domingo. 21.04.2024

La Navidad hace estragos en los bolsillos de los ciudadanos, quienes no ven el momento de parar el desembolso. Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo… y cuando crees que ya se había acabado con todo el gasto aparece en rojo en el calendario el día de Reyes, la peor de todas las fiestas en cuanto a gasto se refiere.

Los prestamos online son la solución para muchos. Estos créditos al consumo, también llamados minicréditos o minipréstamos, se han convertido en una ayuda par amuchas familias que no quieren prescindir de celebrar estas fechas tan señaladas. Mientras se devuelvan en los plazos establecidos, son una buena opción para salvar estas fiestas.

Diciembre dispara los precios

Desde que comenzó el mes de diciembre, la organización de consumidores y usuarios detectó una subida de media del 4,3%. Lo que más ha elevado su precio ha sido la merluza, las almejas y los percebes; y lo que menos, la piña y la lombarda que han visto bajar su precio en comparación con el año pasado.

Los precios de los alimentos se han disparado un 4,3% con respecto al mes de noviembre, según la segunda ronda de investigación del observatorio de precios de la OCU. Esto indica que vuelven a subirse los precios llegadas las fiestas navideñas, pero este 2023 a un ritmo más alto que en 2022.

Esta investigación de precios se lleva haciendo desde el 2015 y consiste en seguir una serie de productos cuyo consumo se dispara en Navidad. Su gran demanda hace de ellos los grandes protagonistas en toda España, entre ellos están: las almejas, las ostras, los percebes, los langostinos, la lubina, la merluza, el besugo, el jamón, la pularda o el redondo de ternera.

El observatorio hace dos controles, unos días antes de Nochebuena y otro cuando empieza diciembre. En esa primera vuelta, se detectó que ciertos productos subieron de precio (mencionados anteriormente) y que solo la pularda y los langostinos habían mantenido el que ya tenían.

Puede concluirse que la evolución de la cesta navideña es muy parecida a la de años anteriores. De hecho, si se compara con el año pasado en las mismas fechas, puede observarse que los precios están un 1,6% más altos. Un año más, la Navidad saldrá cara, más todavía si la inflación ya ha hecho mella en tu economía.

Créditos rápidos, una opción para el consumidor

Las entidades financieras de última generación (Fintech) han visto cómo aumentan las solicitudes de créditos en fechas clave. Una es el verano y la otra Navidad, momentos en los que el consumidor no quiere prescindir de nada pese a las dificultades por las que se atraviese.

De hecho, este tipo de préstamos están pensados para cantidades pequeñas que suelen llegar hasta los 1.000 euros en muchas financieras. El proceso de solicitud es muy sencillo y se piden muy pocos trámites, por lo que no que no necesitan una planificación larga de tiempo para pedirlos y, mucho menos, para recibirlos.

La rapidez para conseguir dinero, las negativas de los bancos y sus requisitos han contribuido a la proliferación de este tipo de créditos. Mientras se devuelvan en el plazo de tiempo establecido, no supondrán un problema para el solicitante porque las penalizaciones surgen pasado el vencimiento.

Además, tampoco es necesario entrar en detalles para explicar dónde se utilizará el dinero pedido. Eso pertenece a la privacidad del cliente y, mientras cumpla unos requisitos mínimos, se lo conceden independientemente de para qué lo utilice. Entre los requisitos están: tener entre 21-70 años, residir en España, tener banca online, disponer de un teléfono móvil, tener tarjeta de crédito y estar libre de deudas.

Si hace unos años era una opción a la que se recurría por problemas puntuales de falta de liquidez, el panorama ha cambiado. En estos momentos, ya no solo se echa mano de un crédito online para salir de un apuro, ya que el ocio, disfrute y, como no, las vacaciones están siendo priorizadas desde que acabara la pandemia.

El microcrédito, una solución para financiar las fiestas
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad