miércoles. 07.12.2022
FINANZAS

La españoles entre 55 y 65 años ahorran menos y tienen más miedo al futuro

Hasta el 44% de los encuestados entre 55 y 74 años no ahorra nada
undefined

Los mayores de 55 años tienen más conocimientos financieros que el resto de la población, prefieren invertir en planes de pensiones o acciones antes que ahorrar y tienen más estrés financiero o preocupación por el futuro, especialmente entre los 55 y los 74 años, que se reduce bruscamente después de la jubilación, cuando empiezan a cobrar la pensión.

Así lo han explicado la responsable del Observatorio del Ahorro Familiar, Laura Núñez, y la subdirectora general de cumplimiento y Legal de Mutualidad de la Abogacía, Laura Duque, en rueda de prensa para presentar el informe "Conocimientos y hábitos financieros de la población mayor en España", elaborado por el Observatorio, que impulsa la Fundación Mutualidad de la Abogacía y la Fundación IE.

Hasta el 50% de la población en este tramo de edad, entre 55 y 64 años, considera que no está en disposición de asegurar su futuro financiero, no le sobra dinero a fin de mes y no puede disfrutar de la vida debido a la forma en que maneja sus finanzas, según las conclusiones del estudio.

Este porcentaje cae considerablemente entre los mayores de 65 años, que han tenido más tiempo para ahorrar y tienen su casa pagada en un 71 % de los casos, frente al 57 % de la población entre 55 y 64 años, y al 44 % del conjunto de la población.

Por otro lado, la falta de estabilidad laboral en el contexto actual, y las dificultades de acceso al empleo en los mayores de 55 años añaden una incertidumbre que no tienen los jubilados y que quizá sea superior a la de la población adulta de edad intermedia a la que le sería más fácil incorporarse al mercado laboral.

A esto se suma el difícil acceso de los jóvenes al mercado laboral, que frena su emancipación económica, por lo que es probable que una parte importante de la población en el tramo entre 55 y 64 años tenga todavía hijos conviviendo en la unidad familiar cuyos gastos tiene que sufragar, al menos parcialmente.

Todas las economías desarrolladas están experimentando un rápido y progresivo envejecimiento de sus poblaciones, que plantea grandes retos a nivel económico, social y sanitario, entre otros, sin que hasta el momento se dediquen muchos recursos ni esfuerzos a analizar esta realidad, explica el informe.

Desde el punto de vista financiero, en España el debate se suele centrar, especialmente por parte de los políticos, en cómo lograr un sistema público de pensiones sostenible y suficiente, en ocasiones "sin la necesaria profundidad y con excesiva demagogia y sesgo electoral".

Y también es frecuente que se defienda una visión excesivamente paternalista del modelo de Estado, que desde luego no ayuda a corresponsabilizar a los ciudadanos de su futuro financiero, lo que no solo resulta imprescindible en el entorno actual, sino deseable en cualquier contexto.

UN TERCIO DE LA POBLACIÓN NO AHORRA NADA

Según el estudio, el 44% de los encuestados entre 55 y 74 años no ahorra nada, frente al 36% del total de la muestra, al contrario que el porcentaje de mayores que invierten en algún producto financiero, que es el 47 % frente al 37%.

Sin embargo, los seguros de ahorro-vida tienen menos relevancia para los mayores, y además van perdiendo importancia con la edad, en tanto que la inversión en bonos y criptodivisas es residual.

EXPERTOS RECONOCEN QUE LA DIGITALIZACIÓN NO SE HIZO BIEN

Durante la mesa redonda "De clases pasivas a agentes económicos", se ha analizado el papel de los mayores y los problemas que afrontan debido a la acelerada y forzada digitalización que ha ocasionado la pandemia, no solo en su trato con los bancos, sino también con otras empresas de servicios y con las administraciones públicas.

La digitalización ha ignorado al consumidor y sobre todo al más mayor, pero también se ha discriminado a quienes no tienen conocimientos digitales ni medios para adquirirlos, han dicho estos expertos.

Sin embargo, el representante de la patronal bancaria AEB ha querido romper una lanza en favor de la digitalización, que también puede ser "un elemento de integración financiera", y ha destacado que en Latinoamérica un 80 % de la población no bancarizada lo tendría mucho más difícil si no pudiera acceder a ciertos servicios financieros con su "smartphone".

También ha admitido que el sector tendría que haber sido un poco "más sensible" con los problemas que plantea la digitalización a los mayores y otros colectivos desfavorecidos, pero ha asegurado que han reaccionado a tiempo con la hoja de ruta que han diseñado, al tiempo que ha dicho que el Gobierno debe animar a la gente a ahorrar con los incentivos fiscales adecuados. EFECOM

La españoles entre 55 y 65 años ahorran menos y tienen más miedo al futuro
Comentarios