jueves. 18.07.2024

El director general de Energía y Cambio Climático, Pep Malagrava, durante la visita a la comunidad energética de Binissalem, ha informado de que la línea P5.L4 del Plan de Inversiones en Transición Energética de las Illes Balears (PITEIB) para crear comunidades energéticas se ha abierto este lunes 26 de septiembre y permanecerá abierta hasta el 30 de junio de 2023.

Además, ha avanzado que la próxima semana se aprobará la puesta en marcha de la segunda convocatoria del PITEIB, de 10 millones de euros, centrada en actuaciones integrales de autoconsumo, eficiencia y movilidad eléctrica para la Administración local y que está prevista en la línea 2 del programa 4.

Hay que señalar que esta línea para comunidades energéticas es la primera que el Govern pone en marcha después de la llegada del PITEIB, un plan dotado con 233 millones de euros exclusivos para la transición energética de las Illes Balears y que están enmarcados dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, «España puede», que se ha llevado a cabo conjuntamente con el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Esta convocatoria establece cuatro programas de incentivos centrados en fomentar las instalaciones de autoconsumo renovable y fomentar las instalaciones de almacenamiento, pero también de fomento de la adquisición de vehículos eléctricos de uso exclusivo para miembros de la comunidad (coches, motos, bicis o patinetes) o la instalación de puntos de carga. 

La línea de comunidades energéticas está recogida en el quinto programa del PITEIB, que prevé la inversión de 68 millones de euros para la generación y el almacenamiento de energías renovables distribuidas y que sean socialmente justas. Concretamente, la línea 4 de este programa prevé un presupuesto de 20 millones de euros para establecer comunidades energéticas, instalaciones clave para avanzar en el proceso de democratización de la energía en las Illes Balears y que tiene como objetivo el empoderamiento de la ciudadanía como partícipe de este proceso.

Pueden ser beneficiarias las comunidades de energías renovables, las comunidades ciudadanas de energía, las comunidades de propietarios, las asociaciones empresariales y las entidades sin ánimo de lucro, en adelante, comunidades energéticas, que cumplan como mínimo los requisitos de estar legalmente constituidas y que tengan un mínimo de 3 miembros diferentes.

Además, en función de su actividad económica o la de sus miembros, se distinguen dos tipos de beneficiarias: aquellas sin actividad económica —que serían las comunidades energéticas que no realicen, ni ellas ni ninguno de sus miembros, una actividad económica por la cual ofrezcan bienes y/o servicios en el mercado y que puedan mantener esta condición durante cinco años a contar desde el pago de la ayuda— y aquellas beneficiarias con actividad económica.

Las cuantías de las ayudas dependerán de si la comunidad energética tiene o no actividad económica. En caso de que no tenga actividad económica (en este caso hablamos de entidades sin ánimo de lucro) sería del 75 %. Así mismo, en el caso de adquisición de vehículos, las ayudas pueden llegar hasta 8.500 € para adquirir un coche eléctrico, 2.000 € para  una moto o 700 para una bici eléctrica. 

Comunidades energéticas en las Illes Balears

En las Illes Balears actualmente hay tres proyectos de puesta en marcha de una comunidad energética con participación pública. Una se encuentra en Sant Lluís (Menorca) y las otras dos están situadas en Calvià y en Marratxí (Mallorca). Además, el primer proyecto de energía comunitaria es el que se encuentra en Binissalem.

El director general de Energía y Cambio Climático ha apuntado que «hoy es un día muy especial porque empieza el desarrollo del Plan de Inversiones para acelerar la Transición Energética de las Illes Balears, puesto que esta convocatoria es la primera que ponemos en marcha dentro de este plan y lo hacemos para replicar proyectos como el que hoy visitamos en Binissalem, que ha recibido el apoyo del IDAE. Desde la aprobación del paquete de fondos europeos y el diseño del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, el Govern de las Illes Balears ha querido aprovechar esta oportunidad para conseguir inversiones dedicadas a acelerar la transición energética de las Illes Balears, una transición que, además, queremos que sea socialmente justa».

La comunidad energética comunitaria que estará situada en Binissalem recibió el reconocimiento del IDAE del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, como único proyecto piloto singular de comunidad energética en Mallorca, y cuenta con una ayuda económica del programa de incentivos CE‑IMPLEMENTA de 77.788 euros. Gracias a esta ayuda, se contribuirá a impulsar la instalación de más de 150 kWp de autoproducción colectiva, y se posibilitará así que más de 400 personas y pequeñas empresas puedan beneficiarse de energía eléctrica renovable, local y hasta un 40 % más económica que el precio de mercado.

El presidente de Som Serveis Energètics, Guillem Solivelles, ha indicado que «Som Serveis Energètics es una comunidad energética con la forma jurídica de cooperativa sin ánimo de lucro, que quiere contribuir, desde el punto de vista local, a una transición energética sostenible y justa, desarrollando proyectos de producción de energía renovable en Mallorca, financiados de manera colectiva, el primero de los cuales es “Som BiniSolar”».

La comunidad energética del polígono empresarial de Sant Lluís es la primera que se ha constituido en Menorca y cuenta con la participación de 13 empresas, del Instituto Balear de la Energía (IBE) y del Ayuntamiento de Sant Lluís, además del apoyo de Menorca Preservation, que ha financiado el equipo técnico para la creación de esta entidad.

Esta será la primera comunidad energética ubicada en un polígono empresarial, y cuenta con una inversión inicial ya comprometida de 150.000 euros por parte del IBE. En Mallorca, por su parte, se firmó el pasado mes de noviembre un convenio de colaboración entre el Govern, el Ayuntamiento de Marratxí y ASINEM para el desarrollo de comunidades energéticas en el polígono industrial del municipio. Así mismo, en Calvià se constituyó la primera comunidad energética de energías renovables que beneficiará directamente la ciudadanía de toda una zona residencial gracias a un proyecto impulsado por la Dirección General de Energía y Cambio Climático, a través del Instituto Balear de la Energía (IBE), que cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Calvià, y que se ubicará en la urbanización de Es Galatzó.

El Govern abre la línea de ayudas para comunidades energéticas dotada con 20M€