jueves. 06.10.2022

Los alojamientos hoteleros y extrahoteleros de Baleares (apartamentos, casas rurales y albergues) registraron el pasado julio 12.480.378 pernoctaciones, un 0,2 % más que el mismo mes de 2019, y 2.260.544 viajeros nacionales y extranjeros, un 4,59% más que antes de la pandemia.

Según los datos provisionales de las encuestas de ocupación en alojamientos turísticos extrahoteleros que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE), el mes pasado se hospedaron en los hoteles baleares 1.896.178 viajeros, un 5,13% por encima de la cifra de 2019, y se registraron 10.503.073 noches en estos establecimientos, un 0,27% más.

En los apartamentos turísticos, el máximo de ocupación se dio en Baleares, con un 77,3%, un pico del 86,7% en Ibiza-Formentera y un 70,15% en Mallorca, mientras que la estancia media en estos establecimientos fue de 5,68 días en el archipiélago.

En este tipo de alojamientos, en Baleares se contabilizaron 308.669 viajeros, un 77,9% más que el mismo mes de 2021 y un 5,29% en comparación a julio de antes de la pandemia. Las pernoctaciones fueron 1.753.094, 888.890 más que el año anterior, y un 1,38% menos que en julio de 2019.

Por puntos turísticos con mayor pernoctaciones, destacan Ciutadella, en Menorca, con 217.015 pernoctaciones en apartamentos turísticos y 34.957 viajeros, 22.402 de ellos extranjeros. La estancia media fue de 6,21 días y el grado de ocupación fue del 86,23%.

También destacan Calvià, con 32.724 viajeros en apartamentos turísticos y 216.593 pernoctaciones. En cuanto a Alcúdia, los registros fueron de 30.450 viajeros en estos alojamientos, donde se contabilizaron 223.319 pernoctaciones, con una estancia media de 7,33.

Además, un total de 55.697 viajeros optaron por alojarse en establecimientos de turismo rural de Baleares, un 20 % más que antes de la crisis sanitaria, y se registraron 224.211 pernoctaciones, frente a las 195.635 noches del mismo mes de 2019.

Además, del total de 2.260.544 viajeros el pasado julio a Baleares, 1.274.986 eran residentes en el país.

En España, los alojamientos extrahoteleros alcanzaron las 21,8 millones de pernoctaciones, el 36,8 % más que un año antes y dos millones por encima de las de ese mes de 2019, antes de la pandemia.

Como viene ocurriendo desde el inicio de 2021, los precios siguen subiendo: un 12,6% en el caso de los apartamentos, que avanzan a tasas superiores al 10 %, con algún episodio aislado de menor crecimiento; el 5,5% en los cámpines y el 7,1% en las casas rurales.

El fuerte crecimiento de pernoctaciones se explica por el tirón de la demanda internacional, que subió el 135,8%, mientras que las noches consumidas por residentes cayeron el 1,1%, aunque siguen siendo más numerosas que aquellas (11,4 millones frente a algo más de 10,5 millones).

La subida de los internacionales se explica, sobre todo, porque partían de una base muy baja el año pasado, todavía muy afectado por las limitaciones y restricciones a los viajes en los distintos países como consecuencia de la covid.

LOS BRITÁNICOS, PRIMER EMISOR, PERO TODAVÍA MENOS QUE EN 2019

Las estancias en apartamentos turísticos aumentaron un 52% en julio en número de noches, hasta 9,92 millones de noches, en niveles semejantes a los de 2019.

También es similar a la de entonces la distribución entre residentes y no residentes, ya que en torno a dos tercios del total son extranjeros, aunque en este caso la subida sobre el año 2021 fue del 163,2% en tanto que los nacionales bajaron el 8,7%.

Más de 1,8 millones de no residentes procedían del Reino Unido, el primer emisor, seguido de Francia, con 735.493. Los británicos no llegan todavía a los 2,3 millones de julio de 2019, pero los galos son ya más que hace tres años.

Canarias es el destino preferido en apartamentos, con más de 2,3 millones de pernoctaciones, muy cerca ya de los 2,5 millones de hace tres años.

En julio se ocuparon el 51,5 % de las plazas ofertadas por los apartamentos turísticos, que en fin de semana subió al 53,1 %, cifras semejantes a las previas a la covid.

DOS MILLONES MÁS EN CÁMPINES

Las noches pasadas en los cámpines subieron en julio el 26,9% sobre un año antes, hasta 9,05 millones, más de dos millones por encima de julio de 2019. Las de residentes crecieron el 1,9% y las de extranjeros se doblaron.

En este caso la subida media sobre el año pasado es algo más moderada que en apartamentos porque estos establecimientos aguantaron mejor los peores momentos de la pandemia dado que se asocian a naturaleza y no a espacios cerrados.

Canarias fue también el destino preferido, con más de 4,3 millones de noches y el mayor grado de ocupación se lo anotó el País Vasco, con el 70,2% de las parcelas ofertadas.

En los alojamientos rurales las pernoctaciones subieron el 5,1% en julio (hasta 1,79 millones), tasa más moderada también porque las cifras de 2021 no eran tan bajas dado que este tipo de establecimientos se identifican igualmente con naturaleza, los destinos más buscados en pandemia.

En este caso, Baleares fue el destino preferido, con 224.211 pernoctaciones (23% más que un año antes) y también el que mayor grado de ocupación registró (69,1% de las plazas ofertadas).

En julio se contabilizaron más de 1,1 millones de pernoctaciones en albergues, lo que supone un aumento anual del 78%.

Las pernoctaciones en el conjunto de alojamientos turísticos colectivos españoles, incluyendo los hoteles, sumaron en julio 64,24 millones, un 51,7% más que un año antes, pero casi 5 millones menos que en julio de 2019. Del total de noches, el 75% se consumió en hoteles.

Baleares ya supera todas las cifras turísticas de la época prepandemia
Comentarios