domingo. 14.08.2022

El renting de coches, durante mucho tiempo, se ha planteado como una solución ideal para empresas. Sin embargo, desde hace unos años, ha empezado a cambiarse la perspectiva y a descubrirse que el renting para particulares también es una opción interesante. Tanto es así que, aunque el sector del automóvil y del renting han registrado un menor número de matriculaciones en los últimos meses, este último ha ganado más peso dentro del mundo del motor.

 

En mayo de 2022, el renting abarcaba el 25,30% de las matriculaciones, por encima de las cifras registradas en el mismo mes de 2021. Puede que el número total baje, pero su relevancia aumenta, y no es para menos. A nivel profesional es una solución ventajosa, pero a nivel personal también lo es. Solo hay que ver cuáles son las facilidades para ahorrar que ofrece el renting de coches para particulares. Y eso es precisamente lo que vamos a hacer aquí.

 

¿Cómo te ayuda a ahorrar el renting de coches?

El renting barato para particulares permite contratar coches sin entrada a un buen precio de mercado. Y con esa, ya tienes una muy buena carta de presentación. El precio habitual a pagar para empezar a tener un vehículo se borra de un plumazo cuando optas por esta opción, de hecho, hay otros costes habituales de los vehículos que se descartan por completo al optar por el renting. Precisamente ahí es donde radica la fórmula de su éxito, en que el ahorro que consigue no solo afecta a profesionales, también a los particulares.

 

Pero, lejos de quedarnos ahí, vamos a ver exactamente cómo el renting de coches te ayuda a ahorrar y recortar costes. Tardarás poco en darte cuenta de que es una fórmula que gana atractivo por momentos y que su crecimiento en España tiene razones de peso. Vamos a ver cómo el renting de coches puede ser una herramienta de ahorro ideal.

 

Olvídate de pagar seguro

Uno de los primeros aspectos a pagar cuando se adquiere un vehículo es el seguro obligatorio. Necesitas contratar una póliza que se encarga de cubrir ciertos aspectos esenciales como la responsabilidad civil en caso de accidente, amén de otras coberturas necesarias en caso de causar daño a terceros. Con el renting, este aspecto desaparece por completo.

 

La cuota mensual o periódica que se abona por el vehículo ya incluye el seguro, por lo que tienes que olvidarte del abono de la cuota. Además, su presencia en el total a pagar es mucho más reducida de lo que supondría en caso de contratar uno para tu coche. Es un gasto que ahorras sin prescindir de sus características. Te llevas lo mejor, renunciando a lo peor.

 

El mantenimiento tiene coste nulo

Comprar un coche implica asumir que habrá que ir al taller. Sea para las revisiones periódicas, para pasar por la ITV, para arreglar algo que se ha deteriorado... Al final, siempre hay que pagar por reparaciones o labores de mantenimiento, salvo que acudas al modelo del renting. Aquí no se paga por las sesiones de taller ni por las reparaciones. El servicio se ha diseñado para absorber ese gasto para la tranquilidad del cliente.

 

Como decíamos antes, te llevas lo mejor mientras renuncias a lo peor. En caso de accidente o de cualquier fallo, puedes despreocuparte totalmente, la empresa asume los gastos y se encarga de ello. Además, te puede ofrecer otros vehículos como alternativa mientras tanto, u otro coche exactamente igual para que no tengas que adaptarte. Es una comodidad absoluta, y también un ahorro enorme.

 

Facilidad de renovación del vehículo

Cuando pasa cierto periodo de tiempo, cabe la posibilidad de que renueves el vehículo de renting si lo deseas. Esta transición no implica un sobreprecio a abonar para cubrir la entrada, cosa de la que ya hablamos antes, ni tampoco supone un pago final por cierre de contrato. Nada de eso, simplemente tienes que escoger el coche que quieres y, si has cumplido el tiempo establecido en el contrato de renting del anterior, podrás cambiar a este sin problema alguno.

 

Esto te permite tener acceso a un mayor abanico de automóviles sin temer por el pago de las entradas, de los préstamos o de los intereses. Todo se reduce a una cuota mensual con la que, además de tener tu vehículo, tienes toda la tranquilidad de ahorrar sabiendo que cuentas con seguro y reparaciones..

 

En definitiva, el renting para particulares es un modelo bastante curioso y que cada vez está ganando más visibilidad. Abre la puerta a otra forma de abordar el mercado del automóvil, sin impuestos de circulación, sin seguros, sin pagos de talleres, sin revisiones de ITV, sin todo eso que puede convertir en un engorro el ser propietario de un coche, pero con todas las bondades que brinda tener un automóvil. ¿Entiendes ya por qué ayuda tanto a ahorrar dinero?

¿Es el renting de coches una buena herramienta de ahorro para particulares?
Comentarios