jueves. 18.04.2024

Una óptima alimentación equilibrada, ejercicio físico regular y reducir el estrés. Estos son los principios fundamentales en cualquier manual de estilo de vida saludable. Todos conocemos cómo debemos alimentarnos y que algunos productos como frutas y verduras son fundamentales para el organismo. Sin embargo, existen ciertos perfiles que, debido a ciertas patologías, tienen que seguir una dieta específica. Enfermos de cáncer, quienes padecen hipertensión o diabéticos, son algunos ejemplos. Precisamente en este último caso, es donde hay que llevar una alimentación más concreta y acudir periódicamente a realizar revisiones del azúcar en lugares como el Hospital de Llevant. ¿De qué manera tiene que alimentarse una persona que padece diabetes? En este artículo despejamos las dudas.

 

Los lácteos descremados y las proteínas son fundamentales en las dietas para diabéticos

A menudo, se suele pensar que las personas diabéticas no pueden comer nunca ciertos alimentos que les gustan. Esta afirmación es errónea, puesto que las personas pueden ingerir algunos alimentos, pero lo cierto es que se deben cuidar las proporciones. Es decir, que sean raciones más pequeñas y además, que no sea con mucha asiduidad. Si te encuentras en Islas Baleares, lo mejor es acudir a nutricionistas en Mallorca que nos puedan asesorar y sobre todo, controlar las dosis. Asimismo, nos indicarán qué podemos comer, puesto que siempre es recomendable que la dieta sea personalizada y se enfoque a cada tipo de perfil de paciente.

 

El aspecto más relevante en la diabetes es comer una amplia variedad de alimentos que sean saludables, especificando las cantidades y que pertenezcan a todos los grupos de alimentación. En cada uno de ellos, se deberá tener en cuenta qué tipo de productos podemos consumir con cierta tranquilidad. En las verduras, ingeriremos aquellas que no sean feculentas, es decir, que no tengan almidón. En este caso, podemos optar por zanahorias, tomates, brócoli o pimientos. A pesar de ello, hay otras que contienen almidón que también podemos ingerir, como el maíz.

 

Respecto a las frutas, las mandarinas, el melón, la fresa o las manzanas serán nuestro postre favorito. Por otra parte, en los cereales es recomendable que al menos la mitad diaria sean integrales y controlar su consumo. Se puede incluir cebada, trigo, arroz o pan. En las proteínas se puede comer tofu, puesto que es muy saludable, pollo o pavo sin piel, carne con poca grasa, huevos o nueces.

 

En cuanto a los lácteos, es preferible que sean descremados o bajos en grasa. Aquí el queso es el alimento estrella, junto al yogur y la leche. En caso de intolerancia a la lactosa, se puede consumir leche de este tipo.

 

Para que una persona diabética tenga una alimentación saludable deberá limitar alimentos que contengan alta proporción de azúcar, consumir cantidades pequeñas a lo largo del día, vigilar los carbohidratos que se comen, reducir la ingesta de grasa, no emplear prácticamente sal y no consumir alcohol ni tabaco. Sin embargo, lo mejor es acudir a los profesionales en nutrición para que puedan estudiar nuestro caso y encomendarnos las mejores indicaciones para disfrutar de una alimentación variada, equilibrada y que no perjudique nuestra salud.

¿Cómo debe ser la nutrición de las personas diabéticas?