domingo. 19.05.2024

Experiencia Verema

El lunes tuve el gusto de asistir a Verema en el hotel Victoria Gran Meliá. Un evento que, como cada año, sigue añadiendo referencias a mi lista de descubrimientos vinícolas.

En esta ocasión me encontré con una bodega que no conocía, de esas que tanto me gustan a mi. Pequeña producción, una gran historia detrás, simpatía de los elaboradores y por supuesto calidad en sus vinos. Se trata de Saturnino Cantalapiedra y aunque tengo que reconocer que no soy muy amante del verdejo, debido a que es un vino que han machacado mucho con malas elaboraciones, tengo que decir que este lo tiene todo en orden. Fresco, estructurado, aromático…Me ha encantado.

Otro de mis descubrimientos fue Elías Mora, bodega toresana que siempre me sorprende con alguno de sus vinos. Esta vez fue el vino en honor a su padre Don Daniel, de tanino marcado, muy aromático y con buena capacidad de guarda. Perfecto para maridarlo tanto con un chuletón como con un buen libro. Rioja también estuvo presente en Verema con varios vinos muy buenos. Si me tengo que quedar con uno elijo Las Piletas de Tobelos.

Un tinto con alta intensidad aromática que recuerda a fruta negra y roja con notas especiadas. En boca una maravilla, con volumen pero sin perder la frescura. En cuanto a Ribera del Duero destacar el Gran Reserva de bodegas Virtus, un monovarietal de Tempranillo procedente de viñedos de más de 60 años. Muy bien estructurado, sedoso en boca y con taninos dulces.

Como curiosidad: las etiquetas de sus vinos tienen dibujado el Caballo de Dalecarlia, una estatuilla de madera tradicional sueca que ha pasado de ser solo un juguete para niños a convertirse en un símbolo en toda Suecia.

Para terminar, y no enrollarme mucho más, unas burbujas elegantes y gastronómicas. Las de la bodega Mas Tinell, que además tienen un Wine Resort espectacular con habitaciones con forma de botella y vista a los viñedos. Un capricho que algún día me quiero dar. Entre sus cavas destacaría su gran reserva Cristina Extra Brut 2016, fresco, cremoso, con toques anisados en boca. Una maravilla. Si estuviste allí cuéntame qué te pareció y cuáles fueron tus descubrimientos

Experiencia Verema