domingo. 14.08.2022

A poco más de una década del lanzamiento de la primera bitcoin, para muchos aún sigue siendo un misterio de qué se trata el mundo de las inversiones en criptodivisas. Con o sin entendimiento, en todos los portales se habla de ellas: que son volátiles, impredecibles o contaminantes. Lo cierto es que las monedas digitales llegaron para cambiar la forma en que se realizan las transacciones y, desde que aparecieron, su valor no ha parado de subir.

 

Es así que la posibilidad de apostar en criptomonedas genera ansiedad a los inversionistas más curiosos, a los entusiastas y a los novatos a quienes les urge saber si se les ha pasado el tren de la ganancias criptográficas, sobre todo cuando leen que el mercado marcha bien.  Por esta razón, dejamos aquí 3 motivos por los que podrías pensar que aún no es tarde para apostar en criptomonedas.

 

3 razones por las que no es tarde para invertir en criptomonedas

1.   Inflación

¿Hay algún país en el mundo en el que no se sufra la inflación? Los precios suben año tras año, y los bancos centrales imprimen más moneda papel, lo que significa que nuestro dinero físico vale cada vez menos. En este sentido, la criptografía no se ve afectada por la inflación, ya que existe un número finito de Bitcoins. Al ser una cantidad limitada, invertir en criptomonedas podría ser una alternativa a las monedas fiduciarias con tendencia a la inflación.

 

2.   Monedas alternativas en pleno crecimiento

Puede que las bitcoins hayan aparecido hace 10 años y eso nos haga sentir que es tarde para invertir. Sin embargo, hoy en día existen innovaciones criptográficas que se encuentran en pleno desarrollo y, en consecuencia, significa que aún hay terreno virgen donde poder invertir. Un ejemplo de esto son los NTF o tokens no fungibles. Se trata de activos digitales únicos que no se pueden cambiar por otra cosa, y pueden referirse a piezas de arte o bienes virtuales.

 

Otro ejemplo son las monedas alternativas o meme coins, que se encuentran en las primeras etapas de crecimiento, como Shiba Inu Coins, un token que nació en 2020 y que ha tenido un crecimiento exponencial en este poco tiempo.

 

3.   Descentralización y transparencia

El concepto principal de las criptomonedas es la descentralización en relación a cualquier banco. Por lo tanto, ninguna entidad financiera tiene control sobre las cripto por lo que no pueden ser manipuladas. Esto hace que las transacciones sean anónimas, más seguras y transparentes, ya que quedan registradas en la cadena de bloques de forma permanente e inalterable y cualquier persona puede acceder a ella. Cabe destacar que lo que queda registrado es la transacción y no los datos de quien realiza la transacción. Además, al no pertenecer a ningún gobierno o entidad financiera, se puede practicar el trading desde cualquier país.

 

 

Volatilidad: el factor que todos temen

Lo que más preocupa son las subas y bajas repentinas de los precios de Bitcoin. Los expertos dicen que no vale la pena prestar demasiada atención a estos picos diarios, que lo importante es ver el crecimiento a largo plazo. Por otro lado, y pensando nuevamente a favor de las criptomonedas, no es necesario entrar con un gran capital (como lo sería, por ejemplo, invertir en un inmueble). En el caso de que no corra bien, este método de inversión no implica una gran pérdida de dinero. A pesar de las subas y bajas repentinas, muchos adeptos a las criptomonedas generaron grandes ganancias a partir de un pequeño capital inicial.

 

Con buen entendimiento, las bitcoin o cualquier otra moneda virtual puede tener un buen retorno de inversión. Sin embargo, como en cualquier otro tipo de negocio, especular es difícil y por eso es importante invertir solo en lo que se sienta seguro.

 

Foto de Karolina Grabowska en Pexels

Invertir en bitcoins: ¿aún vale la pena en 2022?
Comentarios