria ayuda. Lo cierto es que no es así, estos profesionales están ahí para ayudar, por supuesto, pero a veces no hace falta padecer ningún trastorno, sufrir insomnio o tener un trauma enquistado para disfrutar de las bondades de sus servicios. A veces, simplemente hace falta una persona experta escuchando.

Trasladando todo esto al ámbito familiar, resulta que acudir a Psicólogos Online como los que hay en Mallorca, especializados en terapias de pareja o incluso en terapias familiares, puede venir genial para toda la familia al completo. Puede parecer una locura a simple vista, sobre todo por ese prejuicio que sobrevuela a la sociedad todavía, pero, a veces, una mera cita con este tipo de expertos puede hacer que todo vaya mucho mejor en la familia.

 

¿Cómo exactamente? Es fácil hablar de las bondades de acudir a consultas psicológicas sin concretarlas, pero eso no va a pasar aquí. A continuación, vamos a ver varios pilares clave para el bienestar ya no solo personal, sino también familiar o incluso a nivel de pareja, que se refuerzan gracias a estos expertos:

 

Mayor bienestar emocional

Uno de los efectos más inmediatos de acudir a cita con estos profesionales es que la persona se siente mucho mejor a nivel emocional. Hay que dejar atrás la idea de que el psicólogo es a quien se acude para soltar todos los problemas y frustraciones que se tienen, todo lo contrario, está ahí para abordarlos contigos y tratarlos desde diferentes puntos de vista para entenderlos o incluso verlos de otra forma. Al final, esto lo único que hace es contribuir al bienestar.

Se habla en confianza, sin miedo a ser juzgado, ya que es algo que un buen profesional nunca debe hacer. Gracias a esto, el mero hecho de poder hablar exactamente de cómo se siente una persona sin miedo alguno, es algo que permite liberar una enorme carga emocional, que quita ese potente lastre que a más de uno le impide alcanzar la liberación que desea. Esto es justo lo que se conoce como catarsis, y deriva en un mayor bienester emocional que te permite disfrutar mucho más de la compañía de tu familia.

 

Mejor manejo de la situación

Hablar con el psicólogo no es algo que sirva solo para conseguir esa catarsis que lleva a una mayor estabilidad emocional, también sirve para obtener las herramientas adecuadas para manejar cualquier situación en el día a día. Aunque lo ideal es que la rutina diaria se desenvuelva con total normalidad, es normal que surjan conflictos de tanto en cuando, y mucho más en el ámbito familiar, con tantas personalidades distintas que puedan acabar chocando.

Afortunadamente, los psicólogos expertos pueden ayudar a abordar este tipo de situaciones con algo más de perspectiva. De hecho, el trato con ellos sirve para aprender a gestionar mejor momentos complicados a nivel emocional. Es más, las sesiones pueden incluso ayudar a instaurar una serie de pasos aconsejables para abordar estos momentos más inusuales y, en ocasiones, incluso bastante más tensos de lo habitual.

 

Fomento de la comunicación

Otro de los grandes aspectos positivos de acudir a centros psicológicos con cierta periodicidad es que ayudan a las personas a abrirse más. La comunicación entre profesional y paciente sirve para que este último pueda convertirse en una persona mucho más comunicativa también con los demás, y eso es importantísimo en una familia. Poder hablar entre todos sin tapujos y con normalidad es imprescindible para que todo fluya y reine la paz.

 

La comunicación es imprescindible en la pareja y en la familia, y es algo que se alimenta acudiendo al psicólogo. Otro punto realmente positivo, porque sirve para descubrir que es algo que no debe ser bloqueado por nada, que se puede hablar de prácticamente todo con las formas y el acercamiento adecuado. Algo que, ciertamente, va bastante ligado al punto anterior sobre manejo de situaciones. En realidad, todo va de la mano cuando hablamos de las bondades de acudir a estos especialistas.

 

El de la Psicología es un campo repleto de ramificaciones y posibilidades. De nuevo, yendo al ámbito familiar, no es difícil ver por qué es tan positiva. Como hemos comprobado, y demostrado, la idea de acudir a psicólogos en busca de ayuda porque se tenga algún problema mental es algo obsoleto, anticuado y hasta molesto en la actualidad. Los servicios de estos especialistas en la psique humana no hacen más que construir puentes entre las personas, más allá incluso de la búsqueda del bienestar individual.

 

Algo que encaja perfectamente en lo que ayuda a una familia a estar más unida. Si todos los integrantes de esta pueden hablar tranquilamente entre ellos, saben gestionar bien situaciones complicadas y se encuentran en un buen estado a nivel emocional, al final todo da pie a un entorno de lo más constructivo, sano y seguro para cualquier persona que forme parte de la familia. Todo suma en este sentido, sobre todo de cara a sentirse mejor.

¿Es buena idea acudir a un psicólogo para cuidar la familia?
Comentarios