miércoles. 12.06.2024

Meliá Palma Marina celebró ayer el acto de conmemoración por el 50 aniversario desde su inauguración, el 1 de junio de 1974. Este icónico hotel ha sido durante cinco décadas un emblema de la hotelería en el Paseo Marítimo de Palma y un punto de encuentro para visitantes y residentes de la ciudad.
 

El hotel ha sido testigo y sede de innumerables eventos sociales, como bodas y comuniones, así como congresos y eventos corporativos, consolidándose como uno de los referentes de la historia del Turismo en Baleares. Durante su historia, ha sido sometido a diferentes renovaciones y cambios de marca. Llamado originalmente “Sol Palas Atenea”, el hotel adoptó posteriormente la marca insignia de la compañía, Meliá Hotels & Resorts, y fue hace 6 años cuando se acometió la última reforma, pasándose a llamar desde entonces Meliá Palma Marina.
 

En el acto conmemorativo del 50 aniversario se reunieron más de un centenar de personas, incluyendo autoridades, representantes de la sociedad civil, medios de comunicación, colaboradores y directivos de Meliá, así como miembros de la familia Escarrer.
 

Entre los asistentes, se encontraban también algunos de los primeros empleados del hotel: Melchor Bosch, primer director del hotel; Luis Morell, primer subdirector; Margarita Barceló, la primera gobernanta; y Miguel Vallespir, uno de los primeros conserjes, entre otros. Además, durante el evento, se proyectó un emotivo vídeo con testimonios de varios empleados y ex trabajadores que han sido parte de la historia del hotel.

 

Gabriel Escarrer Jaume, presidente y CEO de Meliá Hotels International, repasó la rica historia y transformación del hotel a lo largo de los años. Escarrer destacó que el Meliá Palma Marina ha sido siempre uno de los "hoteles bandera" de la compañía y un laboratorio de innovación para implementar numerosos programas y atributos de la marca, subrayando la continua búsqueda de la mejora de la experiencia del cliente que caracteriza a la compañía.

Escarrer compartió anécdotas memorables, incluyendo la inauguración inicial por el entonces Ministro de Turismo, Pío Cabanillas, y enfatizó el valor sentimental del hotel para la familia Escarrer. "A los que hablan de masificación o sobre-construcción, les garantizo que este hotel fue el último construido por nuestra familia, hace ya 50 años. Desde entonces, solo hemos promovido la renovación de nuestros hoteles en Baleares, apostando siempre por mejorar la calidad del destino," declaró Escarrer.
 

El evento también contó con la presencia de la coordinadora de Turisme del Ajuntament de Palma, Victoria Mateu; la directora insular de Turisme del Consell, Clara del Moral; y el conseller de Turisme del Govern, Jaume Bauzá. Todos ellos destacaron el papel crucial del hotel en la historia de la ciudad y su contribución al reconocimiento y reputación de Palma como destino turístico.
 

Asimismo, el Rotary Club ofreció un pequeño reconocimiento al hotel por ser sede de sus actos durante más de cuatro décadas. Joan Fageda, expresidente del club y exalcalde de Palma, entregó un obsequio de agradecimiento a Gabriel Escarrer en representación del club.

Meliá Palma Marina, el símbolo hotelero del Paseo Marítimo de Palma, celebra su 50...