domingo. 19.05.2024
Los comerciantes pertenecientes a PIMEM-Comerç han valorado positivamente la aplicación de los bonos de compras creados por el Govern y lo califican como “un impulso necesario, bien comunicado y eficaz”. Los comerciantes aseguran que el “estímulo comercial” llega en un buen momento y tras dos días de pocas ventas por la llegada del frío y la lluvia.

 

Según los comerciantes la aplicación del Govern ha funcionado en general, aunque recuerdan que se ha producido un parón sobre las 10.30 que ha provocado un cierto caos entre los clientes, aunque dicha parada técnica ha durado sólo unos 15 minutos.

“Ha habido momentos de cierto enfado con los clientes y es comprensible, pero al final hablamos de unos 15 minutos de parálisis y que, en el conjunto de la jornada, ha sido una anécdota”, según Miquel Àngel Salvà, vicepresidente de PIMEM-Comerç y miembro de la Junta Directiva.

Por otra parte, PIMEM-Comerç asegura la única crítica que debe hacerse a la campaña es la distribución de los bonos. La asociación de la patronal considera que el Govern se ha equivocado dando el mismo número de bonos a todas las empresas ya que debería haber tenido en cuenta los metros cuadrados que tiene cada comercio y de esta manera ser más equitativo.

En este sentido Pedro Mesquida, presidente de la asociación de Comerciants de Jaume II asegura que “una empresa puede tener dos o tres tiendas y es injusto que reciba el mismo número de bonos que una que sólo tiene una”. Mesquida también ha hecho referencia a la cantidad del descuento y en este sentido asegura que “60 euros por persona y tienda han limitado la adquisición de determinados productos ya que antes se podía consumir todo el descuento en el mismo establecimiento haciendo posible una compra más cara, darse un capricho que de otra manera no se hace por su elevado precio”.

Finalmente, los comerciantes aplauden dos aspectos importantes que a su juicio han contribuido al buen funcionamiento de la campaña.  Por una parte, la poca publicidad que se ha hecho ha permitido hacer uso de estos bonos de manera más escalonada sin que los comerciantes vivieran experiencias pasadas de verdadero colapso a la hora de dar un buen servicio.

El segundo aspecto es que al ser unos bonos para toda Mallorca eso ha permitido que los residentes de la Part Forana puedan venir a Palma y los palmesanos puedan comprar en tiendas de diferentes pueblos de nuestra isla.

“Esta movilidad es muy buena porque por una parte hay mallorquines que viene a Palma a pasear por el centro de Ciutat sin una idea clara pero igualmente aprovechan los bonos y hay palmesanos que van a tiendas muy concretas de la part forana para adquirir unos determinados productos haciendo también uso de estos bonos”, según Miquel Àngel Salvà, vicepresidente de PIMEM-Comerç.

PIMEM-Comerç, satisfecha con la respuesta de los consumidores a los bonos comerciales...