martes. 21.05.2024

La Conselleria de Agricultura, Pesca y Medio Natural, a través la Dirección General de Calidad Agroalimentaria y Producto Local, ha publicado los datos de comercialización de los vinos con marca de calidad de las Illes Balears, unos datos que comprenden la producción de los vinos de la Denominación de Origen (DO) Binissalem y la Denominación de Origen (DO) Pla i Llevant, y el Vino de la Tierra Mallorca, Vino de la Tierra Illa de Menorca, Vino de la Tierra Eivissa, Vino de la Tierra de Formentera, Vino de la Tierra Serra de Tramuntana y Vino de la Tierra Illes Balears.

El 2023 se vendieron un total de 50.414 hectolitros de vino con marca de calidad de las Illes Balears. Aunque supone, porcentualmente, un 5,6% menos que las ventas del ejercicio anterior, hay que explicar que «el 2022 fue excepcional porque se sacó todo el stock del COVID. Si nos fijamos solo en la tendencia anterior a la pandemia, podemos comprobar que los datos de comercialización continúan subiendo año tras año», ha explicado el director general de Calidad Agroalimentaria y Producto Local, Joan Llabrés.

Además, y en este sentido, el valor económico de los vinos de calidad de las Illes Balears es el más alto de la historia y se sitúa en los 42.411.358 euros, un 2,7% más que el 2022, cuando se facturaron 41.283.924 euros.

Al detalle, y respecto a los datos de 2022, la DO Binissalem ha vendido 6.421 hectolitros, un 11,6 % menos respecto de 2022, y los vinos de la DO Pla i Llevant disminuyen un 8,2 %, y pasan de los 10.317 hectolitros vendidos en 2022 a los 9.469 hectolitros vendidos en 2023.

Si nos fijamos en otras denominaciones de origen nacionales que ya han publicado sus datos, la DOP Rioja cerró el 2023 con un 5,18 % menos que el 2022, y Ribera del Duero, con unas cifras de comercialización que han bajado un 10 % respecto a 2022. Esto confirma la tendencia descendente de ventas que ha sufrido todo el sector a nivel nacional.

En cuanto a los vinos de Vino de la Tierra, respecto a 2022, se han vendido un 3,6 % menos, pasando de los 35.813 hectolitros del 2022 a los 34.524 hectolitros del 2023. Al detalle, Vino de la Tierra Mallorca ha comercializado 29.155 hectolitros; Vino de la Tierra Illes Balears ha vendido 2.732 hectolitros; Vino de la Tierra Eivissa comercializó 981 hectolitros y Vino de la Tierra Serra de Tramuntana, 125 hectolitros.

En cambio, han subido de manera muy notable las ventas de Vino de la Tierra Illa de Menorca, con un 22,3 % más que en 2022, pasando de los 1.104 hectolitros a 1.350 hectolitros el 2023. También han aumentado las ventas de Vino de la Tierra de Formentera; concretamente, un 18,1 %, pasando de los 154 hectolitros de 2022 a los 181 hectolitros de la última campaña.

Por tipo de vino, mientras que las ventas de vino tinto han bajado un 14,6%, ha aumentado un 8,9% la comercialización del vino rosado, para responder a la demanda del mercado, y se mantiene estable la comercialización del vino blanco, con una bajada del 0,8% respecto al 2022.

En cuanto a los principales compradores, hay que señalar que el mercado de las Illes Balears ocupa el primer lugar, puesto que se han vendido 40.446 hectolitros de vino, lo cual supone el 80,2% de las ventas globales. El mercado exterior se convierte en el segundo destino de los vinos de calidad de las Illes Balears, con una comercialización de 8.453 hectolitros, lo que supone el 16,8% de la comercialización total.

En el resto de España se vendieron 1.515 hectolitros. Entre los países más demandantes de vino de calidad de las Illes Balears, se encuentra Alemania con un 64,4%, subiendo un 4,8 % respecto de 2022, y Suiza, con un 15,1 %, un 3,4 % menos que el año anterior.

Nuevo récord de ventas de los vinos de calidad de Baleares: 42,4M€