domingo. 03.12.2023

La jornada semanal de 37,5 horas por la que abogan en su pacto para un posible próximo Gobierno PSOE y Sumar reduciría el tiempo de trabajo de 338.000 asalariados en Baleares, según los cálculos de CCOO.
 

El gabinete económico confederal del sindicato ha hecho una estimación del número de trabajadores que podrían beneficiarse de la medida en las diferentes comunidades, un cálculo en el que se ha excluido a los trabajadores del sector público, que en su mayoría ya trabajan 37,5 o menos horas a la semana.
 

El 91% de la población asalariada a tiempo completo tiene pactadas jornadas semanales de más de 37,5 horas, por lo que la aplicación de la medida acordada por los partidos de izquierdas que tratan de reeditar su coalición de gobierno alcanzaría en las islas a unas 338.000 personas, indica CCOO en un comunicado.
 

El sindicato apoya la propuesta porque "la reducción de la jornada laboral máxima favorece a las personas trabajadoras que no están protegidas por ningún convenio colectivo", y además "tendría un efecto positivo de arrastre sobre el conjunto de jornadas pactadas en los convenios colectivos".
 

Insiste en que, pese a las críticas de la patronal, la reducción de la jornada máxima ayudará a crear trabajo, incrementará la productividad y facilitará la conciliación familiar a los trabajadores.
 

CCOO responde al conseller de Empleo balear, Alejandro Sáenz de San Pedro, que este martes rechazó el recorte de la jornada laboral por entender que no se ajusta a la realidad del archipiélago: "En un momento en el que los datos económicos son positivos y hemos acabado una temporada turística más larga y con más empleo, es necesario pensar en el bienestar de la clase trabajadora".

Casi 340.000 trabajadores se beneficiarían de la jornada semanal de 37,5 horas en Baleares