jueves. 13.06.2024

El sector de la construcción en Baleares parece que ha conseguido sortear, por ahora, los problemas globales de abastecimiento e incremento del precio de los materiales. De hechio ha conseguido mantener prácticamente inalterado el ritmo de crecimiento al menos hasta septiembre. Así lo pone de manifiesto el último estudio de coyuntura económica publicado por CAEB referente al tercer trimestre de 2022.

En este informe se ponde de relevancia un avance real del sector durante el tercer trimestre del 5,4% (vs 5,6%, 2º trim.) que ha consolidado la normalización completa de la actividad respecto a los umbrales prepandemia.

Con todo, este comportamiento choca de forma importante con la evolución del sector a nivel nacional, demarcación donde la actividad de la construcción se encuentra todavía lejos de recuperar el nivel de actividad de tres años atrás (-12,2% vs -12,5%, 2º trim.), a pesar de mantener un ritmo de crecimiento semejante al del archipiélago (5,2% vs 5,1%, 2º trim.).

Prueba de ello, es que la afiliación de trabajadores en alta a la Seguridad Social ha acelerado su ritmo de crecimiento (4,1% vs 3,0%, 2º trim.) por encima de su homólogo nacional (3,0% vs 3,0%, 2º trim.) y ha logrado afianzar, por quinto trimestre consecutivo, el empleo por encima de los niveles prepandemia (+8,3% vs +2,9%, 2º trim.).

De hecho, el restablecimiento del número de trabajadores computados tres años atrás ha sido generalizado entre las principales ramas, si bien es en el ámbito de la construcción de edificios donde arroja un balance particularmente positivo (+11,2% vs +3,9%, 2º trim.), seguido de las actividades de construcción especializada (+5,8% vs +2,2%, 2º trim.) y de la rama de ingeniería civil (+0,6% vs -3,0%) que, en el tercer trimestre, ha conseguido finalmente recuperar el nivel de empleo pre-COVID.

Los registros contemporáneos de actividad son un buen reflejo de este balance, puesto que ha repuntado de forma significativa el número total de viviendas que han obtenido la certificación de final de obra (57,5% vs -6,4%, 2º trim.) y el valor de liquidación total de dichas certificaciones (20,6% vs 1,9%, 2º trim.).

La evolución de estos indicadores viene a confirmar que el sector se mantiene por encima de los niveles prepandemia tanto en cantidad o número de viviendas (+65,9% vs +51,7%, 2º trim.) como en valor (+49,9% vs +25,3%, 2º trim.). Un comportamiento que se ve favorecido por la mayor envergadura de los proyectos, tal y como se desprende del aumento del valor medio de liquidación (33,2% vs 3,5%, 2º trim.), en un contexto en el que el número total de edificios certificados se ha contraído de nuevo (-9,5% vs -1,5%, 2º trim.).

En este contexto, todo parece indicar que la tendencia del sector de la construcción seguirá al alza durante los próximos trimestres, puesto que los últimos registros de los colegios de arquitectos revelan un nuevo incremento en el número de proyectos visados entre los meses de julio y septiembre (74,8% vs 87,3%, 2º trim.).

Este comportamiento al alza se ha extendido tanto al segmento residencial (77,5% vs 89,7%, 2º trim.) como no residencial (43,6% vs 63,1%, 2º trim.), así como a los distintos tipos de proyectos, ya sean de obra nueva (88,1% vs 76,4%, 2º trim.), reforma (74,5% vs 94,5%, 2º trim.) o ampliación (34,1% vs 97,2%, 2º trim.).

Con todo, en el ámbito de los proyectos de obra nueva, las perspectivas del sector del ladrillo revelan, por tercer trimestre consecutivo, la planificación de proyectos residenciales de menor envergadura, tanto en términos de superficie (-13,2% vs -41,0%, 2º trim.) como de presupuesto por obra (-5,4% vs -38,0%, 2º trim.).

Este hecho pone en relieve una progresiva apertura de la cartera de proyectos visados hacia obras de menor dimensión que se observa también tanto en el conjunto de los proyectos de ampliación –con la reducción de la superficie media (-33,3% vs 51,2%, 2º trim.) y la facturación media por obra (-22,6% vs 26,8%, 2º trim.)–, como en los de reforma –con la disminución de la cuantía media por proyecto (-15,2% vs -22,1%, 2º trim.)

Por su parte, la promoción de obra pública se ha reducido por primera vez durante el tercer trimestre (-20,4% vs 55,5%, 2º trim.), después de encadenar un año y medio de incrementos continuados. Sea como fuere, cabe destacar que el volumen total de capital licitado entre los meses de julio y septiembre (103,64 millones de euros) se ha mantenido en niveles históricamente elevados y significativamente por encima del umbral prepandemia (+44,2% vs +104,3%, 2º trim).

Esta recuperación de la obra pública respecto de los niveles pre-COVID se ha dejado sentir especialmente en el ámbito de la ingeniería civil (+94,5% vs +6,3%, edificación), toda vez que prácticamente 2 de cada 3 euros licitados durante el tercer trimestre se han destinado a esta tipología de proyectos

La construcción, único sector de la economía balear capaz de crecer  por encima del...