lunes. 15.04.2024


La Conselleria de Empresa, Empleo y Energía, convocará por primera vez, una línea de ayudas dotada con 25 millones de euros procedentes de fondos europeos NextGeneration que contemplan la retirada de fibrocemento, o amianto, en proyectos de instalación de placas fotovoltaicas tanto en polígonos industriales de las islas como en edificios ya existentes de particulares, empresas, asociaciones o sociedades públicas.
 

"Estas ayudas nacen desde la necesidad y la responsabilidad" explica el conseller Alejandro Sáenz de San Pedro, "es básico ampliar los recursos para poder eliminar este material tan contaminante y perjudicial para nuestro entorno y a la vez fomentar el uso de energías renovables a través de la instalación de placas fotovoltaicas. El objetivo y prioridad es lograr eliminarlo al máximo dentro de nuestra política de lucha contra el cambio climático".
 

El Govern lanzará esta semana dos convocatorias de ayudas dentro del Plan de Inversiones para la Transición Energética de las Illes Balears (PITEIB) con el objetivo de promover el uso de energías renovables, la eliminación de residuos perjudiciales, facilitar el camino de la transición energética y luchar contra el cambio climático de forma efectiva.

Los interesados, tanto empresas como particulares, podrán solicitarlas a partir del 15 de enero y tendrán seis meses para hacerlo, con fecha límite el 15 de julio de 2024.

Por un lado, se convocarán ayudas destinadas a polígonos industriales para actuaciones ligadas al autoconsumo colectivo con o sin almacenamiento eléctrico con fuentes de energía renovable, instalaciones de renovables térmicas, así como actuaciones sobre la movilidad sostenible, con el fin de aumentar la producción de energía eléctrica renovable, la reducción del consumo de energía y de las emisiones de CO2.

Su dotación económica será de 15 millones de euros distribuidos en dos anualidades: 7 millones en 2024 y 8 millones en 2025 y las actuaciones y proyectos deberán realizarse en el plazo establecido, que nunca podrá ser posterior al 31 de julio de 2025.

Los beneficiarios podrán ser organismos autónomos, entidades públicas empresariales, sociedades mercantiles públicas, fundaciones del sector público y consorcios que desarrollen su actividad en la comunidad autónoma, así como comunidades de energías renovables, comunidades ciudadanas de energía, comunidades de propietarios, asociaciones empresariales, cooperativas o entidades sin ánimo de lucro que estén legalmente constituidas o que cuenten con al menos 5 miembros. 

Esta primera convocatoria marca una serie de incentivos subvencionables como pueden ser la implantación de instalaciones de autoconsumo colectivo con o sin almacenamiento eléctrico con fuentes de energía renovable en polígonos industriales.

También se incluye la implantación de sistemas de vehículo compartido con servicio en polígonos industriales, así como la adquisición de vehículos lanzadera cero emisiones con servicio en polígonos industriales o también las instalaciones centralizadas de producción de energía térmica con fuentes renovables de las tecnologías hidrotérmica o aerotérmica (exceptuando las tecnologías aire-aire), destinadas a la climatización y/o agua caliente sanitaria en polígonos industriales.

“Con estas ayudas ponemos freno a la solarización de las cubiertas, apostamos decididamente por la instalación de renovables en espacios urbanos antropizados y promovemos la ocupación de espacios ya transformados por el hombre” explica Diego Viu, director general de Economía Circular, Transición Energética y Cambio Climático, y añade “un ejemplo de incentivo subvencionable sería un proyecto de sustitución de una cubierta de amianto por placas fotovoltaicas en una nave industrial de 1.000 m2.

A través de la ayuda, que cubriría la retirada del fibrocemento así como su posterior tratamiento, el propietario podría percibir cerca del 30% del coste si fuera una pequeña empresa y del 12% en caso de una gran empresa”. 

La otra línea de ayudas, enfocada a empresas de las Illes Balears, cuenta con un presupuesto de 10 millones de euros, repartidos igualmente en dos anualidades de 3 millones en 2024 y 7 millones en 2025.

Sus beneficiarios, pequeñas y medianas empresas de las islas, podrán acceder a la convocatoria a través de dos programas de incentivos subvencionables: proyectos de instalaciones de autoconsumo con o sin almacenamiento eléctricos a través de fuentes de energía renovable o proyectos de eficiencia energética para instalaciones de alumbrado en el interior de edificios ya existentes.

Las empresas que instalen placas fotovoltáicas recibirán también ayudas para la...