jueves. 06.10.2022

 

La eyaculación precoz es uno de los problemas que más preocupan al hombre en lo que a su actividad sexual se refiere (por delante de la disfunción erectil, ya que ésta tiene más fácil solución). Los problemas eyaculatorios pueden producir serios problemas psicológicos, por lo que a continuación os presentamos una serie de ejercicios (que no tienen que ver con medicamentos nocivos contra nuestro cuerpo) que os pueden ayudar a controlar la eyaculación y que se pueden hacer con nuestra respectiva pareja:

  • Ejercicios de masturbación: el primer tratamieto para combatir la eyaculación precoz consiste en masturbarnos hasta el momento antes de eyacular, y repetir el proceso varias veces. De esta manera controlaremos más la sensibilidad de nuestro pene. Por supuesto, es un ejercicio placentero que podemos realizar también con nuestra pareja.
  • Ejercicios mentales: pensar en otras cosas es un remedio clásico y que puede ser una fácil solución de la eyaculación precoz, pero no cualquier cosa vale. Debemos alejar de nuestra mente los pensamientos negativos hacia nosotros mismos del tipo "otra vez se va todo al traste por mi culpa", y evocar simplemente otras imágenes o recuerdos que nos ayuden a retrasar la eyaculación.
  • Ejercicios de Respiración: la respiración, relacionada directamente con nuestro ritmo cardiaco, es uno de los factores más relevantes a la hora de eyacular, por lo que, si bien es cierto que los factores anteriores son importantes, controlar la respiración es igual e incluso más importante que todo lo anterior.
  • Controlar la penetración: dentro del pene, el glande es la parte más sensible y, por tanto, la que nos facilita en gran medida la eyaculación, por lo que para favorecer el retraso del orgasmo es conveniente realizar movimientos profundos y lentos, y evitar en la mayoría de lo posible los movimientos rápidos, que favorecen en gran medida la fricción.
  • Conocer el músculo PC: su nombre completo es músculo pubococcigeo. Este músculo es el encargado de expulsar el semen. Lo ideal es localizar los gestos relacionados con el control de este músculo y contraerlo y relajarlo repetidas veces para mejorar nuestro control sobre la eyaculación. Es un músculo que actúa también durante la micción, por lo que podemos aprender a localizarlo y controlarlo aprovechando estos momentos, que son más repetidos a lo largo del día.
  • Mezcla de ejercicios: todos los ejercicios anteriores van relacionados implícitamente con la tensión arterial, que es la gran protagonista a la hora de eyacular. Combinar todos los ejercicios anteriores, o varios de ellos, siempre que podamos, repercutirán en una mejora de salud general y una mejora en el control de nuestra eyaculación de manera particular.


Si todos estos ejercicios no surten efecto de una manera notoria, siempre está la opción natural de acudir a un especialista, que estudiará nuestro caso en particular y nos recomendará la mejor solución de cara a nuestro caso, ya que la eyaculación precoz no siempre tiene que ver con factores físicos, la psique también es muy importante, así como encontrar la verdadera raíz de nuestro problema sexual actual.

¿Cómo enfrentar la eyaculación precoz en pareja?
Comentarios