jueves. 29.09.2022

La creciente demanda mundial de chips impulsa las exportaciones de Taiwán a un nivel sin precedentes

La demanda mundial de semiconductores, impulsada por el desarrollo de la tecnología 5G y el mayor consumo de dispositivos electrónicos desde el inicio de la pandemia de la Covid 19, sigue aumentando a un ritmo vertiginoso. Como consecuencia, Taiwán, con una posición privilegiada en la cadena de suministro, sigue viendo cómo sus exportaciones incrementan por quinto mes consecutivo. En el mes de marzo, las exportaciones crecieron un 33,3% hasta los 53.700 millones de dólares, según el Ministerio de Asuntos Económicos de Taiwan, datos récord.

 

Así mismo, se prevé que el fuerte crecimiento continúe por sexto mes, con unas previsiones al alza de un incremento de entre un 29,8% y un 33,7% en abril.

 

Los componentes necesarios para dispositivos de trabajo a distancia, equipos 5G, ordenadores y vehículos impulsaron el crecimiento de los pedidos a Taiwán que, aunque podrían disminuir conforme avance la vuelta a la normalidad en la mayoría de países y empresas, se están produciendo cuellos de botella en industrias como la energética y la automoción que podrían seguir manteniendo al alza la demanda.

 

Las cifras son la última señal de que Taiwán está emergiendo con fuerza tras dos años de incertidumbre de guerra comercial entre Estados Unidos y China y la pandemia mundial.

 

De momento, son muy buenas noticias para el país y las previsiones son excelentes: la empresa más grande de Taiwán, Taiwan Semiconductor Manufacturing Co, anunció la semana pasada que la escasez global de chips para industrias que van desde la fabricación de automóviles hasta la electrónica de consumo puede extenderse hasta 2022, por lo que el sector prevé que la demanda se mantenga alcista a largo plazo.

 

Ante la escasez de semiconductores, la UE está intentando alentar a Taiwán para que sus empresas del sector lleven a cabo inversiones para desarrollar la industria europea, lo que podría reforzar la posición de este pequeño país a nivel internacional.

 

Sin embargo, TSMC ha señalado recientemente que abrir nuevas fábricas en Europa o EE.UU. generaría un exceso de oferta y que actualmente, la producción nacional taiwanesa puede seguir absorbiendo la creciente demanda de semiconductores.

 

Actualmente, hay menos de una docena de empresas en el mundo que pueden fabricar chips utilizando tecnologías avanzadas para los ordenadores y dispositivos más potentes, pero Taiwán es el que ha desarrollado una industria más especializada, con empresas como TSMC, que es la única empresa capaz de fabricar chips de 12nm.

 

Teniendo en cuenta la concentración del sector y que hay algunos sectores todavía en auge que pueden impulsar la demanda de chips, es difícil saber a largo plazo cuál será la necesidad de estos componentes. En cualquier caso, Taiwán se encuentra en una posición privilegiada y puede utilizar su know-how como arma geopolítica en su búsqueda de mayor reconocimiento internacional.

La creciente demanda mundial de chips impulsa las exportaciones de Taiwán a un nivel...
Comentarios