miércoles. 07.12.2022
NORMATIVA

El plan de igualdad será obligatorio para las empresas de más de 50 trabajadores a partir del 7 de marzo

Las empresas más pequeñas están exentas pero si se les exige un registro salarial que determine la igualdad de salarios entre ambos sexos

Las sanciones por incumplir las obligaciones del Real Decreto de Igualdad van desde los 626 € hasta los 187.000 €

En marzo de 2019 se publicaba el Real Decreto de igualdad que establecía la obligatoriedad de implantar un Plan de Igualdad en empresas de más de 50 empleados. Desde ese momento se han ido llevando a cabo de manera escalonada la implantación de dichos planes empezando por las empresas de más de 150 trabajadores que debían cumplir esta exigencia antes del 7 de marzo de 2020, pasando por las empresas de más de 100 trabajadores que debían cumplir esta exigencia antes del 7 de marzo de 2020 y, por último, las empresas con más de 50 trabajadores, lo cierto es que todavía son pocas las que cumplen con esta exigencia.

 

Pero ojo, pues a partir del próximo 7 de marzo cualquier empresa que cuente con más de 50 trabajadores (lo que supone cerca de 46.000 empresas del tejido español) deberá disponer de un plan que garantice la igualdad real entre hombres y mujeres en todos los ámbitos del entorno laboral. Para ello no solo será necesario el diálogo y acuerdo con los representantes de los trabajadores sino que también será necesario realizar un diagnóstico previo en el que se recoja la situación a efectos de igualdad en la empresa.

 

Asimismo, no debemos olvidarnos de que, si bien las empresas de menos de 50 trabajadores no están obligadas a priori a contar con este plan de igualdad (sólo será así cuando la autoridad laboral obligue a ello en un procedimiento sancionador o cuando así lo recoge el convenio colectivo de aplicación), se les exige que cuenten con un registro retributivo o salarial que determine la igualdad de salarios entre ambos sexos en mismas tareas y puestos.

 

Así pues, un plan de igualdad es un documento extenso, complejo y personalizado para cada tipo de empresa, pues cada una tiene particularidades a tener en cuenta para justificar, argumentar y tomar medidas. Sin embargo, existen una serie de recomendaciones que se pueden tener en cuenta de manera general para esta labor:

 

En lo relativo a ofertas de empleo o procesos de selección de personal: revisar el lenguaje utilizado para que no sea sexista, realizar formación en igualdad o violencia de género para el personal de RR HH o encargado de realizar estos procesos y eliminar preguntas sobre el estado civil, hijos, matrimonio, estatura, peso o datos familiares de los candidatos/as.

 

También deben contar con una composición equilibrada entre hombres y mujeres, sin que sea inferior al 40% ni superior al 60%, aunque dependerá de la justificación y del sector. Además se llevarán a cabo actuaciones en fomento de la conciliación laboral y personal de los empleados y se impulsarán campañas de sensibilización y formación en materia de igualdad o acoso laboral para ambos sexos.

 

De la misma manera se debe fomentar la formación continua independientemente del sexo del empleado y las promociones internas en igualdad de condiciones.

 

También las empresas deben contar con un protocolo de acoso sexual y laboral en el que conste cómo se previene y cómo se ha de actuar en caso de que se produzca.

 

Dicho esto, si tu empresa se encuentra en alguna de las situaciones expuestas al inicio de este artículo, debe darse prisa en cumplir con estas exigencias, de lo contrario podrías exponerte a una serie de sanciones que pueden ir desde la falta grave, con multas de 626 a 6.250 €, a falta muy grave, que va desde los 6.251 € a los 187.515 €.


En palabras de Verónica Pedrón Pardo, consultora en igualdad, “aunque tu empresa no se encuentre dentro del grupo de obligadas por la ley, siempre es recomendable disponer de estos planes y es que, las medidas que se incluyen en ellos no solo mejoran el clima laboral y las relaciones entre compañeros sino que fomentan la igualdad entre mujeres y hombre, aumentan la satisfacción y autoestima de los empleados y contribuyen a mejorar la imagen de la empresa ante clientes, socios, inversores, autoridades y administraciones públicas".

 

Para ayudarnos a que la tarea sea más ágil podemos apoyarnos en distintas herramientas tecnológicas que, junto al conocimiento de un especialista en la materia, pueden conseguir reducir o eliminar la discriminación de género de nuestra empresa al tiempo que cumplimos con la normativa vigente y evitamos esas sanciones.

El plan de igualdad será obligatorio para las empresas de más de 50 trabajadores a...
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad