miércoles. 12.06.2024

La semana del pan arroja datos interesantes por parte de la Asociación de Forners i Pastissers de les Illes Balears, asociación adherida a la patronal PIMEM.

Según la asociación el consumo del pan se estabilizado en los 28 kilos por habitante y año y de esta manera confirma la recuperación que se inició tras el periodo post pandemia. Esta cifra es muy parecida al consumo que se hace por parte del resto de ciudadanos del Estado.

La entidad también ha comunicado que la tendencia es que los ciudadanos interesados en la salud nutricional buscan en los hornos, tanto de Palma como de la Part Forana, donde se vende el pan hecho de manera tradicional. I es que según Pep Magraner, gerente de la asociación, “el pan moreno, por ejemplo, reúne todos los requisitos de producto altamente saludable, sin sal y semiintegral y esto es valorado cada día más por muchos consumidores que anteponen el valor nutricional de lo que comen por encima de todo”.

Pero además del pan moreno los dos otros productos que también han experimentado un gran crecimiento han sido el “llonguet” y el “pa de xeixa”.

El primero según la asociación ha multiplicado por cinco su consumo sobretodo en Palma. “Antes prácticamente sólo un bar o dos de Palma servía el llonguet ahora son muchos los establecimientos que lo sirven. El llonguet ha llegado a hoteles y agroturismos. Se han hecho las cosas bien con este producto” asegura Magraner.

Por otra parte, El “pa de xeixa” es a día de hoy otro de los productos de la familia que ha experimentado un conocimiento y reconocimiento en el mercado. Según la asociación ha multiplicado su consumo y los payeses mallorquines, haciendo uso de los molinos de piedra, ha incorporado la producción de espelta. El gerente Pep Magraner asegura que “ha habido momentos que ha habido más demanda que oferta, señal de que se conoce el producto, se valora su aspecto nutricional y de paso se refuerza al sector primario. Es una ecuación perfecta que hay que mantener y promocionar”.

Finalmente, la asociación también apunta a una innovación constante y que ha venido para quedarse. Son muchos los establecimientos que han incorporado productos a la hora de mezclarse con la harina y de esta manera salen al mercado todo tipo de panes “una oferta que cada día llega a diferentes paladares y que gusta tanto a residentes como a visitantes”.

La “Setmana del Pa 2023” ha terminado este jueves donde la asociación ha llevado acabo cuatro eventos, el último este mismo jueves con una clase magistral “Joves forners, entre tradició i modernitat”, a cargo de David Solana del Obrador Abantos en el salón de actos de l’Escola d’Hoteleria de les Illes Balears.

El consumo del pan se mantiene en los 28 kilos habitante año en Baleares