miércoles. 17.08.2022

Las ruinas de Facebook Ads

undefined

Recuerdo cómo, en mis pinitos en redes sociales, ya se hablaba de lo desastroso que sería lo que entonces eran las bases del actual sistema algorítmico en los medios sociales. Ese que restringiría el alcance orgánico de los contenidos. “Es el fin para las empresas en Facebook” decían.

Pasó el tiempo y tanto empresas como creadores de contenido nos adaptamos a una nueva metodología, a expensas de que con cada actualización seguían restando más y más alcance. Desde hace dos semanas hemos visto como los resultados de los anuncios en Facebook Ads han caído drásticamente.

Como ya expliqué anteriormente en este mismo medio, Meta se hallaba en una situación complicada a raíz de las nuevas opciones de privacidad que Apple ofrecía a sus usuarios con el sistema operativo iOS 14.5 en adelante. Sistema que les permitía ahora bloquear el rastreo de su actividad en internet. Los vecinos de Silicon Valley no llegaron a un acuerdo al respecto y millones de empresas empiezan a sufrir las consecuencias. Sin este seguimiento, Meta desconoce los intereses de los usuarios de Apple.

En ese caso, la segmentación de las campañas publicitarias que realizan empresas en sus plataformas es inútil pues son incapaces de reconocer, y permítanme este símil como buen mallorquín, quien busca huevos y quien caracoles. Actualmente, se podría decir que nos debemos a la otra mitad, los sistemas operativos Windows, Android y demás.

Todo ello repercute en que el coste por resultado en Meta haya ascendido vertiginosamente para las empresas y, dependiendo de la demanda y el margen de beneficio del producto o servicio, invertir en publicidad puede ser una temeridad. En mi agencia Ideo Marketing Digital  hemos reportado de media una caída del 67% de los resultados de nuestros clientes en Facebook Ads, lo que ha propiciado trabajar de urgencia otras vías de venta.

Por suerte, nuestra metodología no se basa en las campañas promocionales y en su calendarización. La mayor parte del trabajo se centra en el B2B (el “boca a boca” de toda la vida) a base de desarrollar una serie de círculos en los que hacemos de escaparate para las empresas en la isla. Sumado a una forma de trabajo perpetua que busca aprovechar la actualidad, hemos podido adaptarnos mejor a la inmediatez que requerían estos cambios que repercuten directamente en el funcionamiento de los negocios.

Y más cuando, en muchos casos, hablamos de la pequeña y mediana empresa, esa que más está padeciendo la situación de crisis actual y venidera. Ahora toca aceptar estos cambios y reinvertarnos de nuevo, no quedarnos a esperar una solución. Lo hemos visto y comprobado, la necesidad de compra sigue estando ahí. Estamos vendiendo más que nunca fuera de los canales convencionales y, en pocos días, hemos mitigado el impacto de este contratiempo. A falta de segmentación, solo hay que encontrar la forma de llegar al público y ofrecerles nosotros mismos un mensaje más personal. Son tiempos menguantes e inciertos, solo la celeridad en adaptarse ya es una garantía de éxito

Las ruinas de Facebook Ads
Comentarios